Michael Santos: «Me picó en el orgullo perder contra el Real Oviedo en el Tartiere»

El delantero uruguayo, sonriente, justo antes de la entrevista con EL COMERCIO. / ARNALDO GARCÍA
El delantero uruguayo, sonriente, justo antes de la entrevista con EL COMERCIO. / ARNALDO GARCÍA
Michael Santos, máximo goleador del Sporting

«No podemos renunciar a nada. Estamos a cinco puntos del ascenso directo a Primera»

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

Unos siete meses antes de la primera retirada de 'Air Jordan', depresivo por el fallecimiento de su padre, Michael Santos (Montevideo, 1993) nacía en Uruguay. Su progenitor, un baloncestista del país charrúa, le bautizó con el nombre del mejor jugador de la historia de la canasta. Pero el destino de aquel niño, acelerado y guerrero, estaba enfocado a reventar porterías. Trece goles, representados por otros tantos balones con los que posa sonriente para EL COMERCIO, suma este explosivo delantero que ha encandilado a El Molinón, deseoso por honrar el domingo a 'El Brujo' engordando su cuenta con alguno más. «Cuando vine, si le soy sincero, no conocía a Quini. Mi representante me dijo que había sido siete veces 'pichichi' y que era una leyenda en España. Pero ya cuando marqué algún gol de cabeza este año, a Quini le encantaba. Le gustaba mucho. Siempre venía y me abrazaba. ¡O me pegaba cachetadas! (Sonríe mientras hace el gesto). Se partía. Ha dejado mucho cariño y tristeza en el vestuario. Espero hacer un gol. Será para él. Se lo merece. Con todo el mundo era el mismo».

-¿La derrota en el Tartiere fue un estímulo?

-Sí. Nos sentimos enojados. A nadie le gusta perder y menos en una clase de partido así. Como dije en otra ocasión, tampoco se perdió la final del mundo, pero sabíamos lo que representaba un derbi. Nos dolió, pero la realidad es que esto no termina todavía. Por mucho que digamos, aunque sea un derbi, son tres puntos.

-¿A usted le picó en el orgullo?

-Sí (silencio). La verdad que sí.

-Pero después de ese partido, el Sporting ha resurgido y el Oviedo ha retrocedido.

-Estamos empatados a puntos. La Segunda parece que es fácil, pero no. Todos piensan que al colista hay que ganarle fácil. Ya lo vimos en el partido contra el Sevilla Atlético, que fue muy complicado.

-¿Se imagina un Sporting-Oviedo en el 'play off'?

-No podemos renunciar a nada. Estamos a cinco puntos del ascenso directo. Siguiendo la dinámica de partido a partido podemos conseguir incluso el objetivo sin mirar al 'play off'. No podemos, repito, renunciar a nada.

-Se entrenó por primera vez con 16 años con el primer equipo del River Plate de Montevideo.

-Sí. Y a los 17 años debuté en Primera.

-¿Cómo asumió un debut tan temprano?

-Pues complicado. Allá, ya seas joven o mayor, te dan (sonríe). No ven si eres juvenil o veterano.

-¿Ha sido para usted un pequeño triunfo demostrar que donde rinde mejor es en el centro del ataque?

-Si lo quiere llamar así, sí. No me sentía cómodo por banda, pero hacía todo lo posible para que el equipo estuviera bien. Desde que empecé a jugar como delantero, creo que he aportado.

-¿Se siente más cómodo en este Sporting, tan rápido en ataque?

-Sí. Tenemos claro qué quiere el míster y esperamos seguir así.

-¿Le ha sorprendido el rendimiento de Jony?

-Sí. En Málaga, igual que me sucedió a mí, no jugó mucho. Esto le ha venido bien para coger su mejor nivel. Espero que siga así porque nos está dando mucho.

-¿Cómo consigue marcar tantos goles de cabeza?

-Atacando la pelota y siendo agresivo a la hora de ir con todo. Si vos se da cuenta, los goles que he hecho es porque voy directo al balón y no viene él a mí. Eso mientras no me rompan la cabeza...

Más Sporting

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos