Torrecilla aguarda su momento

Miguel Torrecilla, director deportivo del Sporting, sobre el césped de El Molinón./JOAQUÍN PAÑEDA
Miguel Torrecilla, director deportivo del Sporting, sobre el césped de El Molinón. / JOAQUÍN PAÑEDA

El director deportivo, con sus objetivos ya determinados, espera a que fluya el mercado de Primera

JAVIER BARRIOGIJÓN.

El Sporting se toma su tiempo para meter la cabeza en el mercado, aunque su director deportivo, Miguel Torrecilla, ya tiene bien determinadas las prioridades para la próxima temporada. Sus nombres y los de las alternativas en el caso de que las negociaciones que se mantienen no fructifiquen. La demora viene provocada por el lento ritmo al que avanza el mercado en Primera División, donde el conjunto rojiblanco tiene algunos nombres propios bien anotados que dependen de otras operaciones, como consecuencia del Mundial, que copa toda la atención estos días.

En todo caso, el director deportivo salmantino tiene varias posibilidades abiertas para la próxima temporada, pero quiere afinar el tiro al máximo. Para el lateral derecho, como informó EL COMERCIO, no se pierde la pista del valencianista Nacho Vidal, quien mantiene una buena relación con Baraja desde que ambos coincidieran en las categorías inferiores del Valencia, en las que entrenó el ahora técnico del Sporting. Esa es una de las grandes bazas a jugar por el conjunto gijonés. Otra es el catalán Sergi Palencia, que el año pasado se enfrentó al Sporting con el Barcelona B, al que tiene en cartera Torrecilla desde hace tiempo, con informes detallados de su trayectoria. En cualquier caso, al menos en este momento incipiente del mercado, parecen dos opciones complicadas por su intención de buscar un encaje en Primera, como sucede con Vidal, por el que ha mostrado interés el Leganés. Requieren de una espera.

Más Sporting

La búsqueda más delicada es la de un mediocentro con capacidad para la creación y, al mismo tiempo, que físicamente mantenga el tipo, contribuyendo con Sergio en el amarre del equipo. Con Vesga como una opción irreal, Rubi tiene previsto mantener a Marc Roca en el Espanyol para observarle durante la pretemporada. Para la banda sí que hay alguna opción más clara, como el valencianista Nacho Gil, al que también conoce bien Rubén Baraja y que jugó la pasada temporada cedido en Las Palmas por decisión del conjunto 'che'. En el ataque se sigue la alternativa de Ermedin Demirovic, un joven delantero bosnio, cuya situación tiene que valorar el Alavés de Abelardo, que le ha citado para la pretemporada. A sus 20 años, en todo caso, no parece todavía un futbolista que pueda discutirle el puesto a delanteros de la talla de John Guidetti.

Propuesta del Espanyol

No son las únicas posibilidades que maneja Torrecilla, quien ha mirado también hacia el mercado exterior en su primer año en el Sporting. De ese trabajo que ha realizado también espera enriquecerse el nuevo proyecto rojiblanco. En Mareo, en ese sentido, hay total confianza en el trabajo del técnico, que rechazó en los últimos meses una propuesta del Espanyol para seguir en Gijón.

Por otra parte, el Sporting comunicó en las últimas horas a Rachid que no entra en los planes de Baraja. La intención del club es buscar una rescisión de contrato con el centrocampista franco-argelino, de 25 años y al que le resta una temporada de contrato, quien jugó cedido los últimos meses en el Waasland-Beveren. Los técnicos de Mareo entienden que su progresión no ha sido la adecuada, con una participación muy escasa en sus dos cesiones, al Tenerife, primero, y a Bélgica, después, y la pretensión es alcanzar un acuerdo para su desvinculación en estas semanas.

Con los que no se ha tomado una decisión todavía es con Carlos Castro y Pablo Pérez, cuyo futuro está en el aire. Los dos tienen contrato en vigor -el de Ujo hasta 2022 y el mediapunta hasta 2020- y están pendientes de la nueva planificación, pese a que con Baraja tuvieron una participación muy escasa la pasada temporada, especialmente el delantero, que disputó menos de seiscientos minutos en competición y solo anotó un gol.

Más complicada parece la situación de Babin, que está en estudio. El Sporting no está muy interesado en recuperarle tras su año de cesión al Maccabi de Tel Aviv, que tenía una opción de hacerse con sus servicios en propiedad dentro de una fecha que expiraba a finales de mayo. Ahora habrá que ver la evolución del mercado y las intenciones del defensa de Martinica, quien tuvo un sonado desencuentro con Miguel Torrecilla el año pasado, además del malestar que generó en el club su obstinación por jugar con Martinica. Todo esto complica su regreso a Gijón, donde Baraja ya cuenta con Álex Pérez, Juan Rodríguez y Federico Barba, además de que Torrecilla y el propio entrenador vallisoletano se han fijado como un objetivo para este verano fichar otro central que termine de apuntalar el centro de la defensa.

También está la alternativa para el puesto de Cristian Salvador, que puede retrasar su posición desde el mediocentro, incluso el zurdo Carlos Cordero, que alternará el filial con el primer equipo. Hay mucha confianza en este joven futbolista, que llegó en junio de 2016 a Gijón. Tanto el director deportivo salmantino como los técnicos de la casa apostaron en su balance final de la temporada por el emeritense por delante de Víctor Ruiz, más hecho en apariencia, considerando que por su edad (21 años) tenía una mayor proyección que el andaluz (24 años).

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos