Sporting

Sporting | Miguel Torrecilla no se cierra en banda

Jony inicia un contragolpe durante un partido de la pasada temporada frente al Espanyol./XAVI BONILLA
Jony inicia un contragolpe durante un partido de la pasada temporada frente al Espanyol. / XAVI BONILLA

El director deportivo del Sporting estudia una operación por Jony, pero sin descartar a otros extremos | El Eibar rechaza por el momento facilitar una salida de Rubén Peña como cedido y el salmantino maneja alguna opción extranjera

JAVIER BARRIOGIJÓN.

De Jony Rodríguez (Cangas del Narcea, 1991) se ha hablado mucho este verano en las oficinas de Mareo. De un anhelo de la calle hace unos meses, aderezado por unas declaraciones de Paco Herrera en la Cadena Cope, se ha pasado a algo más tangible en los últimos días. Aunque no hay ninguna oferta en firme por el extremo cangués, aseguran desde el club, ya se han registrado algunos contactos, como informó ayer EL COMERCIO, para conocer la situación y disponibilidad del exfutbolista rojiblanco. En el Málaga, por otra parte, suman el interés del Sporting al del Zaragoza y el Valladolid, los tres equipos que habrían preguntado por Jony con más énfasis en este inicio de mercado invernal, y, más allá de eso, cuentan con la salida del zurdo, que no encaja en la fuerte sacudida que quiere dar Míchel este mes a su proyecto. Con todo, el cangués vive su encrucijada particular en el nuevo año.

Pero el horizonte es abierto y las circunstancias cambiantes. Acostumbrado a trabajar con varias posibilidades al mismo tiempo, Miguel Torrecilla no está cerrado en este punto a ningún futbolista que puede desempañarse como un extremo específico. Toda la maquinaria está volcada sobre la necesidad de tener un elemento diferente a lo que hay en la plantilla: vertical, con desborde y buen centro al área. Un extremo a la antigua usanza. El grueso de la partida reservada para este momento pretende destinarse a esta demanda, en la que coincidieron Paco Herrera, primero, y Rubén Baraja, después. Y el director deportivo salmantino, que estudia los pormenores de una operación por Jony, quiere afinar al máximo su decisión para brindarle al nuevo técnico un jugador de nivel en este mercado.

Más noticias

La selección con la que trabaja es reducida, principalmente a futbolistas de equipos de Primera que no están teniendo participación, y también a una serie de jugadores que Miguel Torrecilla controla de sus informes en el mercado extranjero. En esa selección de personal figura el exfutbolista del Sporting, al que el Málaga busca una salida, pero con unas condiciones económicas concretas y que faciliten su renovación de enero. De forma paralela, en Mareo también se albergan ciertas dudas sobre un posible retorno de Jony y el nivel que podría ofrecer en la actualidad, con la imperiosa necesidad de obtener de él un rendimiento inmediato y que marque la diferencia de antaño.

La realidad es que el futbolista ha tenido muy poca participación en el último año y medio con el Málaga y tiene, además, una ficha muy elevada para un club de Segunda. Aunque supondría un evidente estímulo ambiental, también se tiene en cuenta que esta operación entraña cierto riesgo por todo ello, sobre todo sin el abrigo de Abelardo, su gran mentor. Por otra parte, Jony conoce a la perfección al club y el vestuario, en el que conserva grandes amigos como el propio Sergio Álvarez, Pablo Pérez, Isma López o Carlos Castro. La adaptación sería inmediata y su potencial, en su plenitud física, está fuera de toda duda.

Más allá de esto, el mercado no resulta muy variado para atender la demanda del Sporting, que quiere regatear la tentación de incorporar un futbolista más versátil, que pueda actuar también por el centro, como ha sucedido en los dos últimos veranos con rendimientos muy cuestionables. En el fútbol actual escasean los extremos puros y los que están en el escaparate no atraviesan su mejor momento, pero las fórmulas alternativas no funcionaron en el pasado, con el equipo contabilizando varios jugadores de un perfil muy semejante.

Desde el Sporting, no obstante, mantienen una confianza total en la capacidad de Miguel Torrecilla, pese a que el rendimiento del equipo no haya sido el esperado hasta el momento, al entender que tuvo que acometer una transición severa este verano, con un cambio brutal en la plantilla y la búsqueda de soluciones a las situaciones de futbolistas, como sucedió con Fernando Amorebieta, que no se presentaban sencillas. En este caso, la selección del director deportivo es muy concreta. Entre las alternativas que ha pulsado se encuentra el abulense Rubén Peña, que pertenece al Eibar. Aunque ha tenido una participación mínima esta temporada (347 minutos en Primera), el club armero no parece en disposición de facilitarle una salida. Al menos en este punto incipiente del mercado.

Torrecilla sondeó también la posibilidad de Theo Bongonda, cedido al Trabzonspor por el Celta, a donde llegó precisamente por medio del ojo del director deportivo salmantino, pero esta alternativa no encaja dentro de los parámetros económicos que maneja el Sporting. El jugador belga, por otra parte, parece reacio a competir en Segunda División. La situación del futbolista de origen argentino Nahuel Leiva, por el que hubo una consulta ya en el verano desde el club gijonés, se encuentra en un nivel de complejidad similar. El Barcelona B negocia con el Villarreal y el Betis su incorporación. Y, mientras tanto, la puerta de Jony se mantiene entreabierta.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos