Montoro vuelve a entrenarse con el primer equipo, con Calavera al borde de la sanción

J. B. GIJÓN.

Paco Herrera comenzó ayer a mover algunos hilos por si las moscas y para tener atados todos los cabos sueltos ante la posibilidad de que surja cualquier eventualidad, como sucedió con Sergio Álvarez el pasado fin de semana en el calentamiento previo al duelo con el Valladolid. En ese sentido, el lateral derecho del filial Adrián Montoro volvió a ejercitarse este miércoles con el primer equipo, con el que ya se había entrenado, completando todo el entrenamiento.

La medida no parece casual y puede tener mayor calado si se analiza el estado del lateral derecho. Jordi Calavera, con cuatro tarjetas amarillas, está advertido de sanción. Si ve una cartulina más se perdería un encuentro por sanción. En ese caso, su vacante no la podría ocupar Alberto Lora, que continúa recuperándose al margen del grupo de un problema muscular y que todavía no ha comenzado a trabajar el balón, por lo que la solución de Montoro ganaría enteros frente a un escenario de sanción de Calavera.

No es la primera vez que Montoro, que tiene 22 años y que llegó este verano a Gijón procedente del Cornellá, se ejercita con el primer equipo, al que ya se ha unido en tres entrenamientos. Herrera mantiene su política de ver de cerca a algunos futbolistas del filial o de ir reclamando de forma más esporádica a otros con mucha progresión, como Bertín, pero que todavía tienen un margen importante de crecimiento.

Entrenamiento en Mareo

Por otra parte, el equipo volverá a ejercitarse esta mañana en Mareo. El inicio del entrenamiento está previsto para las 10.30 horas y volverá a desarrollarse a puerta abierta para el público en general. La sesión de mañana, por el contrario, se trasladará a El Molinón y esta sí que discurrirá a puerta cerrada. En ella, Herrera aprovechará para realizar los ensayos más sensibles de cara al encuentro del domingo frente al Cádiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos