Sporting

Sporting | El motor diésel arranca la máquina

Bergantiños protesta una acción al línea en el partido ante el Huesca. / P. UCHA
Bergantiños protesta una acción al línea en el partido ante el Huesca. / P. UCHA

La entrada de Bergantiños en el once ha dado al Sporting el equilibrio que demandaba Paco Herrera a su equipo | El técnico rojiblanco había probado con tres variantes antes de consolidar al gallego en el doble pivote junto a Sergio Álvarez

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Aunque intentó disimular después ante los medios, Paco Herrera no pudo ocultar cierta euforia al término del partido del pasado martes en el Reino de León. El técnico rojiblanco entró en el vestuario visitante acompañado de su segundo entrenador, Ángel Rodríguez, y felicitó uno por uno a sus jugadores. Entre abrazos, palmas y otros gestos de confraternidad, Herrera alzó la voz. «¡Ya tenemos el camino, ahora hay que seguir!», le dijo al grupo.

Aquel mensaje borró de pleno otro anterior. Solo nueve días antes, una versión muy distinta de Herrera compareció en la sala de prensa de El Sadar con rostro serio y reconoció que le estaba costando encontrar la ruta. Entre un instante y otro solo transcurrieron nueve días, suficientes para que el conjunto rojiblanco experimentara un cambio de imagen radical. La entrada de Álex Bergantiños en el once tuvo mucho que ver en la nueva versión del Sporting que se ha visto desde entonces.

Más Sporting

Herrera, tras la derrota en Pamplona, reconoció que el Sporting «descuidaba mucho» su portería al tratar de defender con poca gente. De cara al partido contra el Sevilla Atlético, el catalán decidió cortar la sangría situando al gallego en el centro del campo. La decisión causó un inmediato runrún en la grada de El Molinón, pero el tiempo ha terminado dando la razón al entrenador rojiblanco. Con Bergantiños en el campo, el Sporting ha sumado siete de los últimos nueve puntos, pero, más allá de resultados, el equipo ha mostrado una cara más equilibrada con la que ha terminado de convencer a Herrera del camino a seguir.

Para Bergantiños no ha sido fácil hacerse con un hueco en las alineaciones. En realidad, ha necesitado tres oportunidades para ganárselo. Paco Herrera apostó por él como pareja de Sergio Álvarez en el debut en Alcorcón. La pobre imagen ofrecida por el Sporting empujó al técnico a probar novedades de cara a la segunda jornada, con la visita del Lugo. Nacho Méndez entró en el once junto a Sergio, pero al descanso fue sustituido para dar paso a una línea de tres con el avilesino, Moi Gómez y Carmona. El 'trivote', respaldado por los resultados, se mantuvo hasta el partido ante el Numancia.

Bergantiños regresó a la alineación precisamente en Los Pajaritos, pero fue uno de los damnificados tras la hecatombe de aquel día del equipo. El naufragio de la prueba con Álex López junto a Sergio Álvarez en Pamplona animó a Herrera a darle una oportunidad que no está desaprovechando.

En una charla informal durante los primeros entrenamientos de verano, el gallego le explicó al técnico que suele tardar en coger el punto de forma al inicio de la temporada. «Míster, yo soy como un motor diésel», le dijo. Ahora, el propulsor de Álex Bergantiños ha empezado a carburar para beneficio del equipo rojiblanco. Herrera lo resumió perfectamente en León: «A Sergio le hacía falta un compañero con unas condiciones determinadas. Yo buscaba eso en los primeros partidos de una manera diferente. Bergantiños y él se están convirtiendo en una pareja que nos da muchísimo equilibrio hacia arriba y hacia atrás». Convertir esa nueva virtud en una seña de identidad del equipo es el próximo reto de Paco Herrera.

Fotos

Vídeos