elcomercio.es
Viernes, 4 julio 2014
nuboso
Hoy 15 / 18 || Mañana 15 / 19 |
más información sobre el tiempo

Canal Sporting

Actualidad
Un gol de Canella en propia puerta complicó un partido que empató Eguren y que conservó un gran Juan Pablo
20 de febrero de 2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un punto esperanzador
El debut de Clemente se salda con una mejor imagen del Sporting y un empate ante un buen Atlético
MANUEL ROSETY | GIJÓN..-

Un buen punto en un partido que ofreció mejor cara puede ser el resumen de la actuación ofrecida ayer por el Sporting ante el Atlético, un rival más potente, con más calidad y que llegaba a El Molinón en su momento más dulce de la temporada.

Debutaba Clemente en el banquillo rojiblanco. El técnico vizcaíno se decantó por un 4-2-3-1, con Eguren y André Castro, dos jugadores de recorrido y trabajo, en el dúo de pivotes. El resto fueron los esperados, con De las Cuevas en la posición de enganche y los flancos para Carmelo y Adrián Colunga.

En el Atlético, Simeone dibujó un 4-4-2, con el tevergano Adrián cerca de Falcao en el vértice del ataque y el brasileño Diego más escorado a la banda izquierda, aunque con libertad de movimientos para buscar la espalda a los defensas sportinguistas.

El Atlético salió más decidido y a los cuatro minutos tuvo que aparecer Juan Pablo ante Falcao para evitar el gol. El Sporting niveló pronto la situación con un par de remates a balón parado, con mejor lectura de las estrategias, y una sorprendente internada del debutante Pedro Orfila.

El partido entró en una fase de equilibrio. Los rojiblancos estaban más entonados en el aspecto defensivo, con una férrea vigilancia de Gregory a Falcao, aunque el francés pasaba apuros fuera de su parcela natural. Fernández Borbalán empezaba a perder el sentido de la equidad para repartir justicia, lo que provocaba enfados en la grada.

Cuando menos se esperaba llegó el tanto 'colchonero'. Botía perdió la posición de Adrián López, quien buscó la llegada de Coke en el segundo poste, pero se encontró con un infortunado despeje de Canella, que acabó en el fondo de la portería de Juan Pablo.

La desolación provocada por el tanto no hizo mella en los rojiblancos, que empezaron a apretar el acelerador. El Atlético estaba más cómodo, pero los gijoneses actuaban revolucionados. Adrián Colunga estaba muy activo, respaldado por Canella.

Pudo empatar Gregory en otro lanzamiento de falta, pero la igualada llegó en una acción de Adrián Colunga que desvió Botía y lo aprovechó Eguren para que el joven Courtois recibiera el primer gol de la etapa de Simeone.

Antes del descanso, con un juego de contención en ambos bandos, sólo se produjo otro mano a mano de Juan Pablo, esta vez con Diego, para evitar el tanto.

Recital de Juan Pablo

En el inicio del segundo tiempo, Simeone modificó el dibujo táctico para desplazar a Adrián López a la banda izquierda y situar al brasileño Diego en la media punta, para buscar más desequilibrio en los centrales locales. En esta fase, el Sporting controló mejor los ataques del Atlético, aunque Falcao seguía dando sensación de peligro. De todas formas, Juan Pablo, en una noche inspirada, estaba dispuesto a pararlo todo.

El conjunto madrileño volvió al dibujo táctico inicial con los dos primeros cambios. El de Diego fue por lesión. El conjunto 'colchonero' empezó a tener más ambición, por lo que el Sporting empezó instintivamente a preocuparse más de contener, además de acusar el esfuerzo realizado. Al conjunto rojiblanco le pesan en exceso los segundos tiempos y en el encuentro de ayer se encontró con un rival con jugadores rápidos y verticales.

Clemente retiró a un André Castro que empezaba a dar síntomas de cansancio, después de buscar otro estilo de desequilibrio ofensivo con la presencia de Trejo. En esta fase del partido, el problema del Sporting es que estaba muy limitado en sus acciones de ataque. Barral no podía nunca con los centrales, pese a su espíritu de lucha, y Adrián Colunga encontraba pocos apoyos en el juego que recibía para tratar de superar a Juanfran, un interior reconvertido a defensa con éxito.

El partido volvió a estar animado por Fernández Borbalán. El colegiado andaluz estuvo empecinado en tener dos criterios diferentes a la hora de las amonestaciones, con un estilo riguroso para los gijoneses y otro más contemplativo con los visitantes, con lo que volvió a tener pleno de protestas desde las gradas.

El Sporting no dio muchos sustos, porque las llegadas no eran claras. De todas formas, dio algún sobresalto a Courtois. El más claro fue en el tramo final del partido, en un balón que le llegó a Adrián Colunga dentro del área, pero su disparo dio en las piernas del portero visitante y la jugada acabó en córner.

Simeone buscó frescura a su ataque con la entrada de Perea, lo que le permitió avanzar algo la posición de Juanfran para retirar a Adrián López. El tevergano no tenía su día.

La última fase del partido tuvo algo de correcalles. El Atlético se fue a por el partido, pero la figura de Juan Pablo resultó decisiva, sobre todo en tres remates de Falcao y en un disparo de Salvio.

En esta fase del partido, el Sporting tuvo algunos destellos de sus 'jugones', pero con problemas de finalización. Las llegadas a la zona de Courtois fueron demasiado escasas, por lo que el punto es un buen resultado, dada la calidad y potencia del rival.

Mejor imagen

El Sporting de Clemente tuvo otra imagen. Fue un equipo más combativo y tuvo una mejoría en la combinación del juego. En el primer tiempo ofreció detalles que agradaron y que tienen más valor por la potencia del rival, aunque algunos defectos son viejos y tardará tiempo para que sean subsanados. Uno de ellos es que Botía pierde la posición con demasiada frecuencia y el espectacular Gregory queda casi sin armas cuando sale del sitio, aunque ayer, en líneas generales, cumplió bien. Las pérdidas de balón es otro punto reiterativo.

En el aspecto de gratas sorpresas figura Pedro Orfila. Su actuación deja en evidencia la inversión hecha con el uruguayo Damián Suárez. Otra fue la de Adrián Colunga, un futbolista con rapidez y desequilibrio, sobre el que habría que preguntar a los técnicos que lo dejaron marchar.

El centro del campo fue trabajador, pero evidenció algunas deficiencias. Eguren corre y trabaja, pero deja espacios y André Castro se desgasta sin pasar del aprobado. Y en las funciones ofensivas, Carmelo trabajó mejor en el primer tiempo y De las Cuevas pareció extrañar la posición. Y lo que más preocupa es que en la última fase de los partidos, el equipo queda sin gasolina. Tal vez sea una cuestión psicológica por el estilo ofensivo de los rivales o porque las fuerzas no responden como debieran.

El punto sumado por el Sporting no lo saca de pobre, porque la situación sigue casi igual, con seis puntos de diferencia a la posición que limita el primer puesto fuera del descenso. En cualquier caso, el punto será bueno si se complementa con los tres de El Sardinero. Ganar en Santander es poco menos que una obligación para seguir aspirando a la vida. De momento, las sensaciones del partido son esperanzadoras, dentro de una línea de realismo. Lamentar que el cambio se hizo demasiado tarde vale de poco.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
SPORTINGUISTA POR EL MUNDO
Si eres del Sporting dinos dónde estás. Localízate en el mapa para crear la mayor mareona rojiblanca del planeta  >> Ver mapa de la mareona rojiblanca
PARTIDOS DEL SPORTING EN VIDEO
No te pierdas los vídeos de los resúmenes de los partidos
  >> Los mejores vídeos del Sporting
Vocento