elcomercio.es
Viernes, 4 julio 2014
nuboso
Hoy 15 / 18 || Mañana 15 / 19 |
más información sobre el tiempo

Canal Sporting

Actualidad
11 de febrero de 2013
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Guerrero encuentra su sitio
«Todos los goles se celebran con ilusión, pero nunca había experimentado la sensación del sábado», reconoce el delantero                   
JAVIER BARRIO | GIJÓN..-

Cuentan sus más allegados que cuando Miguel Ángel Guerrero se vio solo en Albacete, con 17 años, le pidió a su representante, Julián de Nicolás, que le buscara otro destino. Las primeras noches, sin su familia cerca, se le hicieron muy largas. «Ese recuerdo del primer mes... Era la primera vez que salía de casa y me encontré sin mi gente. Pasé unos días bastante fastidiados, pero, luego, ya entablé relación con los compañeros. Todo fue a mejor», resume.

Sin embargo, su aventura allí concluyó pronto, un año y medio después de su aterrizaje. Llegaría a debutar en Segunda División en esa misma temporada, pero en la siguiente una inoportuna lesión en la puesta a punto estival le dejó en fuera de juego, en un plano muy secundario. «Y sabía que el Sporting me había estado siguiendo. Decidí venirme y fue un acierto total», apunta el delantero de Borox.

A sus 22 años acumula ya un nutrido currículo de equipos por los que ha pasado (Atlético, Real Madrid, Getafe, Toledo, Rayo, Albacete y Sporting). Un nómada del fútbol. «Eso te hace crecer como futbolista y, sobre todo, persona», defiende. Pero en Gijón, a diferencia de en anteriores destinos, parece haber encontrado su sitio, la estabilidad que perseguía. «Éste es mi segundo año aquí y espero que sean muchos más», confirma. El sábado, en Lugo, marcaba ya su primer gol con el conjunto rojiblanco. José Ramón Sandoval, quien supervisaba su evolución cuando el delantero estaba en el Rayo juvenil y él al frente del filial, lo festejaba desde el banquillo.

El azar escogió para ello una maniobra característica de un '9' nato: un remate al primer toque dentro del área. El balón que salió de las manos de Luis Hernández, amortiguado por el roce de la coronilla de Santi Jara, sólo acarició el césped después de impactar con la bota de Guerrero. «Como delantero todos los goles se celebran con ilusión, pero la sensación que tuve el sábado después de marcar no la había experimentado en la vida. Mi primer gol como profesional no lo voy a olvidar nunca», reconoce, antes de puntualizar que «venía con muchas ganas después de cuatro o cinco partidos porque todo el mundo mide a un delantero por los goles».

Para redoblar la singularidad del acontecimiento, su primer gol con el Sporting tendrá para siempre un matiz en verde, el de la vistosa camiseta que lució el equipo frente al Lugo. «Me gustó la equipación y, encima, salió bien la cosa. Me trajo suerte. La pediré porque me gustaría tenerla de recuerdo», señala. En su armario, a buen recaudo, se esconden la del debut con el primer equipo en Soria, a comienzos de la temporada, y la del 4-1 frente al Oviedo. El balón de aquella jornada, tatuado con una visionaria dedicatoria de un compañero -«Sandoval ya tiene a su tigre»-, y algún que otro souvenir futbolístico más, también se ocultan allí. «Me gusta tenerlo todo guardado para poder enseñárselo a mis hijos el día de mañana», bromea.

Los toros y la pesca

De su Borox natal se le escuchan continuas referencias en el vestuario rojiblanco. Tierra manchega, de raíces árabes y de toros, la tradición. «Mi pueblo es más taurino que otra cosa. Los encierros de las fiestas son muy famosos, pero los toros cuanto más lejos mejor. No me gustan mucho, la verdad. Me dan mucho respeto», confiesa.

Allí desconecta del mundo. «Me olvido del móvil. Hay veces que a Julián (De Nicolás) le cuesta muchísimo hablar conmigo», reconoce con tono alegre, una situación que confirma su agente. Esa desconexión total se agudiza con la escapada que realiza cada verano con sus amigos, que ayer le colapsaban el móvil con felicitaciones, con el pretexto de la caña y el sedal. Una tradición: «Intento irme con ellos cuatro o cinco días para pescar. Me encanta. Solemos ir a un pantano que hay en Extremadura, aunque a veces nos venimos con las manos vacías». Este verano, independientemente del valor de la captura, confía en repetir pero ya consolidado en el Sporting.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
SPORTINGUISTA POR EL MUNDO
Si eres del Sporting dinos dónde estás. Localízate en el mapa para crear la mayor mareona rojiblanca del planeta  >> Ver mapa de la mareona rojiblanca
PARTIDOS DEL SPORTING EN VIDEO
No te pierdas los vídeos de los resúmenes de los partidos
  >> Los mejores vídeos del Sporting
Vocento