Sporting

Fútbol

«Nos molesta jugar en una ciudad que boicotea a Israel»

  • La designación de Gijón para el partido de España contra la selección hebrea causa malestar en algunos sectores del país de Oriente Próximo

La visita de Israel a Gijón el próximo 24 de marzo para disputar en El Molinón el partido de clasificación para el Mundial de 2018 contra España está provocando el descontento en ese país. Incluso en algunos sectores gubernamentales ya se está cuestionando la idoneidad de la elección de la ciudad, que el pasado mes de enero aprobó en el Pleno una declaración en favor al boicot al Estado hebreo, para acoger un partido de su selección. «Nos cuesta entender y nos provoca náuseas que nuestra selección tenga que ir a jugar a una ciudad que boicotea a nuestro país», afirmaron a 'Aurora Israel' fuentes del Gobierno del país de Oriente Próximo. Esta publicación digital, con sede en Tel Aviv, es el medio en español de referencia para la amplia comunidad judía de Hispanoamérica y España.

Según este semanario, que cita siempre fuentes gubernamentales, la designación de Gijón como sede para la disputa de este encuentro internacional «ha enervado» a un amplio sector de funcionarios del Estado. «No nos queda claro por qué entre todos los lugares de España se ha tenido que elegir a esta ciudad», afirman en la noticia publicada por 'Aurora Israel'.

El pasado mes de enero el Ayuntamiento de Gijón aprobó una moción en la que se posicionaba a favor del boicot al Estado de Israel. Esta iniciativa contó con los votos favorables del PSOE, Xixón Sí Puede e IU, mientras que el equipo de gobierno de Foro, PP y Ciudadanos se abstuvieron. La moción que impulsaron los partidos de la izquierda se enmarcaba dentro de la campaña del movimiento a favor de la causa palestina BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones).

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, dijo recientemente en Madrid que aquella moción no era más que una «declaración institucional» y que el equipo de gobierno no iba a aplicar medida alguna que supusiera un boicot al Estado de Israel.

Sin embargo, las recientes afirmaciones de la regidora gijonesa no han servido para evitar el recelo y las críticas en Israel. «No es comprensible que nuestra selección tenga que jugar en una ciudad que nos está boicoteando, incluso si es solo una declaración», insistían ayer las fuentes gubernamentales consultadas por citado israelí.

Buenas relaciones

Mientras la designación de Gijón como sede para la disputa de ese encuentro el 24 de marzo en El Molinón ha causado malestar en sectores gubernamentales, la Asociación de Fútbol de Israel se ha desmarcado de cualquier crítica. «No tenemos información de por qué se ha elegido esa ciudad para el partido. Ellos -por la Federación Española de Fútbol- no necesitan de nuestra aprobación», afirman desde la federación israelí. «La relación entre nuestras asociaciones es excelente y nosotros jugamos donde es permitido y no mezclamos el deporte con ninguna otra cosa», añadían al semanario hebreo desde este organismo.