El Comercio
Sporting

Sporting

Sporting: Tres puntos para resucitar

fotogalería

Los nuevos fichajes Traoré, atrás, que Rubi ha incluido en la convocatoria, y Elderson, que se ha quedado fuera, durante la sesión matinal de ayer. / DAMIÁN ARIENZA

  • Los gijoneses anhelan una victoria para reconciliarse con la afición y recortar distancias con el Leganés

  • Rubi incluye a Vesga y Traoré en una lista de la que se caen Viguera y Víctor Rodríguez, titulares en San Mamés

El Sporting quiere reengancharse a la lucha por la permanencia. La única fórmula para conseguirlo es ganar esta tarde (16.15 horas, El Molinón) a un Alavés que desembarca en Gijón con un equipo plagado de reservas y con la mente puesta en el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey ante el Celta, previsto para el miércoles.

Más allá de la vitalidad clasificatoria que confieren los tres puntos en juego, el propósito del conjunto gijonés es reconciliarse con la afición después de las frustraciones que se han sucedido a lo largo de las últimas semanas. Dos meses han transcurrido desde la última victoria y la reacción no se puede demorar más por mucho que tanto la plantilla como el cuerpo técnico insistan en la idea de que hay «mucho margen» para recuperar terreno.

La derrota del Leganés en el Calderón podría permitir al Sporting, en el caso de salir triunfante del envite de hoy, llegar a la cita del próximo domingo con opciones de superarlo en la clasificación. Y eso es mucho decir para un conjunto al que algunos han dado por desahuciado con toda la segunda vuelta por delante.

El cambio con Rubi en el banquillo, a la espera de los resultados, es evidente. El cuadro gijonés compitió en el Villamarín y arrancó un punto valioso después de lograr dejar la puerta a cero. En San Mamés, hace una semana, el Sporting desactivó al Athletic durante la primera parte y solo los nervios en la gestión del balón a la vuelta del descanso impidió volver con algo positivo.

Uno de los retos que tiene el cuerpo técnico es precisamente recuperar la confianza de los futbolistas, timoratos cuando deben llevar la iniciativa del juego. «Quiero un equipo más valiente con el balón», repite el técnico, que podría incluir en el once a Mikel Vesga para facilitar la conducción y reforzar el centro del campo en un partido que se intuye tendrá una alta exigencia física. Al margen de las adversas condiciones meteorológicas de las últimas horas -hay que ver cómo responde El Molinón-, no hay que perder de vista al rival, un conjunto cuyos suplentes ya 'pintaron' la cara al Sporting en un amistoso celebrado en Avilés meses atrás. A pesar de que Pellegrino deja en la suplencia a los titulares, con la mente puesta en la Copa, el cuadro vitoriano es un adversario muy peligroso lejos de Mendizorroza. Desde el orden táctico y la solidez defensiva, el 'Glorioso' ha logrado sumar como visitante doce puntos, los mismos que los conquistados ante su público.

Aquel que tenga la tentación de pensar que el partido se le pone de cara a los gijoneses por la alineación visitante puede tropezar con la cruda realidad. Eso es precisamente lo que quiere evitar Rubi. El técnico alerta desde la víspera que no valen las confianzas para un equipo atenazado por los resultados. Su idea, insiste el técnico barcelonés, es dotar al bloque de mayor mordiente ofensivo para generar ocasiones y echar abajo el muro vitoriano.

El Sporting quiere llegar al área contraria, pero también espera hacerlo al corazón de su afición. «Queremos conectar con nuestra gente», asegura el técnico, entusiasmado con la «grandeza» del club gijonés y todo lo que se mueve en torno a él. Será un alivio para Rubi comprobar la respuesta de la grada, que presentará una de las mejores entradas del curso, facilitada por la campaña del día del acompañante impulsada para este partido. Además de los 300 aficionados vitorianos que se desplazarán hasta Gijón, el Sporting ha confirmado que solo quedan 250 localidades para la Tribuna Oeste.

Es ahora al equipo al que le toca estar a la altura de su hinchada. Rubi tiene en mente conservar el dibujo táctico de sus dos primeros partidos, aunque introduciendo ligeros matices. No en vano corresponde al Sporting llevar la iniciativa del juego como local y demostrar quién tiene más urgencias por sumar a la vista de la trayectoria liguera de ambos conjuntos.

Pulir detalles

El preparador catalán dirigió ayer por la mañana, bajo una intensa lluvia, el último entrenamiento, que sirvió para pulir detalles y ensayar situaciones de ataque, así como jugadas de estrategia para sacar el máximo provecho del balón parado.

La sesión sirvió para confirmar la recuperación de Jorge Meré, que será titular en el eje de la zaga junto a Fernando Amorebieta, superadas las molestias en el pubis que le han tenido fuera del equipo tres partidos. El canterano será una de las novedades en el once junto a Mikel Vesga, que reforzará un centro del campo en el que Carmona volverá a desenvolverse por dentro, dejando la banda derecha para un futbolista con más velocidad.

La lógica invita a pensar que Burgui puede ser la apuesta para percutir por el costado, con opciones también para Afif, a pesar de su condición de zurdo. En cualquier caso quien no estará es Víctor Rodríguez, descartado por Rubi por decisiones técnicas después de ser titular en los dos primeros partidos de su etapa. Tampoco han sido citados Viguera y Lora, así como los lesionados Douglas y Babin. En la convocatoria tampoco figura Elderson, última incorporación rojiblanca en el mercado de invierno. Si está sin embargo Lacina Traoré, que podría disputar sus primeros minutos en el tramo final del encuentro. La presencia del delantero de Costa de Marfil proporciona a Rubi nuevas variantes en el ataque. El técnico se guarda también la carta de Carlos Castro, un punta con el que «se ve la luz» en los últimos metros, según sus propias palabras.

El Sporting está ante una oportunidad de levantar el vuelo y meter presión a los rivales, que respiran aliviados ante la sucesión de malos resultados que han encadenado los equipos inmersos en el descenso. La dinámica puede y debe cambiar hoy para alimentar la esperanza de que la salvación no es una utopía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate