El Comercio
Sporting
Castro, a la derecha, trata de frenar al paraguayo Romero.
Castro, a la derecha, trata de frenar al paraguayo Romero. / J. PAÑEDA

Carlos Castro: «Ellos salen con los suplentes y nos meten cuatro»

  • El delantero gijonés se muestra crítico con el juego de los rojiblancos: «A veces veo al equipo desquiciado, no sabemos qué hacer con el balón»

Los ingredientes para lograr una victoria ante el Alavés eran los perfectos. Al menos sobre el papel. El conjunto vitoriano se juega esta semana el pase a la final de la Copa del Rey ante el Celta y Pellegrino reservó a parte de la plantilla para el duelo copero. Además, El Molinón presentaba una más que aceptable entrada, teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas que sacudieron Gijón a lo largo del fin de semana. Si a todo esto se sumaba que el Sporting tenía la oportunidad de dejar a dos puntos el puesto de salvación que ocupa el Leganés, próximo rival de los rojiblancos, el día parecía propicio para que la grada viviera una fiesta. Pero, como es habitual esta temporada, nada del guión se cumplió. El Sporting perdió, otra vez, y ofreciendo una deprimente imagen.

«Era un partido clave. Ellos salen con los suplentes y nos meten cuatro». Contundente. Conciso. Claro. Y probablemente enfadado. Carlos Castro expresó ayer, al término del partido, ante las cámaras de 'Bein Sports', probablemente el sentimiento que pasa por la mente de muchos sportinguistas.

El canterano rojiblanco ocupó el lugar de su compañero Cop en la segunda parte. Jugó 28 minutos, con un gol incluido, de un encuentro en el que vio al equipo sportinguista «desquiciado». «No sabemos qué hacer con el balón», continuó el '9' del Sporting, decepcionado por lo visto sobre el césped de El Molinón. Sus palabras, paralelas a la imagen de sus rostro, ante el micrófono sobre el análisis del encuentro de su equipo ante el Alavés fueron aún más allá. «Ya no se puede hablar ni de lo que ha pasado. Estamos horribles. Solo hay que vernos», se le escuchó al futbolista.

Ayer quedaron reflejados de nuevo los mismos errores que han marcado buena parte de una temporada que se ha convertido en una especie de ascensión a L'Angliru. Y ello pasa factura a una plantilla, la rojiblanca, que, en palabras de Carlos Castro, «está jodida». «No levantamos cabeza y no ganamos un partido», se lamentó el futbolista antes de emprender el camino, muy largo en el día de ayer, hacia los vestuarios.

No fue la de Carlos Castro la única voz crítica que se escuchó de los inquilinos del vestuario del Sporting, aunque de forma más comedida. «Confiábamos en sacar un buen resultado. El vestuario está desanimado, como es normal, después de una derrota», admitió Isma López minutos antes de confesar que «no se ha visto a un equipo a la altura de las circunstancias». El navarro, no obstante, quiso quitar importancia a la alineación utilizada por Pellegrino: «Era el día de ganar, pero no por los jugadores que sacó el Alavés. Nos enfrentamos a futbolistas de Primera División, jueguen muchos minutos o pocos».

Isma no fue el único rojiblanco que se refirió a los descansos que otorgó el entrenador del conjunto vitoriano. Carlos Carmona comentó que «los suplentes del Alavés han demostrado que tienen calidad». «Ellos llegaban con una dinámica positiva y nosotros todo lo contrario. Han sabido aprovechar nuestros errores», hizo hincapié.

El mallorquín volvió a ser elegido por Rubi para jugar por delante del pivote defensivo. «Teníamos una oportunidad importante para recortar puntos. Sin duda, es un palo para el equipo, pero quedan muchos partidos», prosiguió Carmona, que quiso pasar página y pensar en el próximo enfrentamiento: «El domingo que viene tenemos -ante Leganés- una nueva ocasión para poder recortar puntos a los rivales directos. No hay tiempo que perder».

Una de las caras nuevas ayer en el Sporting fue la de Mikel Vesga. Llegó la semana pasada para ofrecer más fluidez de juego al centro del campo del Sporting. El rojiblanco se mostró satisfecho por su debut, pero no pudo esconder la decepción de lo ocurrido. «Era muy importante ganar. Personalmente estoy contento por el debut, pero ahora solo pienso en el Leganés», apuntó.

«Nos vinimos abajo»

El centrocampista reconoció que «el primer gol fue un golpe duro». «Tras el descanso fuimos directamente a a por ellos y tuvimos ocasiones de gol. Pero con los dos penaltis que señaló el colegiado nos vinimos abajo», se sinceró Vesga, que no quiso entrar en polémicas cuando se le preguntó por ambas acciones. «No he visto la repetición de ninguna jugada. Creo que el primer penalti no es y el segundo no lo he alcancé a verlo», dijo. «El árbitro ha tenido un partido muy complicado, con muchas interrupciones del juego», continuó el debutante.

Uno de los últimos jugadores en abandonar el estadio gijonés fue Jorge Meré. El central, cabizbajo, reconoció que «no es el mejor día para ser positivos. Estamos mal, pero tenemos que pensar en ir a Leganés con todo para volver con los tres puntos». El Sporting no carbura y el central no encuentra el motivo de la mala dinámica de resultados que cosecha el Sporting: «No sé si la presión nos puede, lo que sí tenemos que hacer es cambiar la situación ya».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate