El Comercio
Sporting

SPORTING

El Sporting desespera ante el último tren

  • El equipo, que viajará a Leganés con todas las alarmas encendidas, se juega la supervivencia en Butarque

  • Richi Serrés volvió ayer a Mareo para reunirse con los jugadores e impartirles una charla motivacional en un momento crítico

El Sporting más desilusionante de los últimos años se enfrentará el domingo en Butarque (16.15 horas) a un horizonte muy incierto. En otras circunstancias, el partido contaría con todas las atenciones del sportinguismo, pero la desafección que se palpa es demasiado espesa. La apisonadora del Alavés, dirigida en su mayoría por jugadores que se asoman poco a la titularidad con Pellegrino, ha dejado una resaca brutal en las horas posteriores al encuentro en El Molinón. En las propias entrañas del club, de hecho, no se oculta un pesimismo creciente. Tanto que Richi Serrés, el 'coaching' que colabora con el equipo en los momentos más críticos, volvió este lunes a formar parte del paisaje de Mareo.

más sporting

Aunque la confirmación de las matemáticas requiera un mayor avance del calendario, la visita a Leganés puede representar un punto sin retorno en la temporada porque, si se pierde, aceleraría un posible descenso y generaría una situación difícil de sostener a falta de dieciséis jornadas para el final. Una desgracia de ruleta rusa. A ocho puntos se descosería la brecha entre el conjunto madrileño y el Sporting, que acumula kilos y kilos de datos negativos -también con Rubi se mantiene como el equipo que menos dispara de la Liga y el tercero que más recibe-, obligado a afrontar tres partidos terroríficos tras el paso por el Sur de Madrid: Sporting-Atlético, Sporting-Celta y Barcelona-Sporting. La preocupación está irremediablemente presente en todas las observaciones.

«El equipo asusta de lo mal que lo está haciendo y de la falta de actitud en la mayoría de los partidos», reconoce el entrenador Miguel Montes. «Quedan muchos encuentros todavía, pero esto no tiene visos de que se pueda cambiar porque se repiten continuamente los mismos errores. Quien piense ahora mismo en salvar la categoría o es muy optimista o muy poco realista», agrega en tono serio el exfutbolista Joaquín Villa. 6 puntos de 54 posibles simplifican una caída sin final.

En Butarque, el equipo de Rubi se encontrará un clima muy desfavorable. El Leganés solo ha enviado a Gijón 202 localidades, la semana pasada paralizó la venta 'online' para contener a la 'Mareona' y la desafección social puede hacer el resto. A nivel deportivo, Asier Garitano, entrenador del Leganés, tampoco pasa por alto la suculenta posibilidad que le brinda la competición este domingo como local.

En medio de esta desoladora estampa, el Sporting elevó ayer la intensidad de la señal de alarma con una llamada de urgencia a Serrés, quien se reunió con los futbolistas tras el entrenamiento matinal para impartirles una charla. Su presencia resultó bastante sintomática, toda vez que Rubi había anunciado tan solo un par de semanas atrás que asumiría esa función dentro de otra serie de modificaciones internas que planteaba. La charla mañanera del entrenador rojiblanco, de hecho, apenas duró veinte minutos. Luego, los jugadores, que mantienen un vínculo especial con el 'coaching' catalán, salieron al terreno de juego en una sesión poblada de caras largas y con una escasa presencia de aficionados. Al regreso al vestuario, se encontraron con Serrés.

Gestión de Rubi

También ha engordado la preocupación la forma de maniobrar de Rubi, que se había presentado como un entrenador poco dado a los cambios y más proclive a fortalecer la confianza del grupo a través de la continuidad. Cierto es que el preparador se ha encontrado de lleno con una realidad muy preocupante, con apenas tres partidos de margen, pero chirriaron mucho ante el Alavés los descartes de Xavi Torres, Borja Viguera y Víctor Rodríguez -todos titulares en San Mamés-, y la entrada en el once del catarí Afif, con muy pocas horas de vuelo este año. En el entorno de Mareo se veían trazos comunes entre la situación actual y la que se vivió no hace mucho con Abelardo al frente del gobierno del equipo.

El dramatismo se relativiza fuera de Asturias, motivado por el respeto profesional, la moderación y la experiencia. «Quedan muchos puntos y hemos visto todo tipo de situaciones. Hay tres equipos descolgados, pero nunca se puede entregar la cuchara porque estoy seguro de que no han dicho la última palabra», considera Joaquín Caparrós, víctima de la deriva de Osasuna hace escasas jornadas y que asistió impotente a la última victoria de El Molinón este curso. «No sé cuáles pueden ser las causas de que el equipo esté así. Pueden ser económicas porque el Sporting está en una situación complicada, pero tiene un activo muy grande, su afición, y como le pasa a Osasuna tiene mucho que decir todavía», insiste el utrerano.

Pero, en Gijón, se esgrimen reflexiones de gran crudeza, lo que delata una gran desconfianza en las posibilidades de este Sporting. «Mi opinión ya no sería pensar en la salvación, sino en ganar de vez en cuando y sumar para que haya cierta motivación y después a ver qué pasa. Ahora mismo la permanencia parece una quimera, porque el equipo no ofrece ninguna regularidad y recibe goles absurdos, y hay que pensar en terminar de una forma digna», subraya Joaquín Villa. No es mucho más reposada la visión de Miguel Montes, muy desencantado con la planificación de la plantilla. «Hay dieciséis fichajes que eran casi una plantilla entera de mi época. Se le ha dado totalmente la espalda a Mareo y a muchos jugadores da la sensación de que les tocó la lotería cuando se les presentó la opción de venir al Sporting», razona el técnico. Pese a todo, admite, «siempre guardo un poco de optimismo y ahora mismo hay que intentar ganar al Leganés y cambiar el 'chip' porque no vale con ganar este partido y perder el siguiente».

El partido se anuncia con una literatura dramática, pero al Sporting no le queda otra que digerirlo y convivir con ello en este momento de la temporada. El descrédito solo se salva con rendimiento real.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate