El Comercio
Sporting

fotogalería

Fernando Fueyo, esta tarde, en su despacho. / Joaquín Pañeda

sporting

SPORTING | Fernando Fueyo se queda fuera del vestuario

  • El capellán del Sporting solía rezar con el equipo antes de saltar a El Molinón

Hablar de Fernando Fueyo es hablar del Sporting. El capellán del conjunto rojiblanco acompaña, temporada tras temporada, a la primera plantilla a Covadonga. Todos los años, sea quien sea el entrenador, el club organiza un desplazamiento para ofrecer a La Santina un balón y una camiseta.

El encargado de llevar a cabo la Homilía es Fernando Fueyo. Pero el párroco también acompañaba al Sporting minutos antes de que comenzaran los partidos en El Molinón. Fueyo reunía a todos los miembros de la primera plantilla, incluido el cuerpo técnico para reza un padrenuestro. La oración concluía con un grito de guerra que el propio capellán se encargaba de ejecutar.

Pero la llegada de Rubi al conjunto rojiblanco ha tenido sus consecuencias. Una de ellas es la de cambiar el banquillo de lugar. Ahora el lugar que siempre ocupó el equipo rival es el destinado para los futbolistas de la entidad gijonesa.

Los cambios no solo se han visto en la permuta del banquillo visitante con el local. Otra de las medidas del técnico catalán ha sido la de prohibir la entrada a Fernando Fueyo al vestuario. De esta manera, el capellán del Sporting se ha quedado sin poder rezar con sus futbolistas. Una medida que no ha sentado nada bien en la afición rojiblanca.

«Ojalá rectifique»

La reacción de los aficionados rojiblancos no se ha hecho esperar. Los seguidores del Sporting se han posicionado mayoritariamente del lado del capellán y aseguran no entender la decisión del técnico. «Vergonzoso!!! No se quien se cree que es...un entrenador mediocre que ni es sportinguista ni nadie en Gijon le haga esto a Fernando....un sportinguista de corazón que vela siempre por el equipo...ojalá rectifique», reclama en Facebook Claudia García Menéndez.

Una postura en la que coinciden numerosos usuarios, que defienden la labor llevada a cabo por el capellán en el vestuario. «Es un momento de reflexion en el que unos rezarán el padre nuestro y otros estaran en silencio pero es reflexion union del equipo y coger animo para salir a luchar al campo», valora Manuel Jonathan Valiente Rodriguez, que vaticina que «el equipo va a bajar a segunda».

«Acepto la decisión, pero me extraña»

El párroco de San Nicolás de Bari ha atendido a EL COMERCIO para aclarar toda la polémica que se ha generado en torno a su figura. Rubi le ha prohibido entrar en el vestuario para rezar tal y como llevaba haciendo en los últimos veinte años: “Son días tensos, pero menos de lo que la gente cree. No le he dado demasiada importancia. Los curas estamos obligados a obedecer. Me extraña y lo acepto. Antes era la misa, con el equipo, y ahora era el padre nuestro”.

Fueyo ha aprovechado para recordar que nunca ha tenido ningún problema con nadie. Pese a las diferentes creencias que se juntaron en el vestuario. “Siempre hubo respeto y cariño, incluso con los que no eras cristianos. Espero que no sirva para desunir al vestuario”, admitió.

Por último, ha reconocido que “un poco sí que duele. No tenía ganas de hablar de ello, pero me he dado cuenta del cariño que me tiene la gente. Está todo el mundo extrañado con la decisión. A Rubi le deseo todos los éxitos del mundo porque no viene bien a todos”.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate