El Comercio
Sporting

SPORTING | Noventa minutos sobre el alambre de Butarque

Rubi, cuarto por la izquierda, dirige unas palabras a sus futbolistas antes                      del inicio del último entrenamiento de la semana, previo al desplazamiento del Sporting a Madrid.
Rubi, cuarto por la izquierda, dirige unas palabras a sus futbolistas antes del inicio del último entrenamiento de la semana, previo al desplazamiento del Sporting a Madrid. / PURIFICACIÓN CITOULA
  • El Sporting, sin margen para una derrota, afronta un partido crucial por la salvación ante el Leganés

  • Rubi, que prescinde de Douglas tras la última sesión, apostará por el estirón físico de Lacina Traoré en ataque

El francés Philippe Petit mostró una temprana pasión por el riesgo en altura. Con solo cuatro años trataba de encaramarse a cualquier mueble de casa que representara el más difícil todavía. Con 25, después de una alocada juventud, ya se convirtió en un icono popular al cruzar de manera ilegal, en 1974, las Torres Gemelas de Nueva York por el 'aire'. Apoyando la planta de los pies en un menudo cable paseó con elegancia entre una azotea y la otra. El riesgo que presenta Butarque no resulta tan extremo como el que asumió este funambulista galo, pero sí la sensación de que el Sporting no puede dar un paso en falso esta tarde ante el Leganés, anfitrión que plantea una amenaza muy familiar con Guerrero.

El alambre por el que camina el equipo de Rubi es demasiado fino. No admite un segundo de descomposición, ni un temporal imprevisto como el de la última jornada. Puede soportar, como mucho, la sacudida de un rácano empate, que no sacaría de pobres a los gijoneses, aunque mantendría el escenario actual con una leve variación: el Leganés seguiría a 5 puntos, pero el Sporting se adjudicaría el 'golaverage' particular por lo que pudiera suceder en el desenlace del año. La derrota, por el contrario, sería fatal. Precipitaría al equipo de Rubi al vacío y, con una brecha de ocho puntos y un calendario terrorífico por delante, el descenso acariciaría ya la desagradable condición de virtual.

En cualquier caso, la actualización del tablero que persigue el entrenador catalán está orientada más a cruzar esta tarde el alambre con solvencia. Y acercar al Leganés hasta los dos puntos antes de iniciar a partir de la próxima semana la ascensión por la temible falda de L'Angliru: Atlético, Celta y Barcelona. El trayecto sería más agradecido si la jornada dominical concluye a menos de un partido de la salvación, sobre todo con la peligrosa rémora de resultados que viene en el equipaje del Sporting.

Ante el momento más delicado del curso, Rubi responderá atacando y tratando de intimidar al Leganés con la entrada en el once de Lacina Traoré, el futbolista más alto del campeonato y una fuerza futbolística difícil de contener para cualquier defensa de Primera División. El entrenador catalán aprovechará sus 2,03 metros de altura para afilar el colmillo que el Sporting tenía mellado hasta ahora en las disputas aéreas y, de paso, para generar infinidad de segundas acciones a través de peinadas, faltas recibidas cerca del área y balones retenidos por el gigante de Costa de Marfil que buscarán algún otro compañero de viaje. Puede que ahí llegue la mayor sorpresa del planteamiento de esta tarde si Rubi se decide a alinear a Cop, Traoré y Castro a la vez, algo que insinuó el viernes. Sería una apuesta de riesgo, descarada, aunque esta alternativa se mantiene pareja con la de jugar con el enorme delantero y Cop o Castro, con cierta ventaja para el croata. Lo que no ofrece muchas dudas es que Traoré, Vesga y Elderson, las tres incorporaciones del invierno, actuarán de inicio en Butarque, coloreado por casi un millar de sportinguistas.

Escasez de centrales

Sorprendió otra vez Rubi en la redacción de la lista, de nuevo voluminosa con 20 jugadores, sobrecargada en algunas posiciones y más hueca en otras. La duda del lateral derecho se despejó con los descartes de Lora y Douglas, que se ejercitó con aparente normalidad, pero que se quedó en tierra tras charlar por la mañana con Rubi. Lillo será hoy el único futbolista específico para esa posición. Igual sucede con Amorebieta y el tocado Jorge Meré en el centro de la zaga. Contra eso, el técnico se decidió a alistar para la causa a todos los medios centros disponibles y a los tres laterales izquierdos, si se incluye a Isma López. Desde Gijón verán el partido, además del lesionado Babin, Douglas y Lora, Afif, Dani Ndi, Borja Viguera y el gallego Juan Rodríguez.

Asier Garitano no plantea muchas sorpresas en el Leganés, que esgrime como punta de lanza a Miguel Ángel Guerrero, con el 'copyright' de los 'guajes', su futbolista más en forma, sin desmerecer a Samu García, Bueno y Szymanowski, peloteros de garantía. Todos ellos se emplearán a fondo en sacudir el alambre por el que el Sporting atravesará Butarque.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate