Sporting

«Vamos a ir a ganar, pero es muy importante no perder», avisa Cases

«Va a ser importante llevar la iniciativa en el partido», avisaba ayer Nacho Cases minutos antes de compartir mesa y mantel con sus compañeros para emprender el viaje a Madrid, a primera hora de la tarde. «Es un partido importantísimo para nosotros y para ellos», asumía el canterano sobre el duelo de este domingo en Butarque.

Nadie en el vestuario del Sporting ha desvirtuado la importancia del choque de esta tarde durante la semana. Nadie puede escapar a la realidad. Por eso, cuando se planteaban preguntas orientadas a los tres posibles desenlaces de hoy, ningún jugador despreciaba el valor del empate en un momento dado, siempre acompañando la reflexión de turno con el carácter ambicioso con el que el equipo viajó ayer a Madrid. «Evidentemente vamos a ir a ganar, pero si no, siempre es mejor un empate y ganar el 'golaverage'», opinaba el centrocampista, quien añadía algún matiz más a su visión del domingo: «Siempre tenemos el hambre de ganar, pero cuando jugamos contra rivales que están en nuestra misma situación es muy importante no perder».

El anuncio de un partido muy medido, fruto de la delicada situación de ambos equipos, especialmente del Sporting, evidencia el respeto que los dos equipos tienen a las circunstancias que envuelven el choque de Butarque. «Va a ser un partido parecido al que nos encontramos en Granada, con dos equipos que están abajo y que tienen una gran necesidad de puntos», observó Nacho Cases, antes de sostener que «será un encuentro de mucha hambre, mucha entrega y mucha lucha».

La derrota frente al Alavés, dolorosa, ya había quedado perdida en el retrovisor. «Fue un palo muy duro, pero ahora tenemos unas ganas tremendas de ganar», confesó. Y, preguntado por Miguel Ángel Guerrero, la familiar amenaza del Leganés, recordó con una sonrisa que «le tengo un cariño tremendo y me alegro de que esté triunfando, y que triunfe lo que pueda, menos mañana -por hoy-».

En la búsqueda de una experiencia inspiradora que añadir al difícil momento, Cases tiró de biografía y retrocedió hasta el curso 2010-2011: «Espero que esta temporada me recuerde a la del año que debuté, que el equipo estaba en unas circunstancias muy malas, en descenso. Espero que el final sea igual de feliz».