El Comercio
Sporting

«Estamos a un partido y ahora esto puede cambiar en cualquier semana»

Rubi se interesa por el estado físico de Canella que se queja de un pinchazo en el cuadriceps.
Rubi se interesa por el estado físico de Canella que se queja de un pinchazo en el cuadriceps. / IGNACIO IZQUIERDO
  • «Hemos sacado adelante este encuentro, que no ha sido vistoso, desde el orden y el sacrificio», afirma el técnico catalán

  • Rubi reconoce tras la victoria que «la inyección moral es muy grande»

Con rostro serio, combinado con alguna tímida sonrisa, Rubi reprodujo la moderación verbal que le ha acompañado desde su llegada al Sporting, que ayer conseguía su primera victoria a domicilio después de diecisiete partidos y algo más de un año terrorífico como forastero. Pero lo que más congratulaba al técnico era la barrera mental que se había superado al reducir la distancia con el Leganés, y por ende con la permanencia, a dos puntos. «La inyección de moral es grande. Esto no significa nada porque seguimos en descenso, pero estamos a dos puntos, un partido, que es lo que quería. Ahora en cualquier semana se pueden cambiar las tornas», reflexionaba el entrenador catalán.

El técnico reconoció que el choque había sido de una gran pobreza visual, aunque subrayó que «hemos actuado en el partido muy ordenados, bien posicionados y dando pocas opciones a un equipo que jugaba en casa y salía bastante ofensivo». En todo caso reconoció que «con el balón no ha sido un partido vistoso, pero desde el orden y el sacrificio lo hemos sacado adelante», valorando además, con la salvedad del frustrante encuentro ante el Alavés, que «en los otros tres partidos que he dirigido estoy contento en cuanto a orden y trabajo del equipo».

El técnico hizo varios subrayados con el comportamiento de los jugadores, de los que se mostró orgulloso en un momento muy delicado. «Los futbolistas están muy implicados con este escudo y este equipo que están defendiendo». Y agregó que «tratamos de descargarlos de esta presión durante la semana, pero no es fácil». En cualquier caso, apoyado en el respaldo de los tres puntos, aventuró que «si somos capaces de levantar esto estaremos muy orgullos. Somos un equipo y tenemos que sacarlo adelante».

Metido en faena, Rubi reconoció que el gol de Canella había tenido un efecto catastrófico para el Leganés, que comenzó a desarmarse tras el golpe y después de consumir sin réditos sus mejores minutos: «Era normal que el Leganés nos achuchara mucho en el inicio de la segunda mitad. Pero hemos superado ese momento y después el gol lo ha cambiado todo».

También tuvo un cariñoso guiño para el más de un millar de aficionados que daban colorido a las gradas de Butarque y que no se arrugaron ni ante el día ni ante el Leganés. «Les estamos muy agradecidos. Notamos cuando nos apoyan», agradeció el entrenador del Sporting, quien también fue preguntado por el valor de dejar la portería a cero por segunda vez desde su llegada en un desplazamiento: «Es muy difícil, pero creo que estamos transmitiendo bastante seguridad».

En el vestuario del Sporting, mientras, se palpaba ambiente de fiesta contenida. «Hay alegría, música, y la gente está muy contenta. Estos momentos son para disfrutar, pero solo es una piedrecita y tenemos que ir poniendo más y más en las próximas semanas», insistía el entrenador catalán.

Preguntado por el estreno titular de Traoré, que se fue encogiendo conforme maduró el partido, Rubi explicó que «nos puede ayudar mucho en la descarga de balones aéreos y luego tiene argumentos». Y, en un contexto más global, añadió que «creo que tenemos tres 'nueves' muy buenos, pero cada uno con sus características».

«Burgui es diferente»

En relación a Burgui, el futbolista del partido, Rubi le describió como un jugador de un corte muy distinto al resto. «Es un futbolista diferente y lo tenemos que cuidar», observó. En la respuesta previa, el entrenador explicó que tiene mucho margen de mejora, pero también unas decisivas virtudes. «Hay que entender cómo es como futbolista. Tiene un uno contra uno espectacular y ve portería con facilidad. Tiene alguna debilidad defensiva, pero la estamos trabajando», concluyó antes de subirse al autocar para regresar a Asturias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate