El Comercio
Sporting

El nuevo régimen del preparador catalán

Tres han sido las medidas más llamativas que ha llevado a cabo el entrenador desde que está en Gijón. La primera de ellas fue cambiar el banquillo de El Molinón. Rubi prefiere ocupar el lugar destinado al equipo visitante y así lo hizo hace diez días en el partido ante el Alavés.

La mayor polémica surgió con el capellán Fernando Fueyo. En la media hora antes del partido, el técnico quiere que en el vestuario solo estén los jugadores y su cuerpo técnico.

Por último, el catalán quiere comparecer ante los medios 48 horas antes de los partidos. Abelardo siempre habló los viernes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate