El Comercio
Sporting

SPORTING

Sporting | «Quienes no crean en la salvación del Sporting que se bajen del barco ahora como hicieron el año pasado»

Carlos Castro posa en Mareo ante un cuadro de la Escuela de Fútbol de Mareo.
Carlos Castro posa en Mareo ante un cuadro de la Escuela de Fútbol de Mareo. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • Carlos Castro: «¿Renovación? Es evidente que me he sentido muy poco valorado por algunas personas del club»

Carlos Castro (Ujo, 1 de junio de 1995) no es muy amigo de conceder entrevistas debido a su timidez ante las cámaras. El asturiano, que el pasado mes de enero deliberó sobre su futuro horas antes del cierre del mercado, ha charlado con EL COMERCIO. Una conversación en la que aborda su nuevo rol en el cuadro rojiblanco y no se muerde la lengua a la hora de hablar de su renovación como futbolista del Sporting. Tampoco calla cuando se trata de juzgar a aquellos que no confían en las opciones de permanencia. «Aquel que no crea que se baje del barco», advierte.

-Por fin ha llegado una victoria. ¿Cómo se encuentra el vestuario?

-Bien, creo que llevamos una temporada un poco complicada y con lo del otro día respiramos todos un poco, ahora toca tirar hacia arriba

-Está siendo una temporada complicada. ¿Se la esperaba así?

-Lo cierto es que no. Nos vimos envueltos en una dinámica en la que no ganábamos un partido. No nos salía nada de lo que entrenábamos y recibíamos muchos goles contra rivales de nuestro nivel. Lo mejor es que ganamos el partido más importante en lo que va de campaña.

-Ante el Alavés fue uno de los hombres más críticos con el juego...

-Odio a la gente falsa, eso es lo que peor llevo en mi vida. Soy muy sincero y si hay que decir la verdad, se hice. Hicimos un partido vergonzoso y es la realidad. Si me preguntas por el último partido, te digo que estuvimos muy fuertes en un choque muy difícil de jugar.

-¿Cuáles son los motivos por los que el Sporting no es capaz de salir de los puestos de descenso?

-Es una pregunta que nos hacemos a menudo. Trabajamos todos a tope, pero las cosas no salían bien por nervios o por la falta de confianza.

-¿El cambio tan drástico de plantilla puede ser uno de los motivos?

-Puede ser importante. Al final son muchas las caras nuevas que se ven en el vestuario. Éramos futbolistas que nos conocíamos a la perfección, todos.Había otro tipo de unión porque muchos llevábamos muchos años jugando juntos. Con esto no quiero decir que ahora no la haya. Simplemente necesitábamos que se plasmara en el terreno de juego.

-Se ha hablado mucho sobre el equipo de los 'guajes'. ¿Cree que había calidad suficiente para asentar al Sporting en Primera?

-Eso nunca se va a saber por suerte o por desgracia. Éramos un grupo muy compenetrado y sabíamos qué hacer en todo momento.

-El último en abandonar el Sporting de aquel equipo fue Abelardo. ¿Cómo ha vivido su salida?

-Éramos una familia. La marcha del 'Pitu' fue difícil. Al final todos tenemos presente que, en el mundo del fútbol, todo se acaba. Y eso afecta tanto a entrenadores como a futbolistas.

-La salida de Abelardo propició la llegada de un nuevo entrenador. Rubi intenta cambiar la dinámica del grupo. ¿Qué tal con el preparador catalán?

-Yo me encuentro bien con él. Me está dando confianza y se apoya en mí. Tengo que seguir al máximo para salir adelante y disfrutar de más minutos de juego.

-¿Cómo ha vivido la primera parte de la temporada en la que apenas tuvo participación?

-Te tienes que dedicar a entrenar al máximo. Lo haces para el equipo y para uno. Es verdad que hay veces que no puedes remediar pensar mucho en ello y lo normal es bajar un poco el nivel. Lo único que se necesita es confianza y ahora la vuelvo a tener.

-La afición entiende que sigue teniendo un idilio con el gol.

-Por suerte tengo el gol conmigo. Ojalá cada vez que salga pueda aportar cosas al equipo.

-Es cierto que está disfrutando de más minutos desde que Rubi aterrizó en Gijón, pero en el pasado mercado vivió un punto de inflexión. ¿Realmente estaba decidido a abandonar el Sporting?

-Por mucho que quieras a un club, siempre hay que pensar en todo. Quisimos (por él y su agente) preguntar qué les parecía la situación con la llegada de otro delantero. Ahora bien, quiero que quede claro que una vez que he decidido seguir aquí, voy a darlo todo por estos colores.

-Ese delantero del que habla es Traoré. ¿Qué tal con él?

-Es un delantero muy alto y me complemento bastante bien con él. Puedo ir a sus caídas y sus peinadas con la cabeza. Creo que nos podemos compenetrar sobre el campo y de eso se beneficiará el equipo.

-Su contrato con el Sporting expira en 2018. Lo lógico es que el club intente renovar su compromiso antes de que comience su último año. ¿Cómo está su renovación?

-Los que sean un poco inteligentes sabrán leer entre líneas las palabras de mi representante en el último día del mercado invernal. En mi caso, lo único que puedo decir es que me he sentido muy poco valorado por algunas personas del club.

- Los que sí le valoran son los aficionados. ¿Siente su cariño?

-Claro que sí. Todo lo que hago es por ellos. Me quieren muchísimo y me lo demuestran cada vez que pueden. Es todo un orgullo para mí.

-Aún queda mucha Liga. ¿La salvación es posible?

-Sí, por supuesto. Quienes no crean en ella que se bajen del barco ahora como se bajaron el año pasado y hace dos temporadas, cuando nadie creía en nosotros. Yo soy el primero que cree en que se va conseguir el objetivo. Y lo vamos a demostrar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate