Sporting

«Es el mejor partido que hemos hecho», afirma Rubi

Rubi da instrucciones a sus futbolistas durante un lance del encuentro.
Rubi da instrucciones a sus futbolistas durante un lance del encuentro. / PALOMA UCHA
  • El técnico rojiblanco destacó la imagen del equipo, aunque lamentó que todo el trabajo se perdiera «en cinco minutos»

Lo abultado del marcador no ensombreció la lectura positiva que Rubi hizo de su equipo tras el partido en El Molinón. El técnico catalán valoró que sus futbolistas supieran jugar «de tú a tú» a un equipo de la zona alta de la clasificación y afirmó que el nivel ofrecido ayer por el Sporting «es un punto de partida bueno» de cara a los próximos compromisos: «Es el camino a seguir. Podemos competir contra cualquiera. Ahora hay que esperar que volvamos a hacer partidos así porque delante no tendremos al Atlético».

Rubi definió el partido de ayer como «el mejor que hemos hecho desde mi llegada», aunque no quiso pasar por alto los fallos que les condenaron a la derrota. «En líneas generales han sido cinco minutos malos en un contexto de ochenta buenos, pero me quedo con cómo han sido el 0-1 y el 1-3 y pienso que siendo el mejor partido no se pueden cometer esos dos errores. En cinco minutos hemos tirado todo el trabajo», reiteró.

El barcelonés reconoció irse «con el dolor de los cuatro goles recibidos», no obstante, en su opinión, el equipo no hizo un mal papel en el aspecto defensivo: «El primer gol es de regionales y no puede volver a pasar, pero no me gustaría que el equipo y la gente piense que hemos trabajado mal defensivamente».

A lo largo de la semana, el técnico rojiblanco insistió a sus jugadores en que no permitieran un partido con saltos de un área a otra, «porque el Atlético tiene mucha pegada». El plan funcionó hasta la entrada al campo de Kevin Gameiro, un futbolista por el que Rubi confesó sentir predilección: «Nos ha destrozado. Era un jugador que nos podía hacer mucho daño porque es muy rápido».

Entre los aspectos positivos del partido de ayer, Rubi se quedó con que el equipo demostró «que puede jugar de manera directa y al toque», aunque en algunas jugadas «quiso elaborar demasiado». Rubi valoró con buena nota el papel del centro del campo rojiblanco. En cuanto a Sergio Álvarez, el técnico catalán destacó que su nueva posición «es buena para él porque tiene llegada al área y puede hacer algún gol». La salida de balón que ofreció Moi Gómez y la labor en la recuperación de Mikel Vesga también recibieron los elogios de su entrenador.

El técnico sportinguista introdujo su primer cambio en el minuto 76 al dar a entrada a Carlos Castro por Lacina Traoré. Rubi explicó que no quiso hacer sustituciones antes «porque veía bien al equipo y a los jugadores individualmente», aunque lamentó que el segundo gol del Atlético de Madrid llegara justo en el momento en el que Nacho Cases se preparaba para saltar al terreno de juego: «Íbamos a refrescar por dentro el equipo. No nos ha dado tiempo».

A pesar de la derrota, la afición despidió a los futbolistas con una gran ovación, algo que el entrenador rojiblanco apreció: «He visto una comunión tremenda con la grada y tenemos que mantenerla el domingo contra el Celta», apuntó. Volver a enganchar al público era uno de los objetivos marcados por Rubi, quien reconoció que el equipo «hacía tiempo que no se sentía a gusto en nuestro estadio».

Rubi afirmó que espera que en el futuro se vea a un Sporting «parecido al de hoy, pero sin cometer errores graves y un poco más efectivo en los últimos metros», y quiso dejar un mensaje de ánimo para sus jugadores. «Saben que han perdido un partido pero que no se ha acabado la guerra, y también saben que han hecho muchísimas cosas buenas. A partir de aquí creo que la gente se va a levantar rápido», concluyó.