El Comercio
Sporting

80 minutos para mantener la fe

Cerca de mil aficionados del Atlético se desplazaron a Gijón para presenciar el partido de su equipo.
Cerca de mil aficionados del Atlético se desplazaron a Gijón para presenciar el partido de su equipo. / FOTOS PALOMA UCHA Y DAMIÁN ARIENZA
  • El Molinón recuperó la conexión con el equipo a pesar de la derrota

Hay maneras y maneras de perder un partido de fútbol. Muchos de los sportinguistas que hace dos semanas salieron de El Molinón desencantados por la imagen de su equipo ante el Alavés, que resultó depresiva, fueron los mismos que ayer dedicaron una gran ovación a los suyos tras el pitido final. Era ese el ambiente que aspiraba a conseguir Rubi cuando se hizo cargo del Sporting.

Como cada año en vísperas del antroxu, la sardina posó con el equipo antes del encuentro. En esta ocasión lo hizo por partida doble, ya que en esta edición le ha salido una hermana siamesa. La foto, de alguna manera, se ha convertido en una puesta de largo oficiosa del carnaval gijonés, aunque en esta ocasión no trajo al Sporting la suerte de otras veces. Hace dos temporadas, sin ir más lejos, los rojiblancos derrotaron en el último minuto al Albacete en presencia del símbolo 'carnavalero' por excelencia.

Las dos sardinas pudieron saludar muy cerca de los banquillos al padre Fueyo, al que se le vio también en el túnel de vestuarios. Allí, Nico Rodríguez deseó suerte uno a uno a todos los jugadores cuando saltaron al campo. Su homólogo en el Atlético de Madrid, el exfutbolista Caminero, también aprovechó la ocasión para pisar un césped que se le daba especialmente bien en su etapa como jugador colchonero. En los tres partidos que jugó en El Molinón entre 1993 y 1998 logró dos victorias y un empate, y anotó dos goles. Mientras, la manifestación convocada a través de las redes sociales se dejó notar, especialmente entre el publico joven. En el minuto cinco, varias decenas de aficionados abandonaron su butaca como protesta por la gestión del club.

La buena actuación del Sporting despertó los aplausos del público en varias fases del partido. Uno de los más ovacionados fue Burgui. El extremeño recuperó el favor de su afición el pasado domingo en Butarque. La grada también se congració con Mikel Vesga y la pausa que aportó el vitoriano al juego rojiblanco.

«Sporting es de Primera»

Cerca de mil aficionados del Atlético se desplazaron a Gijón desde la capital para ver el partido de su equipo. El grueso del grupo ocupó el sector reservado a los seguidores visitantes en la esquina noreste del estadio, aunque los goles de Gameiro levantaron de sus asientos a algunos seguidores en otras zonas. La convivencia entre las dos aficiones resultó muy deportiva, sin que hubiera que lamentar ninguna incidencia a lo largo de la jornada.

Con el partido decidido fueron muchos los seguidores del Sporting que abandonaron El Molinón antes de que el colegiado González González diera por concluido el encuentro. Para entonces, el sector visitante era una fiesta. Los aficionados del Atlético agradecieron la hospitalidad al resto del estadio con un cántico que ya se escuchó en el enfrentamiento entre los dos equipos de la pasada temporada: «¡Sporting es de Primera!». La ovación sonó casi tan fuerte como la que se llevaron los de Rubi desde el centro del campo antes de enfilar los vestuarios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate