Sporting

Meré busca su mejor versión

Jorge Meré, junto a Canella y Vesga, durante el entrenamiento de ayer en Mareo.
Jorge Meré, junto a Canella y Vesga, durante el entrenamiento de ayer en Mareo. / DAMIÁN ARIENZA
  • El canterano mantiene su compromiso con el equipo pese a que los problemas en el pubis le están impidiendo rendir a su nivel habitual

Hace un par de semanas, algunos jugadores de la cantera del Sporting vieron a Jorge Meré entrenando en solitario en Mareo. El primer equipo descansaba aquella jornada, pero el central ovetense se machacó en el campo número 2 junto al preparador físico, Manel González, para llegar a tiempo al partido contra el Alavés. Sabía que la visita de los vitorianos era una final para su equipo y no quería fallar a los suyos a pesar de que los dolores en el pubis no habían desaparecido del todo.

El compromiso de Meré, distinguido con la 51 edición del Molinón de Plata, con el Sporting es incuestionable. El central sufre desde el final de la temporada pasada una lesión en el pubis que no le ha dado tregua. La situación empeoró tras el partido de Copa contra el Eibar en El Molinón del pasado 29 noviembre. En enero, el central ovetense tuvo que parar para someterse a un tratamiento conservador que ha mitigado las molestias, pero nunca ha terminado de eliminarlas del todo.

El rendimiento del canterano ovetense se ha visto afectado por la lesión. Los problemas en el pubis le han impedido exhibir la potencia y contundencia de la que ha hecho gala en el primer equipo del Sporting desde su debut en 2015 en La Romareda. Tampoco le ha ayudado en muchos partidos el sistema defensivo del equipo, mucho más expuesto al peligro rival que el de la temporada pasada, en la que formó pareja en el centro de la defensa con Luis Hernández tras la grave lesión de Bernardo.

«Me equivoqué en el pase»

En el partido del sábado contra el Atlético de Madrid, Meré cuajó una primera parte notable. En varias acciones puntuales se vio las caras con Fernando Torres, al que ganó en todas las situaciones. Suyo, sin embargo, fue el error en la salida del balón que supuso el tercer gol del Atlético, ya en los minutos finales. El ovetense no se escondió tras el fallo. «Me equivoqué en el pase y Gameiro se quedó solo», lamentó en zona mixta. No obstante, Meré reconoció irse contento ya que el equipo «hizo ochenta minutos buenísimos» en los que fue superior al conjunto madrileño.

Con la baja por lesión del francés Babin -quien ayer continuó trabajando en Mareo al margen del grupo junto al readaptador César Castaño-, Rubi cuenta solamente con Fernando Amorebieta y Jorge Meré como centrales específicos en la primera plantilla. El técnico dispone también del futbolista del filial Juan Rodríguez, aunque por el momento no parece que entre en sus planes darle la alternativa como hiciera Abelardo. El gallego solamente ha formado parte de la convocatoria final del preparador catalán en el partido contra el Alavés, a pesar de entrenar de manera habitual con el equipo.

Bajo estas circunstancias, Rubi no tendrá mucho donde elegir de cara al partido del domingo en El Molinón contra el Celta en lo que al centro de la zaga se refiere. Meré, con su pubis renqueante, seguirá disponible para el técnico por mucho que le duela.