El Comercio
Sporting
Roberto Canella, junto al escudo del Sporting, en las instalaciones de Mareo.
Roberto Canella, junto al escudo del Sporting, en las instalaciones de Mareo. / DAMIÁN ARIENZA

Sporting | «Llegamos a acostumbrarnos a perder»

  • Roberto Canella, capitán del Sporting: «En el vestuario hay plena confianza en que la salvación es posible; nos vemos con opciones tras la primera parte que jugamos ante el Atlético»

Diez años y cuatro meses han pasado desde que debutó Roberto Canella (Pola de Laviana, 7 de febrero de 1988) con el primer equipo del Sporting. Fue un 15 de octubre de 2006 en Tenerife. Desde entonces, el lateral izquierdo solo se pasó un año en el 'exilio', cuando jugó en el Deportivo en la campaña 2014-2015. Como veterano del vestuario rojiblanco, esta temporada Canella ha pasado de no contar para el técnico, en las primeras jornadas, a labrarse la confianza de Rubi en este tramo tan decisivo del campeonato.

-¿Ha cambiado mucho el Sporting desde que llegó al primer equipo?

-Los tiempos han cambiado para bien. Un club tiene sus buenos y malos años y ahora nos toca disfrutar de Primera División.

-Usted también vivió un equipo de canteranos que logró el ascenso en la temporada 2007-2008.

-Sí. Entiendo que si se puede fichar se busque a jugadores fuera de aquí para aumentar la calidad. Este año han venido muchos y son buenos fichajes; es gente que puede dar mucho al equipo. El vestuario es de diez.

-Ahora el vestuario ha cogido algo de aire, pero ha sido muy criticada la gestión de la plantilla. ¿Cómo lo ha vivido?

-Estamos más tranquilos a dos puntos de la salvación, gracias a que ganamos el importante partido ante el Leganés. El equipo está yendo a más y salió reforzado el pasado fin de semana.

-¿Está siendo una temporada extraña, al menos en cuanto a puntuación?

-Es un tanto atípica. Los de abajo apenas puntuamos y aún así todos tenemos opciones. Estamos ahí después de lo mal que lo estábamos haciendo. Ahora solo queremos salir de ahí abajo ganando este domingo al Celta en El Molinón. Es lo que esperamos.

-¿Da rabia no haber cosechado más puntos?

-Ahora mismo se me viene a la mente el partido ante el Deportivo. Nos ganaron en el último minuto. Son detalles. Un empate aquel día hubiera cambiado mucho las cosas.

-¿El vestuario está convencido de que la salvación es posible?

-Hay confianza plena en lograr la permanencia. El otro día, ante el Atlético, hicimos la mejor primera parte del año y ahora nos vemos con opciones.

-¿Estuvieron inmersos en una depresión?

-No sé si llamarlo así, pero nos acostumbramos a perder. Es un pensamiento horrible porque jugásemos bien, regular o mal siempre perdíamos y psicológicamente es muy complicado para el futbolista al que le pasa.

-¿Cómo se acostumbra uno a perder?

-Llega un momento en el que uno piensa que daba igual lo que ocurriese en el terreno de juego. Preparábamos bien los partidos, trabajábamos duro, y a los dos minutos ya perdíamos por cualquier detalle. Luego plantábamos cara al rival y en el último minuto nos hundían con un nuevo gol.

-Se llegó a vivir una desconexión con El Molinón.

-Y los aficionados tenían toda la razón. Si no das resultados ni juego la gente no está contenta. Lo entendimos perfectamente. Al final quieren resultados, que es lo que importa, pero si no llegan las victorias, y encima no transmites, es normal que se quejen.

-Su caso esta temporada se asemeja al que vivió Isma López hace dos temporadas.

-Al principio lo pasé mal porque se me comentó que no contaban conmigo. Yo me quise quedar para ganarme un sitio en la alineación. Ahora siento la confianza del entrenador y eso siempre ayuda a estar mejor.

-¿Fueron sus peores meses como profesional?

-En La Coruña también tuve malos momentos y situaciones complicadas. Intenté tener minutos y no tuve protagonismo, pero me duele lo de aquí porque estoy con mi gente y con mi equipo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate