El Comercio
Sporting

Un carnaval a medias

  • El empate de Iago Aspas enfrió a la grada de El Molinón, que salió del estadio con la sensación de haber dejado escapar dos puntos

  • El empate del Celta enfrió los ánimos del público de El Molinón

En algunos momentos del partido en los que el balón estaba alejado de su portería, Iván Cuéllar actuó como un director de orquesta. El portero rojiblanco levantó varias veces los brazos para encender a la grada de El Molinón. No necesitaba mucho más que eso un público que desde el segundo 48 del encuentro, en la primera ocasión en que el Sporting pisó el área del Celta, el público rugió como lo hizo ante el Atlético de Madrid hace una semana. El equipo parece que ha recuperado la comunión con los suyos.

La celebración del Antroxu tiñó El Molinón de un colorido especial. Tanto en el interior como en los aledaños del estadio se dejaron ver muchos aficionados disfrazados, especialmente niños. También entre los más de mil aficionados del Celta desplazados desde Vigo hubo quien celebró el carnaval con pelucas y disfraces varios. La convivencia entre unos y otros fue totalmente deportiva durante toda la jornada. Los gallegos incluso dedicaron el tradicional cántico de 'Sporting es de Primera' antes de que comenzara el partido. Al descanso, un balón de playa que salió del fondo celeste saltó de sector en sector sin importar los colores.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate