El Comercio
Sporting
Rubi, con rostro serio, llega a la sala de prensa de El Molinón tras el partido.
Rubi, con rostro serio, llega a la sala de prensa de El Molinón tras el partido. / PURIFICACIÓN CITOULA

«Nos faltó eficacia arriba»

  • El técnico rojiblanco destacó la «mayor verticalidad» que mostraron los futbolistas respecto al partido contra el Atlético

  • Rubi considera que el equipo está «en la línea que hay que mantener» y agradeció el respaldo de El Molinón

El gesto de Rubi en sala de prensa no podía ocultar la frustración por el resultado del partido de ayer. El técnico rojiblanco afirmó que el equipo «estuvo muy bien en toda la primera parte y un tramo de la segunda», y reconoció que la victoria no se esfumó tras la expulsión de Meré, sino antes. «No se nos fue al traste en un minuto. Se nos fue por no haber sido eficaces arriba», lamentó tras reconocer que todo habría cambiado si el cabezazo de Traoré mediada la segunda parte no se hubiera estrellado en el poste.

Para Rubi, no obstante, «el equipo mereció más» y consideró que los jugadores «están en la línea que hay que mantener». El empate de ayer contra el Celta, en su opinión, no debería afectar a la plantilla: «Nos estaríamos tirando piedras a nosotros mismos. Estamos siendo superiores a los rivales. Lo de hoy se ha decidido por un simple matiz».

Respecto a la falta que propició el empate del Celta, Rubi se mostró crítico: «El error en la falta es grave. No pueden marcarnos ese gol». Aun así, el entrenador catalán no quiso profundizar más en el asunto y prefirió hacer un balance positivo del partido. «Estamos haciendo las cosas bien. Todo es cuestión de tiempo», declaró justo antes de agradecer el apoyo de la grada: «Con esta afición no hay ninguna duda».

El entrenador rojiblanco vio al equipo en el partido de ayer un poco mejor que en el encuentro de la pasada jornada ante el Atlético de Madrid y destacó su «verticalidad». «El otro día también estuvimos bastante bien, pero hoy -por ayer- hemos generado más ocasiones», explicó.

«Una faena difícil»

Respecto al partido contra el Fútbol Club Barcelona del miércoles en el Camp Nou, Rubi explicó que es «una faena difícil», pero aseguró que el equipo viajará a la Ciudad Condal «con la mentalidad de que lo podemos conseguir». El secreto será «no bajar la línea de juego, la intensidad y la capacidad de generar ocasiones».

El técnico evitó hablar de rotaciones pensando en la visita del Deportivo del domingo, aunque reconoció que aún no tiene decidido un hipotético reparto de minutos para dosificar esfuerzos. «Ahora tenemos dos días para pensarlo. A nivel físico no tengo constancia más que de cansancio», respondió al ser preguntado por cómo se encontró a la plantilla en el vestuario.

Rubi, por último, expresó su deseo de que la suerte sonría pronto al equipo en partidos como el de ayer y que «alguna vez, cuando juguemos mal, ganemos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate