El Comercio
Sporting
Lopetegui conversa con Fernando Garrido, con Maximino Martínez, presidente de la Territorial, detrás.
Lopetegui conversa con Fernando Garrido, con Maximino Martínez, presidente de la Territorial, detrás. / CITOULA

El seleccionador Lopetegui no perdió detalle desde el palco

  • El preparador de 'La Roja' estará esta mañana en El Molinón para dar lustre a la presentación del partido que España jugará en Gijón el 24 de marzo

  • El técnico vasco comió con Abelardo en el Club de Regatas antes de desplazarse a El Molinón

Una cabeza sobresalía por encima del resto en el palco de El Molinón. El 1,87 centrímetros de estatura hizo prácticamente imposible que el seleccionador nacional pasara inadvertido entre las cincuenta personas que se encontraban en el antepalco al descanso del partido entre el Sporting y el Celta. La visita de Lopetegui a Gijón tiene un motivo; acudir a la presentación del encuentro que jugará España ante Israel en El Molinón, el próximo 24 de marzo.

El exportero del Lorgroñes y Barcelona, entre otros equipos, aprovechó el fin de semana para ver a viejos amigos y presenciar el duelo entre el equipo de Rubi y el de Berizzo, siguiendo de cerca las evoluciones de Iago Aspas, autor del tanto del empate y habitual en las convocatorias de 'La Roja'.

El actual entrenador de la selección española absoluta de fútbol tiene en Gijón a un excompañero de fatigas. Julen Lopetegui coincidió con Abelardo Fernández en el Barcelona a mediados de los años noventa. El portero y el zaguero llegaron a la entidad catalana en la misma temporada. En 1994, Lopetegui aterrizó en la Ciudad Condal procedente del Logroñés, mientras que el central hizo lo propio desde el Sporting. Ambos fueron las estrellas de sus respectivos equipos de origen y pasaban a asumir otro rol en el club azulgrana.

Sus trayectorias como futbolistas del Barça fueron en diferentes direcciones, ya que el exguardameta abandonó el club culé tres años después, mientras que el 'Pitu' estuvo en la primera plantilla blaugrana ocho temporadas.

Del pasado seguro que hablaron Julen Lopetegui y Abelardo durante la comida que compartieron en el Club de Regatas, disfrutando de unas espectaculares vistas de la playa de San Lorenzo. El seleccionador se puso al día con el exentrenador del Sporting unas horas antes de acudir a El Molinón para disfrutar del encuentro entre el conjunto rojiblanco y el Celta.

El preparador vasco fue testigo de la gran actuación de Iago Aspas. Un jugador que debutó con la selección esta misma temporada. El propio Lopetegui fue el encargado de darle la alternativa a un delantero que con el paso de las jornadas sigue creciendo como futbolista. El delantero gallego saltó al terreno de juego para revolucionar el choque. Su gol, una genialidad de falta, fue el causante de que el cuadro gallego no regresara de vacío a Vigo. Es probable que la de ayer no sea la última actuación de Aspas en El Molinón. El atacante está respondiendo sobre los terrenos de juego y Lopetegui podría volver a citar al futbolista del Celta para que vuelva a vestir la camiseta de la selección. Y el próximo encuentro de España será en Gijón.

Precisamente, por ese motivo, es por lo que Lopetegui estuvo ayer en El Molinón. El seleccionador será, esta mañana, uno de los invitados a la presentación del duelo que jugará el combinado nacional ante Israel, partido clasificatorio para el mundial de Rusia 2018.

La selección española regresa a Gijón cuatro años después. En marzo de 2013, con Vicente del Bosque al frente, El Molinón presenció un partido internacional. El rival fue Finlandia y el resultado final un empate a uno que fue, cuanto menos, inesperado para muchos.

Pero la de Julen Lopetegui no fue la única cara nueva que se vio en el palco de El Molinón. El alcalde de Vigo, Abel Ramón Caballero Álvarez, no quiso perder la oportunidad de disfrutar del equipo de su ciudad en Gijón. El alcalde gallego llenó las portadas de los periódicos hace unas semanas debido a la suspensión del encuentro entre el Celta y el Real Madrid. El temporal destrozó parte del techo de una de las tribunas de Balaídos y por seguridad se decidió posponer el duelo. El Celta iba a jugar, supuestamente, con suplentes ante la inmediación del partido de vuelta de la Copa del Rey y el Madrid quería jugar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate