Sporting
El verdugo del Barça

El verdugo del Barça

  • Quini le marcó doce goles en ocho partidos de Liga al conjunto azulgrana

Enrique Castro 'Quini', representante institucional del Sporting y mito del sportinguismo, es también uno de los ex jugadores más queridos de la historia del Barcelona. El Brujo regresa hoy a la Ciudad Condal en una fecha muy significativa, ya que tal día como hoy, hace 36 años, tras colaborar activamente en la goleada del Barça al Hércules sufrió un traumático secuestro que duró 25 días.

En la década de los años 70, Quini se convirtió en una obsesión del presidente Agustín Montal, quien en varias ocasiones pretendió gestionar su fichaje. Cada vez que se enfrentaban al Sporting se encontraban con un delantero letal. Los azulgrana sufrieron la efectividad del rojiblanco en ocho de las 23 ocasiones en las que los tuvo de rival, en las que dos de ellas se llevaron de El Molinón un 'hat trick' de Quini, con derrotas traumáticas. El más espectacular fue el de octubre de 1979, que redondeó Ferrero con un triple quiebro que puso en evidencia a Migueli. Antes, el 'Brujo' los anotó de todas las formas, con el portero Amigó como damnificado. Un año antes le había tocado a Artola.

El sueño de Agustín Montal era haber reunido en un mismo equipo a Quini y Cruyff, pero las negativas de Ángel Viejo fueron reiterativas, en una época en la que el fútbol estaba afectado por el derecho de retención, con el que los clubes podían renovar los contratos de los jugadores que finalizaban su compromiso con un incremento de un 10% de la ficha.

Después, Vega-Arango mantuvo las negativas a reiteradas consultas del Barcelona y también del Real Madrid, hasta que en 1980, con el goleador al filo de los 31 años, aceptó la oferta de José Luis Núñez por 180.000 euros de traspaso, en una operación que tuvo conversaciones de muchos tipos, con algunas verdades que quedaron sin conocer, si bien después de tanto tiempo pueden quedar en el baúl del olvido.

La efectividad de Quini la sufrieron Sadurní, Reina, Mora, quien también la sufrió con el Rayo Vallecano y el Murcia, Artola y Amigó. En el Sporting, también se acusó la efectividad del Brujo en su etapa azulgrana, tanto en la Liga, en la que su hermano Susi Castro y Rivero recibieron goles suyo, como en la final de la Copa, en la que sus dos tantos fueron clave para que el Barça le ganara el título a los rojiblancos. El portero de aquel encuentro fue Rivero, quien estuvo vendido ante el ataque barcelonista.

En la segunda etapa rojiblanca de Quini le tocó al recordado Urruti, en dos ocasiones, quien ya sabía lo que era recibir goles del Brujo en la Real Sociedad y en el Espanyol, y a Amador, quien también los padeció en su etapa en el Hércules.

Quini es el goleador por excelencia de la historia del Sporting, con 519 partidos oficiales disputados, correspondientes a la Liga, Copa, Cola de la UEFA y Copa de la Liga, y 272 goles anotados. En el Barcelona jugó 123 encuentros, con 60 goles anotados. En las 19 temporadas en las que fue profesional sólo vio la tarjeta roja en una ocasión, en un partido en San Andrés, con arbitraje del madrileño Jacinto de Sosa, por no ponerse de acuerdo en la distancia de una barrera en el lanzamiento de una falta. Historias del arbitraje.

Tras dejar el Barcelona, en el que militó, cuatro temporadas, quedó sin equipo a los casi 35 años. Los técnicos del Sporting no valoraron la posibilidad de su fichaje hasta que se enteraron que, empezada la temporada 1984-1985, estaba entrenándose con el Oviedo, que en aquella época estaba en Segunda El club rojiblanco reaccionó en el mes de octubre, en una campaña en la que no se pudo fichar un delantero centro, con lo que la vanguardia quedaba reducida a Eloy y Zurdi, con un joven Joaquín Villa a la expectativa. Su contratación se cerró en octubre y un mes después debutaba ante el Valencia, partido en el que empezaba su segunda etapa rojiblanca.

Sólo dos jornadas después anotaba su primer tanto en el nuevo episodio con los gijoneses con el Barcelona como víctima.

Al margen del partido del Camp Nou, la presencia de Quini destapa el baúl de los recuerdos entre el Sporting y el conjunto azulgrana.