El Comercio
Sporting
Rubi, detrás de Dani Ndi en el entrenamiento del lunes en Mareo.
Rubi, detrás de Dani Ndi en el entrenamiento del lunes en Mareo. / CITOULA

sporting

El Sporting pide cita con la épica

  • El partido del sábado en Mestalla abrirá una serie de encuentros cruciales durante el mes de marzo y en el inicio de abril

  • El equipo debe sumar en doce jornadas más puntos que en veintiséis

El Sporting tiene que lanzarse a una carrera a tumba abierta, sin mesura, en estas doce jornadas que le restan al campeonato de Liga. La empresa es titánica y el margen de maniobra, como confirmó el propio Sergio Álvarez este lunes, «prácticamente nulo». Pero en el intestino de Mareo nadie quiere agitar la bandera blanca, en señal de rendición, antes de tiempo. El club, como ayer informó EL COMERCIO, quiere darse de plazo este mes de marzo para ver si hay alguna reacción y si no tomar ya cartas en el asunto. Los jugadores, mientras, optan por vivir al límite el momento, con una mirada cortoplacista, porque la situación no admite otro análisis. «A día de hoy cuanto menos miremos la clasificación, mejor», reconoció el avilesino.

El más difícil todavía para el Sporting implica sumar en los doce partidos que restan para el final algo más de los 17 puntos que contabiliza el equipo después de 26 jornadas de fútbol. La maniobra, contra la tendencia actual, obliga al grupo de Rubi a encadenar unas cinco o seis victorias para alcanzar el remonte, además de algunos puntos que pueda recoger por el camino procedentes de empates. No sería una garantía de permanencia, pero con siete puntos que recortar -el Deportivo está a seis, pero cuenta a su favor con la diferencia de goles- es la única fórmula para acercarse al objetivo, muy comprometido después de la derrota frente al conjunto coruñés.

El Sporting no está para examinar la clasificación con remilgos, priorizando unos partidos sobre otros, y menos en la visita a Mestalla, que representa la primera opción para levantarse del golpe del pasado fin de semana y comenzar a puntuar de tres. El siguiente encuentro llevará al Granada, un rival directo, a El Molinón. Y el mes de abril se abrirá con la visita a Sevilla y el desplazamiento del Málaga a Gijón. Las opciones del Sporting pasan por sacar una cantidad de puntos importante en este tramo de partidos. Porque tras él llegarán dos compromisos de difícil acceso: el viaje a Anoeta, que solo ha perdido tres encuentros en su campo, y el recibimiento al Madrid, con lo que implica la apretura que se aprecia en la cúpula de la clasificación.

Seis encuentros finales

A partir de ahí quedarán seis encuentros para el desenlace: Osasuna (El Sadar), Espanyol (El Molinón), Villarreal (El Madrigal), Las Palmas (El Molinón), Eibar (Ipurúa) y Betis (El Molinón). Muchos de los rivales con los que se cruce el Sporting en este tramo, como Osasuna, podrían tener finiquitada la temporada, pero la misma visión vale para el resto de rivales directos en la lucha por la salvación. Es un hecho que en este tramo siempre ha primado la necesidad, cuando las piernas de los clubes con el año resuelto aflojan, y que los equipos de la parte baja aumentan su ritmo de puntuación.

Con ese escenario, el Sporting está obligado a modificar de forma radical su conducta y a sumar en estos doce partidos una puntuación superior a los 17 que lleva en este punto de la temporada, casi la mitad de los 36 que hay en juego, para recortar esos lejanos siete puntos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate