Sporting
Cop, en el futbolín del salón de concentraciones de Mareo.
Cop, en el futbolín del salón de concentraciones de Mareo. / ARIENZA

Sporting

«Quiero demostrar que mi sitio está en el campo»

  • Duje Cop, delantero del Sporting

  • «Me da mucha rabia no poder ayudar al equipo ante el Granada. Volví a la titularidad después de mucho y ahora estoy obligado a parar»

A Duje Cop (Vinkovci, Croacia, 1990) las palabras le brotan desde la sinceridad más profunda. Su estado de ánimo fluctúa estos días entre la tristeza y el mosqueo. Se reconoce dolido mayoritariamente por dos motivos: su forzosa ausencia el domingo en la cita capital de El Molinón frente al Granada, de la que ha quedado excluido por un exceso de tarjetas amarillas, y la 'cremá' que inició en Mestalla con su octavo gol del campeonato, pero que se quedó a medias. Durante su conversación con EL COMERCIO, el '24' intercala alguna palabra en inglés, al que recurre cuanto se le agota el repertorio, cada vez más amplio, aunque su mensaje se entiende sin distorsión y con claridad meridiana. Futbolista de entrega física extrema, en su vuelta a la titularidad en Valencia se desmelenó con una actuación notable.

No tiene buena cara.

Estoy triste. No puedo decir otra cosa. El resumen es que otra vez estuvimos bien, en un campo muy complicado como el del Valencia, pero de nuevo no logramos la victoria que tanto necesitamos. Parece que podemos estar mejor, peor o regular, pero perdemos o empatamos. No estamos teniendo nada de suerte. Tengo la sensación de que no ganamos un punto en Mestalla, perdimos dos. Y necesitábamos ganar tres puntos esta jornada, pero la fortuna nos dio la espalda otra vez. No estamos teniendo suerte este año y creo que hacemos méritos para tenerla.

La visita del Granada a Gijón ha entrado en otra dimensión, ¿no?

Contra el Granada tenemos otra final. Siempre es una final. Y tenemos que ir a por todas. A nivel personal estoy muy triste porque me sacaron la quinta tarjeta amarilla y no voy a poder jugar ese partido. Me da rabia. Estoy muy descontento porque volvía a la titularidad en Mestalla después de mucho fuera, porque el míster no me veía entonces o tenía otro criterio, y ahora estoy obligado a parar. Estoy muy disgustado por todo. Me da mucha rabia no poder ayudar al equipo.

En Valencia hizo un partido muy meritorio teniendo en cuenta el campo de minas que es Mestalla para los rivales y su situación, relegado con la llegada de Traoré.

Quiero demostrar que mi sitio está en el campo, no en el banquillo o en la grada. Deseo que el míster crea en mí y voy a pelear por ello, pero, sobre todo, por que el Sporting se quede en Primera.

¿Qué fue lo que pasó cuando fue sustituido por Castro? Se le vio muy encendido con el árbitro, que le amonestó porque entendía que quería perder tiempo.

Estaba lesionado. Tenía una sobrecarga en el gemelo. Me molestaba mucho. El míster me sustituyó, pero en ese momento estaba en el suelo y me costaba levantarme y salir. Pero el árbitro me sacó la tarjeta amarilla. Creía que si seguía diez minutos más en el campo, me rompía.

Con sinceridad, ¿cree en la permanencia con la distancia que se ha abierto con los últimos puestos de permanencia?

Hasta el final. Matemáticamente se puede. ¿Por qué no? Estamos jugando bien, pero no ganamos partidos. Tenemos que seguir buscando la victoria para poder dar ese salto en la clasificación que nos lleve hacia arriba.

A nivel personal se juega su futuro en estas últimas jornadas. Si el Sporting permanece en Primera, el club ejecutará la opción de compra que tiene sobre usted y seguirá en Gijón.

Junto a todos mis compañeros llegué para mantener al Sporting en Primera División. La situación está complicada, pero tenemos que seguir a por todas. En partidos fundamentales he estado fuera y no he podido ayudar, pero siempre estaré contento si las victorias llegan, aunque juegue otro compañero. Lógicamente, como cualquiera, siempre quiero estar en el campo, pero firmaría no jugar si nos salvamos.

¿Seguirá en el Sporting la próxima temporada?

Mi deseo es continuar en Gijón. Todo es posible en el fútbol y seguimos creyendo en que podemos salvarnos. No debemos ceder ahora.