Sporting

sporting

Sporting | «Lucharemos hasta el último minuto»

Burgui y Moi, y los veteranos Cundi y Jiménez acompañaron a la Peña Sobiñagu.
Burgui y Moi, y los veteranos Cundi y Jiménez acompañaron a la Peña Sobiñagu. / Citoula.
  • Las peñas vaticinan un domingo difícil, pero feliz en el camino hacia la permanencia

  • «Tenemos que ganar, ganar y ganar. Y, después, que fallen los demás. Iremos a El Molinón a recibir al equipo, a apoyarlo»

Agradecida, comprometida y siempre fiel, la afición del Sporting, al contrario que otras, no está sujeta a los vaivenes de la fortuna. Siempre está ahí. Fiel. Al lado de su equipo. Como si se tratase un compromiso matrimonial. En lo bueno y lo malo. En los momentos de gloria y en los momentos delicados que hoy marcan el devenir de su equipo. «Hay que seguir peleando. Lucharemos hasta el último minuto», apunta un Manuel Marcilla, presidente de la Peña Villa de Nava, firme en sus palabras, que vaticina un final de traca, de fiesta, y que se muestra seguro de que los tres puntos ante el Granada se quedarán en casa. Todo ello, con un ambiente general de optimismo sobrevolando a los aficionados rojiblancos, hace que el domingo tenga todos los ingredientes para acabar de forma feliz.

El conjunto que tiene en sus manos el técnico Joan Francesc Ferrer Sicilia, popularmente conocido por Rubi, notará la presencia de los simpatizantes del Sporting el domingo en las gradas de El Molinón. Nunca dejarán solos a sus jugadores. «Iremos a recibir al equipo al estadio para apoyarlo», adelanta Joaquín Rodríguez, cabeza visible de la Peña La Regence. «Habrá un gran ambiente. Coincide con el Día del Padre. Comeremos y, después, a El Molinón a ganar los tres puntos», apunta, por su parte, Víctor López, de la Peña Sobiñagu.

Miles de aficionados peregrinarán hacia el campo, que ofrecerá otra vez la mejor de las imágenes: la de un estadio casi lleno. De hecho, la iniciativa puesta en marcha por el club del 'día del acompañante', por la que cada socio puede conseguir un máximo de cuatro entradas para acompañantes de entre 10 y 15 euros, tuvo una gran acogida. En su primer día, se vendieron más de 1.500 y se agotaron las de las tribunas Este y Sur y de las gradas Este y Sur.

Pero eso será el domingo. Hoy es el día de todos aquellos que alientan al Sporting. La consigna es clara. «El apoyo al equipo es a muerte. Es la última bala en la recámara. El partido que servirá para engancharnos a la permanencia», hace hincapié Marcilla. «Estamos con los jugadores. Nos podemos salvar. Estamos seguros», añade el dirigente de la Peña Sobiñagu, Víctor López. «De Mestalla salimos con mal sabor de boca, con sensación de impotencia, pero nos da igual. Tenemos que ganar, ganar y ganar. Y, después, que fallen los demás», señala Joaquín Rodríguez, de La Regence.

Si de todos es conocida la soledad del corredor de fondo, nada tiene que ver con el poder de arrastre del conjunto rojiblanco. Manuel Marcilla apuesta por el grupo -«lo sacaremos adelante todos juntos. Va resolverse por detalles. Si el equipo juega como ante el Celta o el Atlético, se puede ganar bien al Granada»-, Víctor López transmite optimismo con sus palabras -«todos tienen una buena racha de resultados y a nosotros nos tocará durante este fin de temporada»-, y por la cabeza de Joaquín Rodríguez no pasa otra cosa que «ganar y ganar». «Es nuestro día. Vamos a ganar», añade.

En similares términos se expresa el presidente de Unipes. «Nos jugamos la vida, pero la afición está con los jugadores», se arranca. «Estamos todos unidos. Es nuestra última bola de partido. Hay que ganar un partido y, después, todo vendrá rodado», hace hincapié el dirigente de la Unión de Peñas Sportinguistas.

Balón de oro para Meré

Mientras tanto, el programa de radio Rincón Sportinguista y la Peña Portalsportinguista.com hicieron entrega el lunes de la tercera edición del balón de oro sportinguista. El galardón de oro, fruto de las votaciones de los aficionados, recayó el central Meré. El canterano lo recogió en compañía de su compañero Sergio. Suyo fue el de plata. Y el de bronce recayó en el exrojiblanco, y ahora jugador del Málaga, Jony.