Sporting
Cartel que se colgó a primera hora de la tarde en las taquillas de El Molinón para informar a los aficionados.
Cartel que se colgó a primera hora de la tarde en las taquillas de El Molinón para informar a los aficionados. / E. C.

La afición del Sporting responde a la llamada y agota en día y medio todas las entradas

  • El Molinón se prepara para el lleno ante un partido decisivo para la salvación rojiblanca

El Sporting no estará solo en su batalla del próximo domingo ante el Granada. Cerca de treinta mil personas estarán en las gradas de El Molinón alentando a su equipo y aportar así su grano de arena en la búsqueda de un resultado positivo que alimente la esperanza de la salvación para los rojiblancos.

Las taquillas del estadio colgaron ayer, a primera hora de la tarde, el cartel de 'agotadas las localidades' después de que el club rescatara para este partido el 'día del acompañante', un planteamiento que permite a cada socio retirar un máximo de cuatro localidades con su abono con precios comprendidos entre los diez y los quince euros.

Una iniciativa habitual en las últimas temporadas que tiene como fin conseguir la mayor asistencia posible dada la trascedencia que tiene el choque en cuestión. Conviene tener presente que el Sporting se juega ante el conjunto nazarí las pocas posibilidades de salvación que todavía tiene.

La afición sabe de la relevancia del envite y no fallará en la cita. Ha sido suficiente día y medio para liquidar todo el papel disponible (alrededor de 2.500 entradas). Solo el martes se habían vendido más de la mitad de las localidades disponibles, finalizando con las existencias correspondientes a las tribunas Este y Sur, así como las gradas Este y Sur. En la mañana de ayer se vendió el grueso de las entradas restantes para aquellos aficionados que se ubicarán bien en el Fondo Norte o en la Tribuna Oeste, demarcación del campo desde la que más caro resulta ver el fútbol.

Es digno de mención que no solo se terminó el papel puesto a la venta en taquilla para los socios, sino también para el público en general, un hecho significativo que constata el seguimiento que va a tener la cita del domingo entre los aficionados, que comparten la idea de que puede ser una oportunidad para revitalizar la ilusión en el tramo final.

La mejor entrada en lo que va de temporada se consiguió en la jornada sexta coincidiendo con la visita del Barcelona a El Molinón. Entonces, casi 26.000 vieron en directo el choque. Si no ocurre nada extraño, este domingo se superará esa cifra y eso a pesar de que no espera una nutrida presencia de aficionados rivales en el coliseo gijonés.

No es el caso de la afición sportinguista que ha demostrado su compromiso con el club, al margen de la trayectoria deportiva del equipo o las discrepancias con la gestión. Jorge Meré, uno de los futbolistas más admirados por la grada, repartió elogios entre los seguidores rojiblancos. «Nunca nos ha dado la espalda, ni en los malos momentos», advirtió el defensa internacional, que pide a la afición «que no cambie nunca, que siga igual y que no se desanime».