Sporting

SPORTING

Sporting | Otra vez Estrada Fernández

fotogalería

Estrada Fernández muestra la tarjeta roja a Sergio, expulsado por doble amarilla, ante la protesta de Mascarell, en el encuentro del año pasado disputado en Los Cármenes. / E. C.

  • Influyó en aquella victoria del Granada en el último curso con el penalti señalado a David Barral y un gol legal anulado a Tonny Sanabria

  • El colegiado ilerdense fue decisivo el año pasado en la derrota del Sporting en Los Cármenes

Cuando hace unos días el Comité Técnico de Árbitros comunicó el nombre del colegiado designado para el Sporting-Granada, alguno pensó que la elección venía a ser algo así como una broma pesada por los antecedentes. No gustó. Nada. Y se interiorizó como una decisión huérfana de tacto por la huella que había dejado el protagonista en la memoria. Javier Estrada Fernández, del Comité Catalán, fue el elegido por el organismo. La noticia escoció en el sportinguismo, al que le olió a cuerno quemado la designación. Este árbitro de Lérida, de 41 años, ya había dirigido la pasada temporada el mismo encuentro, aunque a la inversa, con los rojiblancos en su versión visitante y un partido salpicado por la polémica con una actuación suya muy desafortunada.

Su arbitraje en la cita del último curso en Los Cármenes fue grotesco; un elemento totalmente desnivelador en el resultado de la contienda que medía al Granada y al Sporting, en la que triunfó el equipo nazarí (2-0), que estiró el cuello en los puestos bajos y hundió en las arenas movedizas al equipo de Abelardo. Pocos han olvidado lo sucedido aquella tarde-noche a los pies de La Alhambra, fresca y ventosa, en un escenario clasificatorio muy similar al que ofrece el domingo. Los gritos de impotencia de Jony de camino al vestuario, la sonrisa de Quique Pina, el rugido de Abelardo, la picardía callejera de Barral en el área del Sporting, el golpe que rompió una valla de publicidad en el pasillo de los vestuarios...

El incendió que provocó el catalán fue mayúsculo y desembocó en un brutal estallido en rueda de prensa de Abelardo, que había mostrado un perfil bajo hacia el trabajo del estamento arbitral hasta ese momento. Pero, con las pulsaciones enloquecidas y sintiéndose muy perjudicado, el 'Pitu' dejó salir de golpe toda esa rabia incubada, sin morderse la lengua. «Nos han robado. Me siento robado. Que me sancionen con cincuenta partidos», clamó el técnico gijonés, que extendió la dureza de su reflexión durante algunos minutos: «Estoy muy caliente, hecho una mierda. Los chavales no se merecen ese trato porque este club es el Real Sporting, no el 'arrancatapinos' fútbol club».

Pese a los goles de El Arabi y Success, el guión de aquel partido lo escribió este veterano colegiado de Lérida, diplomado en Trabajo Social y licenciado en Ciencias del Trabajo, además de cursar estudios de psicología, contra la máxima profesional que siempre ha manifestado: «Que al final del partido no se acuerden ni de cómo me llamo. No quiero ser protagonista de nada». Lo cierto es que no tuvo un buen día aquel pasado mes de marzo en el césped de Los Cármenes, de donde expulsó a Abelardo y a Sergio Álvarez, por doble amarilla, además de invalidar un gol legal de Tonny Sanabria, que se encontraba en línea tras empujar a la red un disparo de Mascarell que había dejado tiritando el larguero.

El clímax de su desafortunada actuación tuvo lugar en el minuto 71, cuando picó en una astuta maniobra del exrojiblanco David Barral, en la que el gaditano, que se encontraba a la espalda de Mascarell dentro del área del Sporting persiguiendo un balón, enredó su pierna con la del canario y se dejó caer. «No le digo que soy perfeccionista, pero casi. Sé que todo es mejorable. Y quiero crecer. Me duele mucho el fallo», aseguró Estrada Fernández durante una entrevista en 2013.

Prometedor en sus inicios, debutando en Primera en 2009 en un partido disputado entre el Mallorca y el Xerez, este colegiado catalán alcanzaría su mejor momento profesional en los años inmediatamente posteriores. En 2010 y 2012 se llevó el Silbato de Oro al mejor árbitro de la Liga, llegando a abrazar la escarapela internacional en 2013, aunque en las últimas temporadas su ojo ha perdido fiabilidad, como quedó patente en el partido de Granada. Osasuna, sin ir más lejos, emitió este año un duro comunicado contra su labor después del choque disputado entre el equipo 'rojillo' y el Sevilla en El Sadar (3-4), en el que los locales denunciaron importantes perjuicios.

Octava temporada

Javier Estrada Fernández cuenta su octava temporada en la categoría, con 154 partidos dirigidos. Este año solo se ha cruzado en el camino del Sporting en una ocasión con motivo del desplazamiento de los rojiblancos a Leganés, que se saldó con victoria para el equipo de Rubi en un partido con escasas acciones para la polémica. Con ese recuerdo, el club gijonés confía en que el silbato del ilerdense pase sin ruido por el verde de El Molinón, con una actuación discreta, y que no reproduzca un incendio de la magnitud del que tuvo lugar en Granada. Que borre su huella.