Sporting
Rubi hace indicaciones a sus futbolistas durante un lance del partido de ayer.
Rubi hace indicaciones a sus futbolistas durante un lance del partido de ayer. / DANIEL MORA

«El resultado es justo»

  • «Entrenaremos con un poco más de alegría en esta semana de descanso», reconoció el catalán, que agradeció a El Molinón su respaldo

  • Rubi destacó la reacción de sus jugadores tras el gol del Granada y el gran número de ocasiones generadas

A la quinta fue la vencida para Rubi, que ayer vivió su primera victoria en El Molinón desde que se encuentra al frente del Sporting. El técnico catalán, visiblemente contento por el partido cuajado por sus jugadores, destacó la capacidad de reacción del equipo tras el gol del Granada como la clave para lograr tres puntos importantísimos. «No hemos renunciado a seguir jugando a pesar de vivir una situación delicada. Tampoco nos hemos pasado de nervios ni nos hemos hundido», destacó el de Vilasar de Mar.

Para Rubi, «el resultado es justo» por el vendaval de ocasiones de las que dispuso el Sporting. «Entraron tres, pero pudieron ser más», reconoció el técnico. No obstante, Rubi quiso rebajar la euforia al recordar que «la situación sigue siendo delicada y complicada, pero el equipo está compitiendo a muy buen nivel».

Rubi no ocultó que en algunas fases del partido llegó a sentir «un poco de desesperación» al ver que el equipo no conseguía convertir en gol ninguna de sus múltiples llegadas al área de Ochoa, «porque sabes que lo puedes pagar caro», como así sucedió en la primera aproximación peligrosa del equipo andaluz al área de Diego Mariño.

La manera de lograr el triunfo, pese al susto inicial, puede ser un estímulo más para los jugadores rojiblancos según Rubi, ya que pone en valor su capacidad de reacción. «Estas cosas ayudan mucho, dan mucha confianza», explicó.

El Sporting planteó el encuentro con mucha atención a la velocidad de los tres hombres de ataque del Granada. En ese sentido, Rubi destacó el orden que mostró el equipo rojiblanco en las situaciones en que no tenía el balón: «No hemos sufrido en exceso. Hemos cogido muchas contras y lo importante es que no nos pillaron a nosotros».

En cuanto al penalti errado por Traoré, que previamente Douglas había pedido lanzar, Rubi confesó que dejó en manos de los jugadores la decisión: «Nuestros lanzadores son Duje, Castro y Moi, y no había ninguno de ellos en el campo». La acción no tuvo influencia en la victoria del Sporting, algo que Rubi afirmó que le dejó «más tranquilo», ya que debía haber sido responsabilidad suya elegir al lanzador.

Precisamente Lacina Traoré, pese al fallo en el penalti, se llevó los elogios de su entrenador por su actuación en los minutos que estuvo sobre el terreno de juego. «Ha salido a comerse el mundo, a ayudar al equipo y a olvidarse de todo»», dijo Rubi en relación a la polémica protagonizada por el jugador marfileño en los últimos días.

Una victoria del Sporting en el partido anterior en El Molinón, contra el Deportivo, habría permitido a los rojiblancos abandonar los puestos de descenso a estas alturas. Rubi prefirió centrar su análisis en el encuentro de ayer, aunque deslizó que sí se había dado cuenta de ese detalle. «Es fuerte. Hemos pasado cuatro partidos en casa en los que solamente logramos un punto, ante el Celta. Ganar al Dépor habría dado la vuelta a la tortilla. Prefiero no pensarlo».

Los tres puntos obtenidos frente al Granada en un partido clave permitirán al Sporting afrontar con más alegría el parón liguero del próximo fin de semana por los compromisos internacionales. «Entrenaremos con más optimismo esta semana», afirmó el entrenador rojiblanco.

Rubi, por último, tuvo palabras de agradecimiento para la afición sportinguista por el apoyo brindado a sus jugadores durante toda la jornada de ayer, desde el recibimiento previo hasta el último minuto del partido. «Es un espectáculo. Me ha puesto la piel de gallina. Ves a la gente con las bufandas, empujando... Se disfruta muchísimo», finalizó el entrenador del Sporting.