Sporting

SPORTING | «El nivel de juego es alto, falta un poco de suerte»

Salinas, entre su hermano Patxi, Guerrero, Giner, Juan Sánchez y 'Lobo' Carrasco.
Salinas, entre su hermano Patxi, Guerrero, Giner, Juan Sánchez y 'Lobo' Carrasco. / JORGE PETEIRO
  • Salinas, que regresó a Gijón junto a otros exsportinguistas como Pier y Giner, confía en que la victoria ante el Granada afine la puntería rojiblanca

A Julio Salinas le cuesta caminar por Gijón sin que algún viandante le aborde para pedirle una foto, un autógrafo o simplemente saludarle. Han pasado más de veinte años desde que dejara El Molinón para fichar por el Yokohama Marinos, pero los sportinguistas no le olvidan.

«Noto por las redes sociales cada día esa sensación y es una alegría. Siempre he dicho que ha sido la afición que mejor me ha tratado y eso no se me va a olvidar nunca», expone el exdelantero bilbaíno. Agradecido por ese cariño, quiso corresponderlo con gentileza en su regreso a la ciudad junto a otros jugadores sportinguistas durante la década de los 90 como su compañero Giner y Pier, su antecesor como referencia ofensiva en El Molinón, que no desaprovechó la ocasión para departir con Quini y después expresar la admiración hacia su figura, al catalogarle como «el mejor delantero de la historia de España». Todos desean que el conjunto que dirige Rubi logre eludir el descenso, aunque Julio Salinas no oculta que «es complicado porque son muchos puntos de diferencia y faltan pocas jornadas».

El espigado delantero vasco echa en falta algún punto que se quedó a las puertas de entrar en el casillero sportinguista, «muchas veces injustamente», y piensa que los argumentos desplegados por los gijoneses sobre el terreno de juego no encuentran un reflejo fiel en el número de triunfos cosechados. «El nivel de juego que están demostrando es alto y les falta un poco de suerte para que lo acompañen con resultados», arguye tras lamentar la falta de «suerte en algún arbitraje» a lo largo de la temporada.

«Ha habido partidos en los que ha sido superior a su rival, como en el día del Celta, y al final no pudo cosechar la victoria. Contra el Valencia también lo tuvo en su mano y se le escaparon dos puntos cuando fue mejor. La dinámica no era buena en cuanto a resultados», recuerda el exjugador, que, amparado en una larga experiencia de casi dos décadas en la élite del fútbol nacional, alude a la importancia que puede tener un triunfo como el logrado por el Sporting en la última jornada para impulsar un cambio de rumbo.

Goles para la confianza

«Esperemos que el triunfo contra el Granada, más allá de la confianza, sirva para lograr que la dinámica ahora sea positiva», expresa el bilbaíno, que en su única campaña completa con la elástica del club gijonés logró veintidós tantos entre el campeonato liguero y la Copa del Rey. Más puntería es lo que echa en falta en un equipo rojiblanca que en las últimas jornadas ha modificado a su hombre más adelantado sobre el césped. «Se necesitan hacer goles, porque ocasiones se crean. Este año se han cambiado los 'nueves'. Ojalá los goles del pasado domingo den confianza y a partir de ahora cada vez que llegues seas más efectivo», desea esperanzado.