El Comercio
Sporting
Álex Menéndez, ayer, en el entrenamiento del filial.
Álex Menéndez, ayer, en el entrenamiento del filial. / DAMIÁN ARIENZA

Sporting | «Por mi cabeza solo pasa regresar más fuerte que nunca»

  • Álex Menéndez encara la fase final de la recuperación de la rotura del ligamento cruzado de su rodilla derecha entrenándose en Mareo con el filial

«Se me cayó el mundo encima». Son las primeras palabras que le vienen a la mente a Álex Menéndez cuando recuerda lo acontecido el pasado 2 de agosto. En el segundo entrenamiento de la pretemporada del Girona, el jugador terminó en el suelo después de que un mal gesto de su rodilla derecha le produjera un dolor desconocido para él. Había roto el ligamento cruzado. «La desgracia se produjo en un rondo, no me lo podía creer», comenta el futbolista asturiano.

Álex Menéndez concluyó su compromiso con el Sporting el pasado verano. Su continuidad en Gijón no fue valorada por el club al igual que ocurrió con otros componentes del equipo de los 'guajes' como Guerrero, Álex Barrera o Dennis. «Hubo cosas que no me beneficiaban y busqué un equipo que fuera más cómodo para mí», asegura. La elección del defensa fue la de jugar en el Girona en Segunda División. Con el cuadro catalán firmó dos temporadas, pero su carrera en tierras catalanas duró bastante menos de lo esperado.

El conjunto gerundense decidió dar marcha atrás al contrato firmado por las dos partes nada más conocer el alcance de la lesión, esgrimiendo el argumento de que el futbolista. El club aseguró que Álex Menéndez había llegado lesionado a la pretemporada. «Acabamos teniendo un juicio con el que se llegó a un acuerdo. Estoy muy contento por cómo terminó todo», afirma el lateral que asegura no guardar rencor al Girona por su actitud, poniendo en tela de juicio su profesionalidad.

Han pasado más de siete meses desde aquel triste episodio en el que contó con el respaldo de la AFE. Tampoco le faltó el apoyo del que toda la vida ha sido su club. El Sporting le abrió las puertas de Mareo para llevar a cabo su recuperación. Álex Menéndez empezó entonces una maratón, entrenándose en sesiones dobles para restablecerse por completo de su dolencia y hacer posible su sueño de volver a sentirse futbolista. El ovetense, después de mucho esfuerzo en solitario, encara la recta final de su recuperación. El club rojiblanco tampoco le ha dejado solo en esta etapa: «Estoy muy agradecido al que considero mi club por darme la oportunidad de entrenarme con el filial». Desde hace unos días, José Alberto, entrenador del Sporting B, cuenta con un miembro más para completar los entrenamientos. «Llevo muchas semanas trabajando solo, pero un futbolista necesita participar con un grupo para que le exijan el máximo», explica el jugador, que fue una pieza clave para el conjunto gijonés en la primera vuelta de la pasada campaña, anotando incluso dos goles que resultaron decisivos en el devenir de la competición.

El peor momento para Álex Menéndez ya ha pasado. Ahora solo se centra en llegar en plenas condiciones al mercado veraniego para ponerse en el escaparate. El único objetivo que se marca el jugador es continuar su carrera profesional sobre los terrenos de juego. Ni siquiera se plantea en qué categoría le gustaría competir. Por ahora, confiesa, su cabeza está centrada en volver a sentirse futbolista: «Pese a que sufrí una grave lesión con unas circunstancias inusuales, nunca pensé en dejar el fútbol. Por mi cabeza solo pasa regresar con más fuerza que nunca. Este tiempo me ha servido para conocerme mejor a mí mismo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate