El Comercio
Sporting

VILU EN... LA RUTA

El Alvoroto

A lboroto ye con b, chaval», dijo el Alter Ego. 'Pero esto ye un país libre', dije yo; les coses clares, oye. La culpa ye mía por traelu. Lo que pasa que si no lu traigo, luego pésame, ¿no sabes? Gustai el fúbol.

En fin, aquí, en la Ruta, en la terraza del Alvoroto, estase mejor que en Sevilla...

-¿En Sevilla? ¿Cuándo estuviste tú en Sevilla, chaval?

-Pero bueno, hombre, ¿no te das cuenta de que me dejes en evidencia?

-La verdá flota, tío.

Pido un agua:

-¿Qué ye? ¿Yo no bebo? -dice.

-De lo mío. Y sin pasate.

Cuando éramos chavaletes íbamos a la Ruta: al 2000, al Pío, al Corona (al Corona menos; era de pijos), a La Perla... Íbamos también a La Cornisa Cantábrica (que tenía el suelu como la mi habitación) y al Caribe y al Molinucu y a más sitios, aunque eso ya no era la Ruta: al Auseva, alguna vez al Oriental...

-¡Y al Maratón qué, ho? ¿No íbamos?

¡El Maratón!... Él también iba, claro: '¡Podíes habete quedao allí!', i digo.

-¿Cómo? -me dice la fotógrafa.

-¡Oh!, nada. Hablaba solu...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate