El Comercio
Sporting

SPORTING

Sporting | El Molinón entra en erupción

    fotogalería

    Vista aérea de El Molinón.

    • El Sporting enfrenta este miércoles ante el Málaga el partido más importante del año

    • Una victoria mañana ante el equipo de Míchel, enfangado en una dinámica de 8 puntos de 48 posibles, abre la puerta de par en par a la salvación

    Un cosquilleo nervioso recorre estos días Gijón y la Asturias rojiblanca, totalmente entregada a la brutal contienda de mañana frente al Málaga (El Molinón, 20.30 horas). Este miércoles el campo del Sporting no será ni el lugar ni el momento para los indecisos y timoratos. Porque va a entrar en erupción. La explosión amenaza con abrasar a uno de los dos equipos. La coyuntura es tan extrema que ni al equipo andaluz, siempre cariñoso y sensible a los momentos delicados del Sporting, se le podrá ver como a un amigo. La situación no lo permite. La frase que acuñó Mate Bilic en el final de la temporada 2009-2010 cobrará más sentido que nunca cuando el balón comienza a rodar al escuchar el silbato del murciano José María Sánchez Martínez: «Quien no esté preparado mentalmente es mejor que se quede en casa, porque aquí no tiene nada que hacer».

    Mañana no sirven de nada las ambigüedades, ni la tibieza. El momento que anhelaba Rubi ha llegado y la cuenta que tiene en la cabeza el sportinguismo es muy simple. Una victoria ante el Málaga, enfangado con una terrorífica dinámica de 8 puntos de 48 posibles, catapulta al Sporting hasta situarle a dos del equipo andaluz, que el sábado recibe al Barcelona en La Rosaleda, mientras que el equipo de Rubi competirá el lunes en San Sebastián. El Leganés, por su parte, ejercerá de local frente al Madrid. Y el Deportivo, ante el Granada. La jornada intersemanal promete emociones fuertes e insinúa la posibilidad de incendiar la parte baja de la clasificación con una victoria.

    Cualquier resultado que se dé en El Molinón y que se aleje de esa cuenta obligaría al sportinguismo a realizar un ejercicio de optimismo exacerbado ante las últimas jornadas, buscando carambolas dependientes de segundos y terceros actores en el reparto. Un empate, por ejemplo, no sería bien digerido. La barrera de los cinco puntos se mantendría con el equipo andaluz, que, tras la visita a Gijón, tendrá ante sus ojos un calendario preocupante: Barcelona, Deportivo, Valencia, Granada, Sevilla, Celta, Real Sociedad y Real Madrid. «Lo principal es ganar al Málaga; es un partido vital para nosotros», asumía ayer Roberto Canella. «Es un encuentro muy importante y el que no lo crea se está equivocando», observaba el capitán rojiblanco.

    El sportinguismo atenderá el SOS que ha enviado el equipo, que se ha ganado el respaldo y un nuevo crédito con una imagen más completa y competitiva en los últimos partidos, en los que ha sumado 5 puntos de 9 posibles, lo que le ha servido para ir arañando poco a poco la importante renta que manejaban sus rivales directos no hace mucho. Entre hoy y mañana podrían quedar agotadas las entradas para el choque.

    El sentimentalismo de ver a Luis Hernández y Jony de vuelta en El Molinón quedará aparcado a los extremos del partido. «Les pitarán un poco, pero me imagino que los reciban bien porque han dado mucho al Sporting», comentó Roberto Canella con una sonrisa. No es el tiempo de la nostalgia. Solo de ganar y sobrevivir.

    Recibe nuestras newsletters en tu email

    Apúntate