El Comercio
Sporting

SPORTING

Sporting - Málaga | Todo o nada en noventa minutos

fotogalería

Los futbolistas del Sporting, en el último entrenamiento celebrado en El Molinón. / ARIENZA

  • El Sporting busca esta noche la victoria ante el Málaga para situarse a dos puntos de la salvación

  • Rubi mantiene la duda en el centro del campo, con la baja de Vesga, en el regreso de Jony y Luis Hernández a El Molinón

El Sporting se sumerge esta noche en el partido más decisivo del año, emborrachado con todos los ingredientes explosivos que se le presuponen a una cita de tal magnitud, con una pizca justa de nostalgia y morbo por los regresos con el Málaga de Luis Hernández y Jony, no hace mucho en los altares del sportinguismo. Rubi ha tocado a rebato y El Molinón responderá con una brutal erupción desde su graderío en el partido más trascendental de los últimos ocho meses de competición. No hay posibilidad de moneda de canto ante el equipo andaluz, que ve desesperado cómo se acerca a cinco puntos el Sporting en el retrovisor. El triunfo se paga con un recorte que dejaría a los rojiblancos a menos de una victoria del equipo de Míchel que, dependiendo del resultado, puede perder hasta el 'golaverage' en el envite. La derrota, por contra, tendría consecuencias dramáticas.

Pero nadie quiere pensar en ello, solo en prolongar el galope que el proyecto de Rubi ha lanzado en las tres últimas jornadas, con una victoria y dos empates, mejorando todos los registros de los rivales que conviven en la zona de riesgo o sienten de cerca su aliento. Pero en el día 'D', con un ambiente febril y El Molinón cercano al lleno -solo quedan entradas para la grada Norte y tribunas Norte y Oeste-, no podrá contar el técnico de Vilasar de Mar con su pieza más influyente, Mikel Vesga, sacrificada en la ardiente batalla del Nervión por una inoportuna tarjeta amarilla, igual que Amorebieta, Lillo y Xavi Torres, aunque Rubi confía en superar el síndrome de abstinencia.

Está por ver cómo. La intervención quirúrgica que debe hacer el técnico catalán en el centro del campo es extrema y sumamente delicada. Dicen los sabios del fútbol que en esa parcela comienzan a ganarse los partidos y el Sporting ha visto crecer sus posibilidades desde que ha cogido el volante el centrocampista vitoriano, un futbolista de toque rápido, preciso y que ha dado vidilla al fútbol del equipo, abrigado también al espectacular momento de Burgui y el decisivo de Iván Cuéllar. Sin Vesga, que ha hecho muy buenas migas con todos los que han jugado a su alrededor, la lógica invita a pensar que el equipo orbitará sobre Sergio, con Nacho Cases algo más adelantado, dando palique a sus compañeros con el balón.

El secreto mejor guardado, con Moi Gómez en fuera de juego por lesión, es el nombre de ese tercer futbolista sobre el que abrochará ese trivote, que saldrá de una nueva probeta. La opción más natural apunta a Víctor Rodríguez, sin pegar más sacudidas en el once. Otra alternativa de más empaque físico, pasaría por situar ahí a Carmona, generoso siempre en su desgaste, y otra más llamativa, a Dani Ndi. Algo especial ha visto Rubi en el camerunés que antes no había percibido. Ya tuvo minutos ante el Granada y salió a calentar frente al Sevilla. Posee físico y unas condiciones explosivas, aunque sea menos fino en el toque que los anteriores.

Todos los disponibles

Para regar más de épica al duelo de esta noche, Rubi confirmó ayer que a la guerra irá de nuevo sin Afif, Viguera, Moi Gómez y Cop, lo que eleva la lista de ausencias a ocho futbolistas, un dato exagerado para un encuentro de tamaña magnitud, aunque cualquier actitud pusilánime está fuera de lugar en un partido como el de esta noche. Luego algún protagonista, como Douglas, con alguna molestia, ha apretado para llegar. En cualquier caso, el técnico catalán alistó para la causa a todos sus futbolistas disponibles, a los que añadió a Pablo Fernández y Cristian Salvador, que se estrenan en una preselección de Liga, en una convocatoria que se extiende hasta los 21 jugadores.

Menos problemas ha tenido Míchel para confeccionar la suya. Ausentes Torres, Juankar y Recio como notas más llamativas, el Málaga llegará a Gijón en caída libre, con una terrorífica dinámica de 8 puntos de 48 posibles y un calendario que se presenta como un campo de minas. Ni la llegada del técnico madrileño, el tercero que se sienta en el banquillo de La Rosaleda esta temporada, ha podido frenar el despeñamiento del equipo andaluz, al que tiene entre ceja y ceja el Sporting junto al Leganés y al Deportivo, una vez que el Granada solo otea la matrícula de los gijoneses.

El Málaga devolverá a Gijón por una noche a Luis Hernández y Jony, cuyas salidas fueron muy discutidas entre el sportinguismo por el ascendiente que tenían en el proyecto de Abelardo. No será de la partida inicial, en todo caso, el extremo de Cangas del Narcea, cuya furiosa arrancada no acaba de seducir a La Rosaleda como sí lo hizo con El Molinón. Sandro se muestra como el argumento más contundente de la propuesta de Míchel, con otro ramillete de jugadores acelerados y exquisitos como Pablo Fornals y Keko, además del músculo de Camacho.

La jornada lleva grabada una leyenda dramática para la parte baja de la clasificación, que presenta una tarde-noche en llamas y con riesgo de quemadura para todos los implicados, sin excepciones. El Leganés recibe al Real Madrid y el Deportivo, al Granada, además de la final que se escenifica en El Molinón. Mucho puede decidir este miércoles del miedo, sin margen para el error y campo abierto para los valientes. El momento de la verdad. El día que esperaba Rubi.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate