El Comercio
Sporting
Peter Vasiljevic.
Peter Vasiljevic. / EFE

Un juez sin nada que perder

  • Osasuna, casi descendido y que recibirá a gijoneses y madrileños en El Sadar, quiere evitar ser el único de la historia que no ha ganado en casa en un año

A Osasuna, distanciado de cualquier posibilidad de permanencia por trece larguísimos puntos, solo le queda la honra por defender esta temporada. Nada más. Y eso, aunque engañe a la vista corta, es mucho. Porque anuncia peligro y, más allá del orgullo profesional, ningún miedo al riesgo. Al menos para los equipos envueltos en el infierno de la permanencia y que, en mayor o menor medida, mantienen todavía alguna esperanza.

Con el pensamiento claro en la próxima temporada, en pleno proceso de modificación interna de toda la parcela deportiva, el equipo 'rojillo' no ha ganado esta temporada ni un solo partido en El Sadar, donde cuenta cinco empates y diez derrotas, datos redondeados con la cifra más alta de goles recibidos como local de toda la categoría.

Para bien o para mal, Osasuna se ha convertido en un inesperado juez de la parte baja que únicamente persigue el honor y no dejar un nuevo récord estadístico para la posteridad de valor negativo. Por este orden, Leganés, Sporting, Deportivo (con más holgura y cierta tranquilidad respecto a los rojiblancos al tener a su favor la diferencia de goles) y Granada pasarán a partir de este fin de semana por Pamplona, que no ha celebrado este año ninguna victoria de su equipo. En juego está la honra por no protagonizar un nuevo hito para la memoria histórica de la Liga. Ningún equipo hasta el momento ha terminado el campeonato sin haber logrado al menos una victoria como local.

Algo más desahogado en materia estadística anda ahora, en todo caso, el equipo de Petar Vasiljevic, que derrotó este miércoles al Alavés, situándose en la clasificación con 14 puntos. Dentro de una temporada catastrófica, la victoria tuvo un importante valor simbólico para Osasuna, que estaba en riesgo de empeorar el dantesco descenso de categoría del Sporting en la temporada 1997-1998, cuando solo fue capaz de sumar 13 puntos. Nadie ha caído tan bajo a lo largo de la historia, aunque Osasuna coqueteaba con heredar esa desagradable condición hasta la visita a Mendizorroza.

Tan solo dos victorias

Aquel Sporting solo fue capaz de sacar dos partidos adelante, con siete empates y veintinueve derrotas, con un rosario de entrenadores pasando por el banquillo de El Molinón: Miguel Montes, Antonio Maceda, Díaz Novoa y José Antonio Redondo, incapaces de frenar tan terrible despeñamiento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate