Sporting
Rubi charla con Afif durante la sesión matinal que se completó ayer en Mareo.
Rubi charla con Afif durante la sesión matinal que se completó ayer en Mareo. / AURELIO FLÓREZ

«Tenemos que ganar a un equipo grande», reconoce Rubi

  • El técnico afirma estar «triste» por las derrotas del Sporting en El Molinón y admite que «nos bloqueamos en algún partido en casa»

«Queremos ganar a la Real Sociedad. Sabemos que tenemos que ganar a un equipo grande para seguir vivos». La esperanza es lo último que se pierde y mientras las matemáticas no digan lo contrario, el Sporting luchará por la permanencia hasta el último suspiro. Los planes de Rubi para recortar distancias con los rivales directos pasan por dar la sorpresa ante un rival que parece superior a la vista de la clasificación y que ya sacó los colores a los rojiblancos en el duelo de la primera vuelta.

El golpe ante el Málaga fue duro. Un nuevo rival directo que no sabia lo que era ganar a domicilio volvió a llevarse los tres puntos de El Molinón. «Nos hemos bloqueado en algún partido en casa», admitió el catalán, que reconoce estar triste por esta circunstancia ya que estaba «convencido de que El Molinón nos iba a dar ese empujón que necesitábamos. La afición no ha fallado, hemos sido nosotros».

Tal y como aseguró Jorge Meré el pasado jueves, al equipo no le queda otra que mirar hacia adelante y olvidarse del pasado. El lunes vuelve la competición para el Sporting y Rubi comentó que «los ánimos están bien» de cara a la próxima salida del cuadro rojiblanco. «No detecto nada que me haga sentir que no vamos a competir y a luchar por una victoria ante la Real Sociedad», subrayó el entrenador.

El propio Rubi fue el encargado de desvelar las cuatro ausencias que tiene, por lesión, para el partido de mañana. Douglas, Cases, Traoré y Cop no viajarán a tierras vascas, pero el preparador no quiere buscar pretextos en las ausencias: «Si para el encuentro del miércoles dije que íbamos a competir, ahora que recuperamos efectivos vamos a seguir con la misma filosofía».

Y su pensamiento es el de apostar por los futbolistas que en mejores condiciones lleguen a la cita. «Confío en los que están al 100%, me da igual que sean del filial o del juvenil», explicó.

El Sporting cierra la jornada

Anoeta será el último estadio en apagar las luces en la jornada 31 de la Liga. Así pues, el Sporting saltará al terreno de juego sabiendo los resultados de los rivales directos en la lucha por la permanencia. «Si ganamos nuestro partido estoy convencido de que recortaremos distancias con algún equipo», indicó Rubi. El técnico no quiere que sus futbolistas pierdan la concentración si los resultados de los otros partidos no son beneficiosos para el Sporting: «Tienes que hacer bien las cosas pase lo que pase».

Y es que si este fin de semana el Sporting no es capaz de acercarse al Leganés, será complicado hacerlo en la próxima jornada ante la inminente visita del Real Madrid a El Molinón. «El partido frente al equipo de Zidane lo vamos a competir seguro. Es un rival contra el que nunca sales dormido, el conjunto blanco lo va a pasar mal aquí», advirtió Rubi.

El técnico catalán no es un hombre que se esconda. Ayer, tras la sesión que dirigió a puerta cerrada en Mareo, repasó las últimas jornadas de su equipo. «Excusarse en la mala suerte es un error. No podemos escudarnos en la mala fortuna para no admitir nuestros propios defectos», explicó antes de desgranar los motivos por los que el Sporting no ha sumado más puntos de los 22 que tiene en la actualidad.

«Nos falta aguantar el arreón del rival. Es imposible tener un partido plácido», lamentó el técnico barcelonés. Además, añadió que «fuera de casa hacemos lo más complicado que es marcar el primer gol, pero luego no somos capaces de cerrar los partidos».

El cuerpo técnico del Sporting, así como el vestuario rojiblanco están convencidos de que habrá una nueva oportunidad para acercarse al Leganés, del que le separan antes de esta jornada cinco puntos. Así lo aseguró ayer el preparador catalán al asegurar que «tendremos otra opción y me encantaría salir de la tercera plaza para meter a un rival y ver qué es capaz de hacer con la presión que supone estar en los puestos de descenso».

Por último, Rubi no descartó el empate en Anoeta, pero con matices: «El empate lo daría por bueno si fuéramos perdiendo en los últimos minutos».