El Comercio
Sporting

sporting

Sporting | «Doy pena. Ahora mismo somos carne de Segunda», lamenta Carlos Castro

fotogalería

Carlos Castro durante un entrenamiento. / Citoula

  • «No sé qué me pasa, pero jugándonos lo que nos jugamos no podemos salir así», indica autocrítico el delantero, que pide perdón a los aficionados rojiblancos

La tristeza y la frustración presidían los rostros de los jugadores del Sporting al abandonar el estadio de Anoeta con una síntesis general de la derrota. «No hemos estado bien», reconocían los rojiblancos, que lamentaban la oportunidad perdida para recortar su desventaja de cinco puntos con el Leganés.

Abatido, el más autocrítico tras la derrota en tierras donostiarras fue Carlos Castro, que calificó sin ambages la crítica situación en la que está inmerso el conjunto gijonés. «Ahora mismo somos carne de Segunda», lamentó el delantero de Ujo, que valoró de forma contundente su actuación personal ayer sin encontrar la explicación a su bajo rendimiento.

más información

«Doy pena. Tengo una irregularidad terrible, no sé qué me pasa», espetó el mierense, que pidió perdón a la afición sportinguista por la imagen ofrecida en un nuevo resultado negativo que les hace encallar en su pugna por salir a flote en la clasificación. «Hemos salido empanados, jugándonos lo que nos jugamos no podemos salir así», prosiguió acerca de la desafinada puesta en escena del cuadro rojiblanco, que les obligó a remar a contracorriente por el gol de Willian José al filo del tercer minuto del duelo.

«Es fútbol y es jodido. Ya nos ha pasado durante la temporada y hay que intentar entrar más enchufados a los partidos», señala Carmona para analizar una de las rémoras rojiblancas en la derrota de ayer. Un duro revés que Carlos Castro describió de forma más vehemente: «Salimos con una caraja tremenda y a los dos minutos nos meten un gol».

El canterano no obvia que las matemáticas no niegan actualmente la posibilidad de eludir el descenso a final de temporada, pero ni el calendario es el más beneficioso ni el equipo desprende las mejores sensaciones para lograr una escalada clasificatoria. «Nos podemos salvar, pero quedan partidos difíciles, estamos a cinco puntos», afirmó con una mezcla de sinceridad y frustración el delantero de 21 años.

Sin regates al contexto clasificatorio marcado por las urgencias que acompañan al equipo, Castro reconoció que el equipo acumuló una derrota más y «hay que sumar cuanto antes». «Estás viendo que no ganas un partido y te puedes ir para Segunda», reconoció desolado, sin ocultar el golpe anímico de un tropiezo al que no terminaba de encontrar explicación.

«Quiero creer que mis compañeros, como lo intento yo, lo están dando todo», expuso resignado el atacante, incapaz de aportar la clave que aleja su rendimiento individual del nivel que desea mantener con regularidad. «No hemos un buen partido, han sido superiores y no queda otra que levantarse», indicó con una amargura similar Carmona. Con el poso de una mayor experiencia en el fútbol profesional, al contrario que el futbolista mierense, el jugador forjado en la cantera del Mallorca ya fijaba la mirada en el choque de este sábado.

« Quedan siete partidos en los que tenemos que darlo todo», proclamó el centrocampista mallorquín, relegado a la suplencia por Rubi ayer en Anoeta. «Me ha tocado entrar desde fuera y ya estaba el partido cuesta arriba», asumió antes de apelar a la fortaleza del grupo para revertir la mala dinámica de resultados: «Tenemos que ser una piña e intentar sacar esto adelante».

Para comenzar a lograrlo, Carmona aseguró que el vestuario tiene que empezar a pensar en el choque de este sábado ante el Real Madrid, un rival de elevada dificultad al que guardan la esperanza de «meter mano en casa» amparados en el precedente del choque de la pasada temporada, saldado con un empate sin goles en El Molinón. «El año pasado empatamos, ¿por qué no hacerlo este año?», declaró tratando de ver el vaso medio lleno después de reconocer la superioridad «física y con balón» de la Real Sociedad.

Su hoja de ruto para salir del atolladero en el que se encuentra metido el Sporting pasa por «trabajar duro y salir a muerte en estos siete partidos». Carmona, que reconoció que ha habido esta temporada «muchos partidos en los que no hemos estado bien», indicó que el de ayer fue «uno de ellos». El balear quiso aprovechar para agradecer el aliento de los sportinguistas desplazados a Anoeta: «Tenemos una de las mejores aficiones de España, están dándolo todo. Es un lujo y esperemos darle una victoria este fin de semana».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate