Sporting

El milagro comienza ante el Real Madrid

fotogalería

Duje Cop, ayer, durante el entrenamiento a puerta cerrada en Mareo, tras Cases y Castro. / DAMIÁN ARIENZA

  • Necesitado de puntos con urgencia, el Sporting recibe a un equipo blanco que atraviesa su mejor momento

  • Rubi recupera a Duje Cop y Nacho Cases para el partido de mañana y pierde a Burgui. El delantero croata apunta a la titularidad

Un milagro. Un hecho no explicable o atribuido a la intervención divina, según la definición de la Real Academia Española, es lo que necesita el Sporting para lograr la permanencia. El conjunto rojiblanco se ve obligado, para ello, a recortar cinco puntos al Leganés en las siete jornadas que quedan para el término de la temporada. Los primeros mañana mismo ante un 'grande' como el Real Madrid, Todo ello en un año en el que el cuadro gijonés, ahora dirigido por Rubi, solo ha cosechado cinco victorias en los 31 encuentros que ha disputado hasta la fecha.

Dos fenómenos inesperados marcaron las dos últimas temporadas del Sporting. Si el ascenso a Primera División se logró gracias al eterno gol de Caballero, jugador del Lugo, en Girona, la victoria del Betis al Getafe del año pasado tampoco quedará en el olvido. Doce meses después, Gijón vuelve a embocar a la intervención divina para no descender de categoría en un contexto que no invita al optimismo tras los últimos encuentros ligueros, en los que los pupilos de Rubi fueron incapaces de tan siquiera puntuar para desaprovehcar dos ocasiones de situarse a dos puntos de la salvación.

«De nada sirve recordar el pasado» dijo Meré la semana pasada, horas después de perder ante el Málaga. Quizás convendría no olvidar el partido que jugó el Sporting el 2 de abril del 2011 en el Bernabéu porque puede resultar una buena pócima para concienciarse de que doblegar al Real Madrid es posible. Tras la mala imagen ofrecida por los rojiblancos en Anoeta ante la Real Sociedad, no queda otra que dar un giro de 180 grados para obrar el tercer milagro consecutivo. El Real Madrid, con numerosas ausencias, entre ellos Gareth Bale, aterrizará esta tarde en Asturias para intentar pasar de puntillas por El Molinón y llevarse los tres puntos antes de volver a enfrentarse al Bayern de Múnich en el que será el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Copa de Europa.

La plantilla del Sporting necesita una inyección de moral para salir adelante de la depresión en la que está inmersa desde el momento en el que el Málaga asaltó El Molinón. El gol de Sandro terminó con el castillo de naipes que con tanto mimo había construido el cuerpo técnico dirigido por Rubi.

El objetivo del preaparador catalán no es otro que cargar de optimismo las horas previas al duelo para que sus futbolistas vuelvan a creer en que la permanencia es posible. La salvación pasa por recuperar las sensaciones transmitidas por el equipo rojiblanco en las salidas a Valencia y Sevilla. Aunque lo que de verdad importa en estos momentos es ser resultadista. Las cuentas de la plantilla pasan por ganar cinco de los siete encuentros que marcan el calendario liguero. Una hazaña más que complicada que tendría que comenzar mañana porque el margen de error es mínimo.

En los números del técnico catalán aparece ganar a un «gordo de la Liga» y ese rival grande no es otro que el Real Madrid. Para ello, el entrenador cuenta con el grueso de la plantilla. El único pero que tiene Rubi es la baja de Burgui. El extremo forzó la quinta amarilla el pasado lunes para cumplir un partido de sanción ante los blancos debido a la denominada 'cláusula del miedo' que le impide, por contrato, enfrentarse al equipo de Zidane.

Vuelve Cop

Cop apunta a la titularidad mañana. El cuerpo técnico rojiblanco lleva dos semanas esperando por el atacante que se lesionó con Croacia en un amistoso que jugó ante Estonia. El delantero tiene serias opciones de ser el elegido para capitanear el ataque rojiblanco, con Isma López por la izquierda, en detrimento de Burgui, y Carlos Carmona, en el lado opuesto, que regresará a la titularidad tras haber sido reserva en el último partido liguero.

En un segundo plano parece que volverá a quedarse Carlos Castro. El de Ujo suma cuatro encuentros consecutivos como titular, en los que ha sido incapaz de disparar entre los tres palos. El propio delantero fue muy autocrítico el pasado lunes tras perder en San Sebastián al reconocer que «no estoy bien». «Somos carne de Segunda», hizo hincapié.

En principio no se espera una nueva revolución en la alineación rojiblanca, por lo que Rubi utilizará su 'once de gala' ante el Real Madrid, con las excepciones de Burgui y Douglas, que continúa en la enfermería rojiblanca, junto a Traoré y Juan Rodríguez. Cuéllar estará bajo la portería, con Lillo, Amorebieta, Meré y Canella por delante. La aportación de Elderson ante la Real Sociedad bastó para demostrar que el lateral de Pola de Laviana está por encima del nigeriano.

Por otro lado, el trivote volverá a dirigir la película rojiblanca, con Vesga como actor principal y Sergio Álvarez como actor secundario. La única duda que genera el centro del campo del Sporting es conocer quién acompañará al vitoriano y al avilesino en la medular. Parece que Moi Gómez, que se sentó en el banquillo el pasado lunes, tiene más opciones que Xavi Torres, aunque no es descartable que Rubi pueda repetir el tridente de centrocampistas que alineó en las dos últimas jornadas. Otra de las opciones que se baraja es el regreso de Nacho Cases, que ayer se reincorporó al trabajo con el resto de sus compañeros.

Al margen de la decisión de Rubi, juegue quien juegue, el objetivo no es otro que dar la sorpresa de la jornada, como ocurrió con aquel gol de De las Cuevas en la capital. Vencer al Real Madrid puede ser el comienzo de un nuevo milagro en Gijón siempre que el Leganés no puntúe en Butarque ante el Espanyol.