El Comercio
Sporting
Nico Rodríguez y Rubi, ayer, al término del entrenamiento.
Nico Rodríguez y Rubi, ayer, al término del entrenamiento. / D. ARIENZA

Rubi: «Los siete partidos que quedan son para gente valiente»

  • El técnico espera que su equipo olvide ante el Real Madrid la mala imagen de Anoeta y «recupere sensaciones» de cara al partido de Pamplona

La mala imagen ofrecida por el Sporting el pasado lunes en Anoeta sigue muy presente para Rubi, que reconoció ayer que tanto su cuerpo técnico como la plantilla regresaron a Gijón «con el orgullo picado». El entrenador rojiblanco espera ahora que la derrota sirva como estímulo para plantar cara al Real Madrid en la primera de las siete finales que le quedan al equipo para salvar la categoría. «Tenemos que pensar que podemos vencer. Lo han hecho pocos equipos, pero algún ejemplo tenemos. Estamos enrabietados porque hicimos un partido flojo contra la Real Sociedad», asumió.

En opinón de Rubi, la clave para sacar algo positivo frente al Real Madrid pasa por lograr «que no puedan desarrollar su mejor fútbol y por minimizar sus virtudes». En ese sentido, el técnico rojiblanco explicó que le preocupan especialmente tres aspectos del juego de los de Zidane. En primer lugar, destacó sus transiciones. «Cuando estás atacando y pierdes el balón, son mortíferos», señaló. Las jugadas de estrategia también acapararon parte del análisis de Rubi, con un dato relevante: «Hasta ayer llevaba nueve partidos seguidos marcando a balón parado». Por último, el entrenador del Sporting puso el acento en los centros laterales del equipo blanco, ya que «tienen gente con capacidad de remate».

El técnico adelantó que introducirá «algún retoque pequeñito» en su alineación para tratar de sorprender al Real Madrid, ya que, en su opinión, «a estos rivales tienes que moverles un poco las cosas porque si se lo dejas claro te encuentran la forma de hacerte daño». Una de las posibles novedades es Duje Cop, ausente por lesión en los últimos cuatro partidos. «Para jugar de inicio está, pero para los noventa minutos hay que verlo. Ha estado casi un mes sin entrenar con el grupo», explicó el técnico. La participación de Nacho Cases queda pendiente de sus sensaciones en la última sesión, ya que ayer se entrenó «con mucho dolor en el dedo», según Rubi.

Sobre el anuncio de rotaciones en su rival, Rubi quiso restarle importancia al afirmar que «los jugadores que pueden sustituir a los habituales son de un nivel altísimo». El entrenador catalán puso como ejemplo el partido disputado por el Real Madrid hace dos semanas en Butarque, donde Zidane dio descanso a Cristiano, Bale y Kroos: «Ganaron 2-4 con jugadores que no están jugando de inicio los partidos importantes».

Dos jugadores desanimados

Más allá de los importantísimos tres puntos en juego mañana en El Molinón, Rubi espera que la visita del Real Madrid sirva para que su equipo «recupere sensaciones» de cara al partido de la próxima semana contra Osasuna en Pamplona, calificado por el técnico como «una final».

Preguntado por el estado de ánimo de la plantilla, Rubi reconoció que «hay uno o dos jugadores a los que he visto desanimados, pero al resto no». El catalán mantiene que el horizonte por la permanencia se despejará en cuanto el Leganés o el Sporting ganen un partido, por eso «hasta que no se produzca para ver cómo queda el nuevo escenario debemos mantenernos vivos».

De cara al tramo final, Rubi deslizó que no utilizará a los futbolistas «que no estén convencidos» de lograr el objetivo: «No tengo duda de que los siete partidos que quedan son para gente valiente y con personalidad, que no le tenga miedo a la situación». Rubi, por último, aseguró que planteará el partido frente al Real Madrid «para ganar». «Seguramente no podemos soñar con marcar tres goles, pero la vida es caprichosa y a lo mejor dejamos la puerta a cero en casa cuando menos te lo esperas», finalizó el entrenador del Sporting.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate