El Comercio
Sporting

SPORTING

La 'Mareona' del Sporting sube de nivel en El Sadar

Varios aficionados, ayer, reunidos por EL COMERCIO, delante de El Molinón.
Varios aficionados, ayer, reunidos por EL COMERCIO, delante de El Molinón. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • Más de 2.000 aficionados arroparán al Sporting en el crucial partido de este sábado frente a Osasuna

  • El sportinguismo se mantiene expectante ante la decisión del club 'rojillo', prevista para hoy, sobre el número de entradas que enviará a Gijón

«Tenemos copado todo Pamplona». La voz que resuena al otro lado del teléfono es la de Lali Neira, directora de Viajes Villaviciosa, quien ha consumido buena parte del lunes cuadrando habitaciones de hotel y plazas en los autocares para atender la fuerte demanda de la 'Mareona', que empieza a levantarse en el Cantábrico. «Este desplazamiento está teniendo mucho movimiento porque, como el partido de San Sebastián coincidió de lunes, la mayor parte de la gente decidió cambiar este viaje por el de Pamplona», explica desde su despacho.

Muchas voces avanzan a que este será el último gran desplazamiento multitudinario de la temporada, sin llegar a alcanzar cifras como las que se registraron en algún desplazamiento a La Coruña, tocando un techo histórico en el fútbol nacional, aunque el viaje a Navarra cotiza al alza ahora mismo. La esperanza en dar caza al 'Lega' se mantiene tras el fin de semana y El Sadar, amenazante, custodia la llave de la última puerta de acceso a la supervivencia en la categoría.

En este incipiente momento de la semana resulta difícil, en cualquier caso, afinar con el número de aficionados que se desplazarán este fin de semana hasta Navarra, atraídos por el enfrentamiento del sábado entre Osasuna y Sporting (18.30 horas), aunque los cálculos que manejan las peñas rojiblancas prometen algo más de dos mil aficionados en la carretera. Y la cifra, que no contempla la variable de los seguidores que viajen por cuenta propia y de manera más independiente, no ha hecho más que crecer desde que se festejara el gatillazo del Leganés ante el Espanyol, que mantiene la ventaja congelada en esos cinco puntos, con una nueva posibilidad de reenganche esta jornada, con la visita del cuadro 'pepinero' a El Madrigal el mismo sábado.

La jornada de hoy, en ese sentido, será importante para determinar la magnitud de la crecida. Osasuna tiene previsto concretar este martes las localidades que va a enviar para Gijón, aunque la demanda es mayúscula. «Los horarios de San Sebastián y Villarreal lo han condicionado todo. El viaje a Pamplona, encima, reúne muchos ingredientes: es muy bonito y habrá un ambiente especial porque no vamos a bajar», enfatiza Jorge Guerrero, presidente de la Federación de Peñas Sportinguistas, quien confía en la generosidad del club 'rojillo' en el envío de entradas. «Es un campo relativamente grande y hay dos gradas, una que nunca se completa. Espero que por lo menos nos faciliten alrededor de 1.300 localidades porque, además, hay buena relación entre aficiones y en la primera vuelta les dimos la grada visitante, más alguna otra zona».

Las previsiones del organismo que preside se dispararon por completo ayer, superado un fin de semana crítico. A media tarde, la cifra controlada por la Federación de Peñas alcanzaba las 27 peñas, de las que 14 tenían previsto pasar la noche en Pamplona. Aunque los números estaban en constante movimiento, contabilizando una cifra cercana a esos 1.300 aficionados para los que pedía entrada. Todo está en marcha, incluso si la oferta de localidades es menor de lo esperado. «En nuestro hotel está previsto que se queden unas treinta personas. Estamos bastante cerca del estadio y funcionamos muy bien para el tema de partidos», asegura Erik Heykoop, del Hotel Zenit, que será uno de los puntos de recogimiento del sportinguismo, que comenzará a ponerse en ruta el mismo viernes.

«Ya tenemos experiencia en estos viajes y, como siempre, procuramos repartir bastante a las peñas en distintos hoteles. Las que controlamos nosotros, que se van a quedar, están bastante repartidas por todo Pamplona, siempre atendiendo a que sean hoteles de fácil desplazamiento hasta el campo», concluye Lali Neira, que tiene aficionados repartidos en unos quince hoteles de la capital navarra.

Toda la artillería

Unipes también ha movilizado a toda su artillería, con unas veinte peñas y 600 personas calculadas en el viaje, aunque parte de su caravana se mantiene en el aire, a la espera de conocer el ofrecimiento de Osasuna. «Varias peñas van a ir en autocar, otras por su cuenta, pero no lo sabremos con exactitud hasta este martes. Muchas peñas tomarán sus decisiones a lo largo de esta jornada, conociendo ya las entradas que hay disponibles», explica Víctor Sánchez, presidente de Unipes. «Me imagino que los que tienen hotel van a ir de todas formas, pero los que van por su cuenta a lo mejor se lo piensan si no tienen entrada garantizada», aclara.

En el detalle del desplazamiento, las cifras son impresionantes. Casi todos los hoteles de la ciudad contarán con algún inquilino sportinguista. Autocares Cabranes, por ejemplo, pondrá en ruta «unos quince» vehículos desde el viernes, confirma Fernando Álvarez Alonso, gerente de la firma, muy vinculada siempre a los viajes de la 'Mareona'. La cifra final de autocares podría superar de forma holgada la veintena. «En Pamplona estamos encantados. Cualquier acontecimiento, como en este caso es el fútbol, siempre es bienvenido en la ciudad, que acoge muy bien a la gente», anota Jonathan Castrillo, del Hotel AC Pamplona. La firma para la que trabaja alojará a un par de peñas rojiblancas: «Estamos relativamente cerca del campo y siempre participamos en los desplazamientos de los equipos de fútbol».

El encuentro tiene las hechuras de una finalísima, en una jornada en la que el Sporting aspira a concluir a dos puntos del Leganés en un campo en el que no han ganado todavía ninguno de los seis últimos, con pinchazos del Málaga y el Leganés, a la espera de que pasen Deportivo, Sporting y Granada. «Pido a los jugadores que hagan examen de conciencia y que piensen mucho en lo que nos jugamos el sábado. Estamos con ellos a muerte», subraya Víctor Sánchez, quien anticipa que «creo que va a ser el último gran desplazamiento porque queda el encuentro de Eibar, pero habrá muy pocas entradas por la capacidad de Ipurúa. Este será el desplazamiento final y la gente responderá». En el momento de la verdad, consumidas ya las segundas oportunidades por un uso excesivo, la 'Mareona' volverá a inundar la carretera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate