Sporting

fotogalería

Rubi abandona la sala de prensa de Mareo. / DAMIÁN ARIENZA

sporting

Osasuna - Sporting | «Mañana será un día que marcará el futuro del Sporting»

  • Rubi, que advierte que «esta es la semana del año», volverá a utilizar el sistema con cuatro defensas

Tres partidos en siete días. El Sporting se jugará la permanencia en Primera División en una semana que comenzará mañana con el partido ante Osasuna en El Sadar, que continuará el martes con la visita del Espanyol y que se cerrará con la visita al Villarreal dentro de siete días. «Es la semana del año», aseguró Rubi ayer nada más finalizar el entrenamiento a puerta cerrada que dirigió en Mareo. El preparador rojiblanco no se escondió al admitir que el duelo ante el conjunto navarro «es una final», aunque también explicó que «pase lo que pase en Pamplona no vamos a bajar los brazos».

El Sporting se trasladará esta tarde, en vuelo chárter, a Pamplona con la única intención de dar un golpe encima de la mesa y situarse a menos de un partido del Leganés, rival que marca la permanencia, siempre y cuando los madrileños no puntúen ante el Villarreal. «Si sacamos el encuentro adelante, nos va a dar mucha vida», comentó Rubi ante la nueva oportunidad que tienen ante sí. «Mañana será un día que marcará el futuro del Sporting», insistió al ser preguntado por las opciones de permanencia.

Para el duelo de mañana, el cuerpo técnico rojiblanco recupera a Douglas y Burgui, mientras que pierde a Lillo por lesión y a Isma López por sanción. El regreso del extremeño supondrá un cambio de sistema. El preparador catalán volverá a utilizar una defensa de cuatro miembros, con un trivote en el centro del campo, aunque hizo hincapié en que «no descarto repetir el planteamiento del otro día». El dibujo táctico utilizado ante el Real Madrid deberá, pues, esperar porque las intenciones del Sporting no son otras que, matizó el entrenador, «mandar en el juego desde el primer minuto» y, con una defensa de cinco futbolistas, «el esquema nos ofrece menos protagonismo en el ataque», subrayó.

Rubi tiene claro cuál será la clave del encuentro. «El primero que consiga marcar tendrá muchas opciones de llevarse el encuentro», dijo. Será, en cualquier caso, un partido con mucha tensión porque tanto el Sporting como Osasuna «no firmamos el empate».

El rival llega a la cita con diez bajas, una circunstancia que ya vivió el preparador catalán en el banquillo rojiblanco cuando el Málaga visitó El Molinón. En aquella ocasión, el Sporting notó las ausencias y cayó derrotado: «No creo que sea igual. Es cierto que en ese aspecto no están teniendo fortuna, pero no podemos pensar que partimos con ventaja porque al final vamos a jugar once contra once».

La permanencia, cosa de dos

Rubi no cuenta ya con el Deportivo en la batalla por evitar el descenso. Pese a que en La Coruña no se fían del calendario del Sporting, pese a estar a nueve puntos de los rojiblancos, Rubi admitió que «es muy complicado alcanzar a los rivales que están por encima del Leganés».

El preparador solo piensa en una lucha frente al cuadro pepinero, sin descartar al Granada, que está dos puntos por debajo de los gijoneses: «El aspecto mental es más duro para los equipos que están por debajo porque dependen de terceros».