El Comercio
Sporting

Villarreal - Sporting | El Sporting busca una vida extra en Villarreal

  • Los rojiblancos necesitan ganar a esta noche para recortar distancias con la salvación y situarse a un partido del milagro

  • Rubi medita volver a usar una defensa de cinco futbolistas para intentar no recibir goles ante el submarino amarillo que viene de ganar al Atlético

A día de hoy las matemáticas tan solo han enviado a Segunda División a Osasuna. El cuadro navarro, al que el Sporting fue incapaz de ganar hace seis días en El Sadar, ya es uno de los tres equipos que descenderán al término de la presente campaña. Muy cerca de acompañar al colista de la competición se encuentran el Granada y el Sporting, que se aferran a un milagro para lograr el objetivo de permanecer entre los mejores equipos del país.

La situación en Mareo no invita al optimismo. En medio del bajón anímico que provocó la victoria del Leganés ante Las Palmas, el conjunto rojiblanco puso ayer rumbo a Castellón donde esta noche se enfrentará al Villarreal (20.45 horas, Estadio de La Cerámica). La salvación se encuentra ahora a seis puntos y, a falta de cuatro encuentros para que la temporada llegue a su fin, el Sporting solo puede agarrarse a un milagro que alumbraría encadenar las victorias que no han conseguido hasta ahora.

«Sería intolerable si el Sporting se entregara», comentó ayer Rubi unas horas antes de viajar con los 21 futbolistas que convocó para enfrentarse al submarino amarillo. El técnico asume que la posición en la que se encuentra el equipo es muy complicada, pero se niega a que sus pupilos bajen los brazos, algo que consideraría «imperdonable». El catalán no quiere perder la esperanza de una posible carambola y por ello espera meter presión al conjunto pepinero con una victoria ante el Villarreal. De ser así, la permanencia quedaría a tres puntos a falta de que el Leganés juegue su partido el domingo, a partir de las 18.30 horas ante al Eibar en tierras vascas.

Después de sumar dos empates consecutivos, ante Osasuna y el Espanyol, en los que Rubi utilizó el habitual sistema táctico (4-3-3), los planes del cuadro técnico pasan por reforzar la parcela defensiva ante un equipo que, sobre el papel, se dibuja superior. Si en los dos últimos encuentros los rivales del Sporting marcaron con relativa facilidad, el preparador rojiblanco quiere cerrar los espacios en la frontal de su área para que ni Soldado ni Bakambu encuentren el camino del gol.

Es por ello que Amorebieta, Babin y Meré tienen serias opciones de ser los encargados de liderar la defensa, junto a Douglas e Isma López. La presencia del brasileño está asegurada ante la baja por lesión de Lillo y la ausencia, por decisión técnica, de Lora. La duda de quién ocupará el lateral izquierdo es mayor, aunque Canella llega muy justo al duelo por los problemas musculares que arrastra desde el pasado martes. A su estado físico hay que sumar el mayor protagonismo que adquiere el ataque en la banda izquierda cuando Isma López actúa como carrilero.

El regreso de una línea defensiva con cinco efectivos producirá permutas en el centro del campo. Si dejar la portería a cero resulta importante, tanto o más será marcar en el Estadio de la Cerámica. Así pues, Rubi tendrá que arriesgar para buscar el tanto que permita al equipo regresar a Gijón con los tres puntos.

El 'trivote' pasará a ser cosa de dos para que Duje Cop no quede en el olvido como única referencia ofensiva. La titularidad de Vesga no admite dudas. El centrocampista se ha convertido en un jugador imprescindible para Rubi por lo que su hueco en la alineación está asegurado. A su lado participará Sergio Álvarez, un futbolista que tanto con Abelardo como con el actual técnico también es irremplazable. Estos dos futbolistas serán los encargados de detener el ataque del submarino amarillo, ya que el tercer hombre en discordia, en el centro del campo rojiblanco, desaparecerá. Pese a que Moi Gómez regresa tras cumplir un partido de sanción, resulta complicado imaginar una alineación sin Burgui o sin un futbolista de banda derecha, puesto para el que opositan Carmona y Víctor Rodríguez, y mucho menos sin un delantero centro. Parece lógico que si vuelve al dibujo de cinco defensas decida sacrificar a un centrocampista.

Pese a que el juego de Burgui sufre un bajón, Rubi no puede permitirse el lujo de dejar en el banquillo a uno de los pocos jugadores que pueden desequilibrar la balanza a favor de los asturianos. Por su parte, Carmona tiene muchas opciones de regresar a la titularidad después de haber comenzado en el banquillo el último partido del Sporting. Pese a que Víctor Rodríguez completó una aceptable actuación ante el Espanyol, la veteranía del mallorquín parece determinante para este tipo de encuentros. El hombre encargado de liderar el ataque volverá a ser Duje Cop, que suma 9 tantos en lo que va de temporada. El Sporting sueña con repetir la historia que ya escribieron antes equipos modestos como el Alavés y el Eibar, que fueron capaces de ganar en el Estadio de La Cerámica.

Un Villarreal con bajas

Una de las pocas buenas noticias que recibió Rubi esta semana son las bajas con las que se presenta el Villarreal en defensa. Fran Escribá deberá de recomponer su línea más retrasada ante las ausencias por lesión y sanción de los jugadores más habituales en la zaga amarilla.

Y es que a la baja de Víctor Ruiz, que se encuentra en la enfermería, hay que sumar las ausencias por sanción de Musacchio y Jaume Costa. El único defensa titular que estará sobre el terreno de juego esta noche es Mario Gaspar. El resto de la línea defensiva la completarán Bonera y Álvaro en el centro de la zaga y un viejo conocido para la afición gijonesa como es José Ángel 'Cote', que ocupará el lateral izquierdo.

El futbolista de Roces volverá a encontrarse en el camino con el Sporting. En el choque de la primera vuelta, el gijonés estuvo en el banquillo, pero no disputó ningún minuto. Esta vez será diferente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate