El Comercio
Sporting

«El Sporting aún tiene posibilidades, debe apretar hasta el final»

El gijonés Juan Ramón López Muñiz, entrenador del Levante, en la celebración del ascenso de su equipo a Primera el sábado.
El gijonés Juan Ramón López Muñiz, entrenador del Levante, en la celebración del ascenso de su equipo a Primera el sábado. / MANUEL MOLINES
  • Juan Ramón López Muñiz, Entrenador del Levante

  • «La fórmula del ascenso del Levante está en ser un equipo con mucha humildad y que se olvidó rápido de Primera»

Trotamundos del fútbol, Juan Ramón López Muñiz (Gijón, 1968) nunca se ha preocupado de perseguir la fama y el reconocimiento mediático, aunque su carrera le señale como un entrenador de resultados, muy respetado por la estadística. Da igual que sea en Málaga, logrando su primer ascenso a Primera, o en Valencia, donde el sábado selló el segundo, con su mujer y sus dos hijas en la grada del estadio del Levante. Incluso en el Racing, club en el que tuvo que lidiar con éxito con el magnífico legado de Marcelino. Atiende a EL COMERCIO a última hora de la tarde, sin rastro de resaca tras un festejo monumental.

¿Qué tal la garganta?

Bien (risas). Fue un día diferente, especial. Intentamos apurarlo hasta el final. A todos nos hacía mucha ilusión este ascenso y lo conseguimos en casa. Merecía una celebración.

¿Se puede confesar la hora de llegada a casa?

Fue más una cena tranquila, con compañeros de trabajo y la familia. Vimos un vídeo muy bonito con todos los momentos del día y nos hizo mucha ilusión. Es algo que merece la pena vivir. No trasnoché mucho; no fue especialmente duro (risas).

A sus jugadores, eso sí, carta blanca por un día.

Han hecho un trabajo muy fuerte y muy grande, de muchos meses. Era el momento de la euforia y tenían que pasarlo bien, disfrutar y estar todos juntos.

Aventaja en 12 puntos al segundo, en 19 al tercero y ha logrado el ascenso con seis jornadas de antelación. ¿Pensaba que iba a dirigir un equipo tan fiable para un recién descendido?

Fue muy importante el inicio. Los jugadores que quisieron quedarse después del descenso se involucraron mucho, con ganas de revertir lo del año anterior. Eso es importantísimo. Dirigía buenos futbolistas y tenía un grupo humano excelente.

¿Cuál ha sido la fórmula del Levante para ascender un año después?

Pensábamos que lo ideal era ser un equipo con mucha humildad; un proyecto bueno de la categoría que se olvidara rápido de Primera. Vivir de ese recuerdo no nos iba a aportar nada. Era algo pasado. Y era muy importante que los jugadores que estuvieran fueran buenos para este proyecto. Había que olvidarse rápidamente de los cinco o seis años anteriores, con participaciones en Europa y en Primera. Buscamos un proyecto de cero.

Romper con el pasado...

Los recuerdos solo sirven para tenerlos ahí. No se puede vivir del pasado. Teníamos y tenemos un equipo humilde, trabajador, y con buenos jugadores. Eso sí.

Rescató a algunos futbolistas de su etapa en el Alcorcón: Campaña, Chema Rodríguez y Natxo Insa.

Tenemos gente que conoce la categoría. Sabe lo que hay. Hemos hecho un bloque con experiencia en las dos categorías. Y todos tienen claro que la falta de humildad en Segunda penaliza mucho. Aquí no se puede vivir del escudo.

¿Cuántas felicitaciones le han llegado de Gijón?

Muchas. Me doy cuenta de que tengo muchos amigos y de que la gente estaba pendiente de nuestros resultados cuando jugábamos.

¿Con qué fútbol se identifica?

No me gustan las etiquetas. No me parece que tengan mucha verdad. El entrenador al final tiene que adaptarse a las características que tiene su bloque de jugadores. Es fundamental. No puedes llegar e imponer un estilo de juego a unos futbolistas que no pueden desarrollarlo. El entrenador no es más que una parte del colectivo y tiene que tener claro que por encima está el grupo. No es un químico que crea una fórmula nueva.

El ascenso le garantiza otro año más en el Levante.

Estoy muy contento aquí por muchas cosas: me eligieron en su momento, el trato es excelente y el club, muy familiar. Lo justo es devolver lo que me están dando. Estoy encantadísimo en Valencia, igual que mi familia. No habrá ningún problema.

¿Siente que a usted le cuesta más ganar el reconocimiento que a otros entrenadores?

Estoy contento por cómo va mi carrera y cómo soy. Intento ser cercano con todo el mundo y luego, cuando estamos con el trabajo, responsable. La gente valorará si mi currículum es bueno o malo, pero yo estoy satisfecho. Ahora nos toca disfrutar de un ascenso y vivir cada segundo.

¿Una plantilla debe ser corta?

Teniendo dos jugadores por posición considero que es suficiente. Luego, algún futbolista más polivalente. Nosotros tenemos 22 futbolistas de un nivel muy parejo, con dos por puesto. Podría jugar cualquiera de los dos. Eso es perfecto.

¿Qué entrenador le ha marcado?

Por cómo fue mi carrera, Juande Ramos. Le tuve como entrenador y empecé con él de segundo en el Espanyol. He vivido mucho con él y le considero un amigo. Le estoy muy agradecido.

¿De Ucrania, del Dnipro, se marchó con Juande por la guerra?

Estábamos en ese periodo en el que empezaban los problemas. Y en un determinado momento las circunstancias políticas del país se pusieron muy complicadas. Cuando llegó la hora de quedarnos o marcharnos, después de haber cumplido un contrato de cuatro años, todo eso pesó.

Entrenó tres meses al División de Honor del Sporting y se fue. ¿No le tienta volver algún día a casa?

Acabé en el juvenil y poco después me fui al Marbella. Me di cuenta de que el entrenador tiene que acostumbrarse a no estar en casa. Esto es así. Si quiere alargar su carrera al máximo no puede pensar en hacerlo en casa. Tuve mucha suerte con los equipos en los que he estado.

¿Nunca le tantearon para coger el primer equipo del Sporting?

No, no. Nunca.

¿Y, le insisto, no tiene la inquietud de ejercer en casa?

Estoy muy a gusto en Valencia y nadie puede imaginar qué pasará en el futuro. Tengo muchos amigos en Mareo y estuve muchos años allí como jugador. Crecí en el Sporting, pero ahora estoy en otra etapa. Soy una persona práctica, que vive el día a día.

¿Cree en la permanencia del Sporting?

Hay mucha incertidumbre en la parte baja desde hace semanas. Puede hacerlo, pero faltan pocos partidos. Todavía quedan posibilidades y hay que apretar hasta el final. Mientras matemáticamente sea posible, siempre hay opciones. El Leganés tiene una ventaja clara y está haciendo una gran temporada, pero el Sporting lo va a pelear.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate