El Comercio
Sporting

Tensión entre Amorebieta y Traoré

Tensión entre Amorebieta y Traoré
  • «El grupo está bien. En estos partidillos siempre hay competencia y lo que ocurrió debe quedarse dentro del campo», asegura el central Babin

  • Ambos futbolistas se empujaron tras diversos encontronazos en el partidillo

La jornada comenzó con el regreso de Iván Cuéllar al trabajo con el grupo. El guardameta ya se ejercitó en solitario el pasado lunes por la tarde después de haberse desplazado a Mérida por el fallecimiento de su abuela, pero no fue hasta ayer cuando se puso a la órdenes de Rubi y pudo preparar el choque ante Las Palmas con el resto de sus compañeros.

El preparador rojiblanco recuperó al portero, pero perdió a Nacho Cases debido a un proceso vírico que le obligó regresar a su domicilio una vez que fue observado por los servicios médicos rojiblancos. Además del gijonés, Lillo tampoco trabajó con normalidad. El lateral prosigue con la recuperación del esguince que se produjo en su tobillo izquierdo hace un par de semanas en un choque fortuito con Lora.

Precisamente lo más noticioso de la sesión fue un encontronazo que tuvieron Amorebieta y Traoré en el tramo final del entrenamiento que se completó a puerta abierta en Mareo, pero que no pasó a mayores, reflejando más que nada la intensidad con la que prepara el equipo el choque del sábado.

Bronca entre compañeros

Desde el primer día que Rubi se hizo cargo del banquillo del Sporting organiza un torneo como parte de los entrenamientos que tiene programados. Tras la suma de todos los puntos, el perdedor pagará una cena al final de la temporada. El campeonato lo juegan los cuatro equipos en los que dividió a la plantilla el técnico catalán . Ayer, durante el último partidillo en este formato, Amorebieta se encargó de cubrir a Traoré con una dura defensa después de que este recibiera un golpe por parte del delantero.

La mitad del equipo estaba tumbado sobre el césped realizando ejercicios de estiramiento, mientras el último encuentro de la jornada se disputaba en un campo con tamaño reducido. Amorebieta y Traoré comenzaron a centrar todos los focos después de que el defensa mostrara su contundencia en las dos acciones en las que se emparejó con el marfileño.

La tensión entre ambos se palpaba en el ambiente. A Amorebieta no le sentó bien que el delantero utilizara sus brazos para proteger un balón e interpretó que Traoré le había golpeado. Una vez que Rubi indicó el final del partido, el marfileño recriminó al central sus duras entradas. Amorebieta le explicaba, con gestos, que antes él le había propinado un codazo. La calurosa conversación, que duró unos pocos segundos, pilló a Afif en el medio. El jugador catarí fue el primero que intentó separar a sus compañeros. En seguida Víctor Rodríguez y Carmona intentaron calmar los ánimos mientras colocaban una portería fuera del terreno de juego.

El cuerpo técnico estuvo muy pendiente de lo ocurrido y, cuando los futbolistas pusieron rumbo al vestuario, Jaume Torras, segundo entrenador del Sporting, comenzó a realizar ejercicios de estiramientos con Traoré para terminar de calmar al delantero, que fue el último hombre que entró en el vestuario rojiblanco. La anécdota quedó en el terreno de juego tal y como aseguró Babin. «El grupo está bien, está todo tranquilo. En este tipo de partidos siempre hay competencia y lo que pasó hoy se queda en el campo y nada más», aseguró el central unos minutos después de que terminara el entrenamiento.

La plantilla volverá al trabajo esta mañana a partir de las 10.30 horas. En principio será la última sesión a puerta abierta, ya que Rubi se encerrará con sus futbolistas en los dos últimos ensayos de la semana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate