El Comercio
Sporting

Sporting - Las Palmas | Rubi se la juega al ataque

  • El técnico catalán asegura que «todo pasa por imponernos en este partido»

  • «No ganar a Las Palmas significa prácticamente irnos a Segunda División y lo sabemos», asume el entrenador catalán

Rubi manifestó ayer un discurso a tumba abierta, asumiendo que la caída será decisiva si el equipo vuelve a irse a la lona o no se queda con los tres puntos en propiedad frente a Las Palmas. «Hay que ganar como sea. No queda otra. No ganar significa prácticamente irnos a Segunda. Nosotros lo sabemos y tenemos que ganar por una vía, otra o la del medio», enfatizó el entrenador del Sporting, responsabilizado ante el reto: «Si no ganamos estamos prácticamente liquidados».

Aunque realista, su manifiesto de intenciones tuvo un tono mucho más vitalista y guerrillero que el que dejó en el Estadio de La Cerámica. «Tenemos que estar convencidos de que si ganamos vamos a llegar como mínimo a la última jornada con opciones. Todo pasa por ganar este partido y a partir de ahí las cuentas serán más sencillas porque ya no quedará mucho margen», sostuvo.

El partido frente a Las Palmas se le presentó con un envoltorio goloso, con las bajas multiplicándose cada día que se gana a la semana en el bando rival, aunque Rubi recordó que la experiencia vivida en sus propias carnes este año, en circunstancias parecidas, no resultaba muy tranquilizadora. Sin mencionar al Alavés, incluso al Celta o a Osasuna, el preparador catalán sentenció con impotencia que «desde que estoy aquí no he ganado ningún partido asequible y no me fío de si hay alguna baja de más o de menos en el rival. Si no estamos bien, nos van a ganar».

En un pellejo extremo, con las opciones esposadas al rendimiento del Leganés en estas tres últimas jornadas, abundaron las preguntas sobre el equipo 'pepinero', aunque buscó constantemente el regate, reorientando el disparo hacia el partido de El Molinón. «Podemos, si ganamos el sábado, irnos a dormir a un partido del rival, con el 'golaverage' ganado, aunque con ellos pendientes de disputar su partido, pero ya veríamos qué pasaría luego el lunes. Eso queremos provocar», manifestó, insistiendo en que «el equipo no ha tirado la toalla y no renuncia a pensar en que se puede salvar». Con la misma maestría evitó profundizar en el resto de partidos del calendario, aunque concedió sobre el Leganés que «está fuerte en casa, pero le está costando ganar tanto como a nosotros».

Metido en cuestiones futbolísticas, el entrenador de Vilasar de Mar volvió a rechazar de nuevo que a sus futbolistas les falte actitud en competición, esgrimiendo como dato que «desde que estamos aquí solo ha habido un equipo que ha corrido más que nosotros y es el Atlético». Y, concluyó, «si no lo hacemos bien este sábado será por un bloqueo mental, que vamos a intentar que no pase».

Agradecido a la afición

Agradecido se mostró por el respaldo sin contraprestación de la afición, que a la vuelta de Villarreal recibió a los futbolistas con cánticos y bengalas. «Es un aprendizaje continuo de lo que es ser sportinguista. No sé ya si la palabra es sorpresa, pero me hacen estar muy agradecido y con más responsabilidad», aseguró. También se mostró listo para la crítica: «Uno tiene que estar preparado para ello si la gente no está contenta con el trabajo y, por supuesto, nunca me voy a esconder. Tengo que poner la cara clarísimamente porque soy uno de los máximos responsables de cómo está el equipo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate