El Comercio
Sporting

sporting

Sporting - Las Palmas | Ganar y esperar

fotogalería

Canella y Viguera intentan recuperar el balón, ayer, durante el entrenamiento en mitad de un ejercicio en el campo número uno de Mareo. / DAMIÁN ARIENZA

  • Todo lo que no sea sumar los tres puntos este mediodía ante Las Palmas condenará al Sporting al descenso

  • Rubi no descarta alinear a dos delanteros en lugar del 'trivote' en el centro del campo para presentar un equipo más ofensivo

El Sporting debe realizar el truco más difícil de equilibrismo sin la cuerda de seguridad que evite una caída mortal. Lo peor de la situación en la que se encuentra el equipo rojiblanco es que finalizar con éxito el mismo no asegura que se evite el declive.

No existe margen de error para los hombres de Rubi. Tal y como aseguró el propio técnico, no ganar a Las Palmas significará un descenso de categoría para el Sporting porque ya no habría tiempo para obrar el tercer milagro consecutivo. La mejor noticia que pudo recibir el vestuario rojiblanco, además de que Las Palmas llega a la cita con la mente puesta en las vacaciones veraniegas, es que la frustración con la que terminó la semana pasada la afición rojiblanca se ha transformado en brotes de un optimismo moderado. Los seguidores del Sporting son así. El simple paso de los días ha cargado de energía a una parroquia que, una jornada más, apoyará a su equipo en un estadio que presentará una gran entrada. El Molinón rozará el lleno para guiar a su equipo hacia la victoria y así acercar la salvación hasta los tres puntos.

Las quinielas dan como favorito al descenso al Sporting, pero en Gijón nadie quiere rendirse. El equipo de Rubi tiene que sumar los nueve puntos que faltan por disputarse y esperar a que el Leganés tropiece en dos de sus tres encuentros. Pero antes de mirar a Butarque, el conjunto rojiblanco tiene que reencontrarse con la victoria ante uno de los peores visitantes de la competición que aterrizó en Asturias sin cinco de los jugadores que más minutos han disputado en la presente campaña.

Cambio de sistema

La duda que corroe al cuerpo técnico rojiblanco está en el dibujo táctico. Parece seguro que la línea de cinco defensas que jugó ante el Villarreal volverá a ser de cuatro futbolistas. Mientras que Canella y Douglas tienen prácticamente asegurada la titularidad, Babin y Amorebieta pugnan por ser el compañero de Meré en el centro de la zaga, aunque el central francés parte con cierta ventaja.

La clave de la alineación del Sporting está en el centro del campo. En principio los planes de Rubi pasan por utilizar el 'trivote', con Vesga actuando como hombre más defensivo y Sergio Álvarez y Moi Gómez acompañando al jugador vitoriano, pero no es descartable que la medular pase a estar formada por dos rojiblancos para dar mayor protagonismo a la parcela ofensiva. De ser así, Duje Cop contará con un compañero a su lado para ser las referencias en ataque del Sporting. El único inconveniente es que despoblar el centro del campo ofrecería mayores espacios y menos vigilancia a uno de los hombres más importantes en Las Palmas: Jonathan Viera.

A Quique Setién le gusta controlar los partidos con la posesión del balón y sus futbolistas de confianza se encuentran por delante de la defensa. Además del mencionado Viera, Roque Mesa también adquiere un gran protagonismo en el fútbol del cuadro canario. Por lo que acumular efectivos en el ataque rojiblanco no aseguraría generar más peligro al rival.

Lo que sí resulta evidente es que Burgui regresará a la alineación después de ver el comienzo del encuentro ante el Villarreal desde el banquillo. El extremeño tiene ante sí la oportunidad de cambiar, sobre el terreno de juego, las lamentaciones con las que abandonó el Estadio de la Cerámica por argumentos para creer en que la salvación aún es posible.

En la banda opuesta vuelve a surgir un interrogante. La presencia casi incuestionable con la que contaba Carmona en las alineaciones de Rubi pasó a no ser tan clara después de la apuesta del preparador por Víctor Rodríguez. El catalán intentó, en sus últimas apariciones, cambiar la imagen de futbolista sin alma y con cierto desazón que ofreció en sus anteriores participaciones, algo que parece que agradó al cuerpo técnico. Es por ello que la banda derecha ha ido cambiando de dueño en las últimas semanas.

Por otro lado, el que seguro que tendrá que esperar su oportunidad desde el banquillo es Lacina Traoré. El delantero que llegó en el pasado mercado invernal lleva desaparecido desde la derrota que cosechó el Sporting ante el Málaga el pasado 5 de abril. Así pues, ayer se cumplió un mes desde la última vez que el marfileño actuó en un encuentro del cuadro rojiblanco, desde entonces pasó más días en la enfermería que en los terrenos de juego trabajando con el resto de sus compañeros.

El ariete fue protagonista esta semana por un rifirrafe que tuvo con Amorebieta. El central le recriminó que le golpeara con el brazo y se tomó la venganza por su mano con un marcaje más intenso de lo normal. Una película que terminó con ambos jugadores empujándose al término del entrenamiento del pasado martes. Pese a todo, si Lacina Traoré es capaz de aportar hoy en El Molinón su granito de arena para que el Sporting logre sumar los tres puntos, seguro que se limará cualquier tipo de aspereza.

Al otro lado del tapete se encontrará uno de los equipos que más expectativas levantó en la primera vuelta de la temporada y que más decepciones ha generado en el transcurso de la segunda parte del año deportivo. Desde que Quique Setién hizo pública su decisión de no continuar al frente de Las Palmas, el equipo canario ha caído en picado. Un claro ejemplo de la 'depresión' en la que se encuentra el cuadro canario es que de los últimos nueve partidos que disputaron en la Liga, solo han ganado dos.

Además, a la racha negativa de resultados hay que sumar las diez bajas con las que cuenta el preparador cántabro. Entre los que no viajaron ayer se encuentran , Livaja, Jesé y Boateng. Los tres delanteros de la plantilla verán el partido desde casa por lo que Expósito, ariete del filial, será la referencia ofensiva de Las Palmas en El Molinón.

Síguenos:

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate