El Comercio
Sporting
Cuéllar se lamenta con los jugadores del Eibar celebrando un gol en el partido de la primera vuelta celebrado en El Molinón.
Cuéllar se lamenta con los jugadores del Eibar celebrando un gol en el partido de la primera vuelta celebrado en El Molinón. / J. PAÑEDA

sporting

La historia pide otra ronda

  • El Sporting se agarra otra vez al Betis para apurar sus opciones de salvación

  • Además de una victoria verdiblanca en Butarque, el Sporting necesita ganar al Eibar el próximo domingo, su 'bestia negra' de esta temporada

Un juego de tres. El Leganés y el Betis son los compañeros de viaje del Sporting en estas últimas jornadas de la competición. Los rojiblancos vuelven a depender de terceros para lograr el objetivo y, con los béticos de por medio, los madrileños no se fían de lo que pueda suceder. Pese a que el cuadro pepinero aventaja en tres puntos al equipo de Rubi, con un partido menos, que disputará hoy (20.45 horas) ante el conjunto verdiblanco, la victoria del Sporting ante Las Palmas surtió su efecto para que la presión ahora sea para los hombres de Asier Garitano. El Leganés necesita puntuar esta noche para gestionar su ventaja antes de visitar el siempre difícil feudo de San Mamés el próximo domingo para enfrentarse al Athletic, que lucha por entrar en Europa.

Los nervios y la tensión comienzan a ser los protagonistas en las últimas semanas de la competición. Así lo explicó el entrenador de Las Palmas, Quique Setién, nada más terminar el partido del pasado sábado El Molinón. «Las piernas de los jugadores pesan porque hay mucho en juego», explicó el técnico cántabro a la hora de referirse a los errores que había percibido en el cuadro rojiblanco. No se fía Garitano de que el Sporting pinche en las últimas jornadas. Sus cálculos pasan por puntuar para evitar depender del conjunto rojiblanco. «Cuento con que ganen todos los partidos que le quedan», advierte.

Parece difícil que se cumplan los vaticinios del preparador vasco con un equipo que, conviene no olvidarlo, no ha sido capaz de ganar dos partidos seguidos en toda la temporada. Las reticencias de Garitano tienen su origen en la concatenación de resultados que se ha producido en el tramo final de las últimas temporadas con el cuadro gijonés. «El Sporting ha conseguido objetivos muy importantes no dependiendo de ellos», recuerda.

El Betis tuvo mucho que ver en estos desenlaces. El año pasado dio la puntilla al Getafe allanando el camino de la permanencia a los rojiblancos que cumplieron con su cometido de ganar al Villarreal. Los verdiblancos pueden volver a ejercer de juez y echar una mano al Sporting. «Vamos a ver si a la tercera no consiguen el objetivo porque espero que nosotros logremos sumar los cuatro puntos que necesitamos para continuar en Primera», señala el técnico vasco.

Garitano no podrá contar con su capitán para el duelo de esta noche por acumulación de tarjetas. El exoviedista Martín Mantovani expresó en Radio Marca su confianza en que se note quién se juega más en el duelo de hoy: «Espero que los jugadores verdiblancos hayan agotado cualquier tipo de motivación extra en sus últimos encuentros».

El central admitió que estuvo muy pendiente de lo que sucedió en El Molinón el pasado sábado y lamentó que Las Palmas no hubiera puntuado. Aun así, tiene claro que «dependemos de nosotros mismos. Debemos hacernos fuertes en casa ante el Betis y el Alavés. Es la clave».

Por su parte, el entrenador del Betis, Víctor Sánchez del Amo, afirmó en vísperas de la visita de su equipo a Butarque que el único objetivo bético «es ganar, teniendo en cuenta las connotaciones que tendrá. Le damos el máximo respeto y la máxima importancia al partido».

Una nueva oportunidad

Para que el sueño de alcanzar la permanencia del Sporting no se esfume, el cuadro rojiblanco debe asumir la obligación de ganar al Eibar a domicilio. De poco vale lo que haga el Betis si el cuadro de Rubi no vuelve de Ipurua con los tres puntos.

El choque del próximo domingo será la quinta vez que se vean las caras los rojiblancos y los armeros en el presente curso. En los cuatro enfrentamientos que han protagonizado hasta la fecha, las estadísticas no son prometedoras para el equipo gijonés. En ninguna de las ocasiones que se encontraron (amistoso, Liga y doble duelo copero), el Sporting fue incapaz de doblegar al equipo vasco.

El primer envite se produjo durante el primer parón liguero. El campo de Solvay (Torrelavega) fue el escenario de un amistoso que terminó 1-1 con una buena actuación de Viguera, en el partido en el que debutaba tanto él como Douglas.

La Copa del Rey quiso que El Molinón recibiera la visita del Eibar para el choque de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Mendilibar dejó la eliminatoria casi sentenciada al vencer en Gijón (1-2) para desilusión del sportinguismo que esperaba algo más de su equipo.

Casi un mes después, el cuadro rojiblanco rozó el ridículo en Ipurua para despedir el año 2016 en la vuelta de la competición copera. Kike García marcó en el primer minuto del choque ante la desesperación de Abelardo en el banquillo. La puntilla la puso Adrián González a las puertas del descanso, pero el colmo del partido fue el tanto que Kike García anotó nada más comenzar el segundo acto. Tres goles que dejaron en evidencia al cuadro gijonés pese al gol de la honra que firmó Rubén Sánchez, delantero del filial, que debutó ese día con la primera plantilla.

En el partido de la primera vuelta, el equipo de Mendilibar logró vencer en El Molinón (2-3), una derrota que precipitó la marcha de Abelardo del banquillo rojiblanco.

El domingo el Sporting volverá a tener una nueva oportunidad para doblegar al cuadro armero. Los hombres de Rubi necesitan los tres puntos para poder llegar con vida a la última jornada. Pero el Eibar buscará la victoria para intentar concluir la campaña en la octava posición, «un logro histórico», según reconoce el capitán armero, Dani García, que avisa de las dificultades que se encontrarán los rojiblancos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate