El Comercio
Sporting

Las claves del éxito del filial

Iván Hernández, segundo entrenador, Jorge Sariego, técnico de porteros y José Alberto, en Mareo.
Iván Hernández, segundo entrenador, Jorge Sariego, técnico de porteros y José Alberto, en Mareo. / A. F
  • «El primer objetivo se ha conseguido, ahora toca aprovechar la ventaja que te da ser campeón», asegura Luis Alberto

El Sporting B se proclamó campeón el pasado domingo tras golear a L'Entregu (0-4) a domicilio. La guinda del pastel se colocó una jornada antes de que finalice la competición regular. Con la Liga en el bolsillo, el cuadro gijonés se centra ahora en el 'play off' de ascenso a Segunda División B. «Estamos muy contentos porque hemos conseguido el primer objetivo», comentó el entrenador del filial rojiblanco a ELCOMERCIO, un día después de cantar el alirón.

Luis Alberto convirtió en vencedor del grupo segundo de la Tercera División a un equipo que, como él mismo destacó, «utilizó a tres futbolistas con edad juvenil en cada partido que disputamos», un claro ejemplo de que Mareo tiene mucho que decir en el futuro de la entidad. «Hay hornadas que vienen pisando fuerte desde abajo y no solo me centro en el filial, tan solo falta que a los jugadores se les dé confianza y continuidad en los proyectos», explicó el técnico, convencido de que los debuts esta temporada (Juan Rodríguez, Pablo Fernández y Rubén Sánchez) pueden ser más en los años venideros.

La campaña para el Sporting B roza la perfección. De los 37 encuentros que se han disputado, 27 han terminado en victoria, 8 en empate y en tan solo dos partidos el cuadro gijonés no fue capaz de puntuar. Los últimos tres puntos llegaron el pasado domingo en El Entrego y resultaron definitivos para terminar el año en lo más alto de la clasificación. El pitido final significó una eclosión de alegría para todos los miembros de la plantilla: «Siempre es bueno compartir estos momentos porque para nosotros es muy importante haber conseguido el campeonato».

Pese a la alegría que supuso firmar la primera plaza, Luis Alberto recordó que «todavía nos queda lo más difícil del año, pero también lo más bonito, tan solo espero que podamos lograr devolver al equipo a Segunda B». Ser el campeón de la categoría ofrece al cuadro rojiblanco poder ascender de manera directa si es capaz de doblegar a su rival en la primer eliminatoria a doble partido. En el caso de que no sea así, el filial se reenganchará con el resto de los aspirantes a abandonar la Tercera, teniendo que disputar dos rondas con encuentros de ida y vuelta.

Otro de los datos que engrandece la campaña que concluirá el próximo fin de semana es que el filial rompió el récord de goles anotados. El equipo gijonés suma 109 goles a falta de un choque por disputarse, lo que le convierte en el máximo goleador en la historia de la categoría. Dicho prestigio lo poseía el Langreo que en la temporada 1961-62 logró sumar 108 tantos.

Al margen de la puntería de Claudio, principal artillero del equipo, para José Alberto el éxito se encuentra en «el trabajo que se ha hecho desde el primer día por parte de todos los componentes de la plantilla». El técnico destacó el buen hacer de los hombres menos habituales en sus alineaciones, aunque recordó que «solo hay tres futbolistas que no han logrado disputar 1.000 minutos en toda la campaña», lo que indica el gran nivel del vestuario.

El lunes será el sorteo

El filial rojiblanco estará pendiente el próximo lunes del sorteo que decidirá quién será el rival a batir para poder lograr el objetivo que se marcó al principio de la presente campaña. El cuerpo técnico es consciente de que cualquier adversario venderá cara la victoria: «Ojalá no lo pasemos mal, pero seguro que nos va a tocar sufrir». La veteranía puede marcar el devenir de la eliminatoria, pero a José Alberto no le preocupa lo más mínimo la edad media de su plantilla porque «pese a la juventud de mis jugadores, el grupo ha madurado mucho en estos últimos meses y lo veo capacitado para afrontar con solvencia el tramo final».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate